Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Así es como se hace una espada samurái

Las también llamadas katanas se produjeron por primera vez hace más de mil años y se distinguen por su filo hacia arriba, que permite desenvainar y golpear en un solo movimiento.
dom 04 noviembre 2018 07:00 AM
samurai
Admiradas por su fuerza de tensión y su efectividad en el combate cuerpo a cuerpo, estas espadas, conocidas como katanas, se han producido en Japón durante siglos.

(CNN) - En el taller de Fusahiro Shimojima, en la ciudad industrial de Saitama, las chispas danzan en pequeños fuegos y el piso de tierra absorbe el estruendo de los martillos. El herrero japonés de 44 años golpea la hoja de su creación más reciente, produciendo majestuosos destellos en cada golpe.

Sin embargo, a pesar del calor, el polvo y el sudor de la metalurgia, este estudio es un espacio sagrado.

Shimojima y sus ayudantes están vestidos de blanco, un símbolo de pureza diseñado para mantener a raya a las fuerzas negativas. Una cuerda especial conocida como shimenawa, utilizada en los antiguos rituales del sintoísmo, forma un perímetro alrededor del espacio, para proteger aún más a los artesanos de la energía nociva.

Lee: Conoce los castillos samurái más fascinantes de Japón

"Veneramos a Dios en nuestro taller. Solo entonces podemos producir una espada... no para ser usada como un arma, sino para ser algo de importancia mental y espiritual", dice Shimojima, quien ha estado elaborando espadas samurái durante los últimos 24 años.

Admiradas por su fuerza de tensión y su efectividad en el combate cuerpo a cuerpo, estas espadas, conocidas como katanas, se han producido en Japón durante siglos. Tienen un lugar único en el imaginario nacional, ya que han sido utilizadas por samuráis, nobles y artistas marciales por igual.

Publicidad
katana 4.jpg
Shimojima puede tardar un mes en producir una sola espada, pero con adiciones más complejas la producción tardaría más de un año.

Pero mucho después de la abolición de la clase samurái (y la prohibición de portar armas en público), los artesanos mantienen las antiguas técnicas de fabricación. Shimojima se especializa en un estilo histórico de sable conocido como mamori katana, un amuleto que puede proteger a su dueño de enfermedades y desgracias.

Lee: ¿Por qué la mafia europea continúa con el robo de arte?

"En la sociedad actual no hay mucho uso para una katana como arma. Como forjador de espadas, encuentro alegría en crear un producto que sustente las necesidades mentales y espirituales del cliente y que pueda ser transmitido por generaciones durante cientos de años”, dice.

"Las espadas han sido parte integral de la tradición japonesa desde la antigüedad, y creo que una katana sirve como una base esencial para los rasgos y comportamientos de los japoneses de hoy".

Técnicas antiguas

Las katanas se produjeron por primera vez hace más de mil años y se distinguen por su filo hacia arriba, que permite al usuario desenvainar y golpear en un solo movimiento. Su papel en la sociedad japonesa ha cambiado dramáticamente desde entonces, pero el proceso de producción sigue siendo en gran medida el mismo.

Lee: Western Village, el parque de diversiones abandonado en Japón

Las hojas están forjadas con tamahagane, un acero cuyas capas contienen diferentes cantidades de carbono. Shimojima calienta, ablanda y dobla cuidadosamente el acero para eliminar las impurezas e igualar el contenido de carbono.

katana 3.jpg
Las técnicas tradicionales de Shimojima difieren un poco de las utilizadas por los herreros japoneses durante siglos.

"Una sola capa se convierte en dos capas, luego dos se convierten en cuatro, cuatro se convierten en ocho y así sucesivamente. Al doblarlo 15 veces, se producen más de 32 mil capas. Sin embargo, no significa que cuantas más capas, mejor. Por supuesto, hay un límite, y si excedes el límite, pierdes... la fuerza requerida para servir como espada”, explica.

El siguiente paso es darle forma a la espada, que comienza completamente recta. A medida que el acero se endurece a través de un proceso de calentamiento y enfriamiento repetidos (conocido como yaki-ire), las diferentes densidades en la estructura de la hoja crean su distintiva curva.

Lee: La razón por la que en Japón puedes "alquilar" a un hombre maduro

"En el espacio de diez minutos, calentamos la hoja a unos 800 grados centígrados y la enfriamos rápidamente en agua. Parece un proceso simple. Pero tomas decisiones en una fracción de segundo", dice Shimojima.

"Un error a menudo puede llevar a un fracaso total, un error fatal", agrega.

katana 2.jpg
Los herreros endurecen el acero mediante un ciclo de calentamiento y enfriamiento.

La hoja resultante debe demostrar un equilibrio de fuerza, flexibilidad y durabilidad. El taller de Shimojima puede tardar un mes en producir una sola espada, mientras que las adiciones más complejas (como empuñaduras y guardamanos) a veces llevan hasta un año.

Lee: Dinosaurios robots" trabajan" en este hotel de Japón

El ocaso de una tradición

A pesar del pasado histórico de la katana, la industria está en declive. A fines de la década de 1980, la Asociación Japonesa de Forjadores de Espadas reportó alrededor de 300 miembros entre sus filas. Ese número se ha reducido a casi la mitad en los años posteriores.

Adquirir maestría no es fácil y el aprendizaje tarda años en completarse. A menudo no se paga.

Para Shimojima fue el atractivo atemporal de las espadas lo que primero lo atrajo cuando, como estudiante de bachillerato, se topó con una katana de 800 años en el Museo Nacional de Tokio. Asombrado por su perfección, el encuentro lo llevó a emprender una carrera en la fabricación de espadas.

Lee: Japón proyecta el rascacielos de madera más alto del mundo

"A lo largo de su historia, el oficio se ha transmitido de generación en generación sin cambiar nunca su forma, su actitud, sus valores o su significado", dice.

katana 1.jpg
Las espadas deben someterse a un extenso proceso de pulido que puede tardar semana en completarse.

"El hecho de que las viejas katanas no hayan quedado cubiertas con óxido, ni hayan empezado a deteriorarse, prueba su calidad. Por lo tanto no debemos escatimar esfuerzos, ni siquiera en las partes imperceptibles de las espadas”.

Agrega: "No creo que las espadas japonesas desaparezcan de este mundo. Las katanas de buena calidad de los viejos tiempos siempre sobrevivirán y serán recordadas".

Lee: Por qué Hong Kong lidera la esperanza de vida en el mundo

Las técnicas de producción modernas representan una amenaza adicional para la profesión, pues permiten a los fabricantes hacer artículos similares de manera rápida y económica, especialmente en la vecina China. No obstante, no son sustitutos del objeto real.

"Cada paso de su proceso de producción, así como las razones detrás de él, son todos para su uso práctico, y su belleza es el resultado de eso. Creo que la belleza de una katana japonesa reside en su simplicidad, su estética sin elementos innecesarios", señala Shimojima de sus técnicas tradicionales.

"Funcional, pero con una elegancia oculta".

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad