Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Así se vive Italia a través de su comida

Incluso el famoso crítico Anthony Bourdain detestaba la idea de la innovación en la cocina italiana porque sabía que no había razón para ello.

(CNN) - Se necesitaron 247 comidas para escribir Pasta, Pane, Vino: Deep Travels Through Italy's Food Culture, el tercer y último libro de la serie de viajes gastronómicos que publiqué junto con Anthony Bourdain.

Las tengo anotadas en mi libreta como si fuera una vieja lista de compras: nueve platos de espaguetis alle vongole, siete porciones de risotto milanés y 22 raciones de tagliatelle al ragu.

Al final, solo un puñado de esas comidas llegó a las páginas, no porque no fueran dignas, sino porque el libro no está diseñado para decirte dónde comer cada vez que tengas hambre en Italia.

Lee: ¿La comida "de la granja a la mesa" es la más saludable de todas?

Nuestra intención fue, en cambio, contar historias más profundas sobre las realidades sociales, culturales y políticas que impulsan la cultura culinaria italiana.

italia.jpg
Un clásdico italiano: pizza.
Publicidad

Por supuesto, encontrar ese tipo de historias significa comer cientos de comidas, así como buscar las personas y lugares correctos para descubrir los matices de la cultura gastronómica italiana (un trabajo difícil, lo sé, pero me sacrifico).

Pasé seis meses comiendo a través de Italia, desde las colinas tachonadas de trufas del Piamonte hasta las costas cristalinas de Cerdeña y Sicilia.

Lee: 'Todo el mundo a la mesa', la nueva competencia gastronómica de Netflix

Hubo docenas de comidas increíbles y casi ninguna mala. A lo largo de mi viaje me recordaron cada dos por tres que la mejor comida de Italia generalmente se encuentra en el medio de la nada.

ravioles.jpg
Raviolis y espuma en S'apposentu de Cerdeña.

Me acerqué una y otra vez a experiencias gastronómicas casi religiosas: mi tienda de quesos favorita y mi panadería favorita en toda Italia, Caseificio Dicecca en Puglia; S'apposentu de Roberto Petza en Cerdeña, mucho más que un restaurante; y Trattoria La Madia, un restaurante rural en Lombardía, donde la comida y el servicio son mucho mejores de lo que deberían ser.

Mar
Roberto Petza, de S'apposentu de Cerdeña, limpia hinojo de mar.

Bourdain detestaba la idea de la innovación en la cocina italiana. Sabía que no había razón para ello, pero como escribe en el prólogo de Pasta, Pane, Vino, "soy un cascarrabias cuando se trata de todo lo italiano... Uno debe experimentar la comida italiana como un niño, nunca como un crítico, nunca analíticamente ".

Lee: La ciudad italiana tallada en roca viva que pasó de la desgracia al esplendor

Pero cuanto más comía yo por el país, más veía una cocina en un momento de gran transformación, no cambios radicales, sino una sutil evolución que llevaba la cocina de la nonna, la abuela, a una nueva y emocionante luz.

Matt Goulding es cofundador de Roads & Kingdoms, una publicación en línea de viajes de la que Anthony Bourdain fue el primer y único inversor.

¿Sabes cómo usar tu tiempo libre?
Recibe un correo semanal con lo que es tendencia en el entretenimiento y la cultura pop.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad