Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La UE alcanza nuevos acuerdos para controlar a Apple y otras tecnológicas

Se espera que la Ley de Mercados Digitales entre en vigor en octubre de este año y limitará el poder monopolístico de las empresas de tecnología.
vie 25 marzo 2022 01:00 PM
Ley de Mercados Digitales llega a nuevos acuerdos
Esta legislación ha sido motivada desde diciembre de 2020.

La Unión Europea llegó a nuevos acuerdos para establecer nuevas normas antimonopolio que buscan generar grandes cambios en los modelos comerciales de empresas de tecnología como Amazon, Apple, Google y Meta.

Las resoluciones forman parte de la Ley de Mercados Digitales (DMA, por sus siglas en inglés) que el bloque ha motivado desde diciembre de 2020 y se espera que las reglas entren en vigor a partir de octubre de este año.

Según los detalles de la legislación, esta se aplicará a los “guardianes”, es decir, empresas tecnológicas con una capitalización de mercado de al menos 83,000 millones de dólares o bien, ingresos anuales de 7,500 millones de euros dentro de la Unión Europea en los últimos tres años. Asimismo, deben contar con, por lo menos, 45 millones de usuarios mensuales o 10,000 usuarios comerciales en la región.

Publicidad

De acuerdo con los acuerdos, la Ley de Mercados Digitales apunta a las Big Tech, así como a organizaciones más pequeñas, pues considera que dichas compañías “tienen el poder de actuar como creadores de normas privadas y de hacer las veces de cuellos de botella entre las empresas y los consumidores”.

¿Qué buscan los nuevos acuerdos de la Ley de Mercados Digitales?

Entre los acuerdos alcanzados en las sesiones más recientes, los legisladores de la UE resaltaron algunos conceptos que limitará a las empresas de tecnología, como:

  • Acceso a datos: las empresas de menor tamaño podrán acceder a datos que generan las Big Tech. Por ejemplo, un negocio que vende productos a través de Amazon podrá obtener información de esta compañía para mejorar su desempeño.
  • Derecho a desinstalar: los consumidores tendrán la capacidad de desinstalar cualquier aplicación precargada en los dispositivos y podrá elegir qué servicio de correo electrónico y navegador usar al configurar su equipo.
  • Fin de la autopreferencia: las empresa no podrán usar sus plataformas para poner sus productos al inicio. Por ejemplo, el buscador de Google no podrá mostrar su servicio de compras en la parte superior de la pantalla de resultados.
  • Interoperabilidad: las compañías deben permitir que sus plataformas se conecten con servicios similares de terceros. Si bien no se han dado detalles al respecto, se piensa que esto permitiría la conexión entre servicios de mensajería, como WhatsApp y otros más pequeños, por citar un caso.
  • Requisitos en tiendas de aplicaciones: los propietarios de las tiendas ya no podrán exigir a los desarrolladores que usen ciertos servicios, como sistemas de pago, para aparecer en sus plataformas.
  • Transparencia publicitaria: en este caso, si una empresa compra anuncios deberá contar con herramientas para verificar su alcance de forma independiente. Además, no podrá “combinar datos personales para publicidad dirigida sin consentimiento explícito”.
Publicidad

Para Margrethe Vestager, jefa de competencia de la Unión Europea, el avance que ha tenido la legislación puede compararse con las reformas que se han establecido en la región para los sectores bancario, energético y de telecomunicaciones.

“Podemos corregir en casos específicos, podemos castigar comportamientos ilegales, pero cuando las cosas se vuelven sistémicas y hay posiciones arraigadas, también entonces regulación”, señaló Vestager en conferencia de prensa.

¿Cuáles son las consecuencias de la Ley?

En caso de que los “guardianes” no sigan las normas, la comisión puede imponer multas de hasta el 10% de su facturación mundial total en el ejercicio fiscal anterior, así como un 20% en caso de reincidencia. Si las faltas son sistemáticas y no se corrigen, las empresas tendrán prohibido adquirir otras compañías.

Para otras empresas más pequeñas, las nuevas reglas representan una oportunidad de que las Big Tech innoven no sólo contemplando sus beneficios, lo cual generaría desarrollo de otros negocios, además de que para los consumidores puede significar mejoras en funciones y privacidad.

Sin embargo, algunas de las Big Tech implicadas en este tema ya se han pronunciado en contra. Apple, por ejemplo, dijo que le preocupan algunos elementos de la DMA, pues puede conducir a vulnerabilidades de privacidad y seguridad, el cual es un argumento que han utilizado en otros casos.

Publicidad
Publicidad
Publicidad