Publicidad
Publicidad

Los millonarios apuestan por el rescate de los mares

Algunos ya comenzaron a diseñar navíos específicamente para expediciones de conservación marina en vez de prestar sus propios yates recreativos.

(CNN) - Aunque el Salón del Yate de Mónaco puede ser un imán de excesos en altamar, este evento se está volviendo cada vez más importante en la lucha para salvar nuestros mares.

Este escaparate de megayates de lujo comenzó con una opulenta cena de gala y una subasta en la que se recaudaron más de 27 millones de dólares para proyectos de conservación marina de la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco.

Las celebridades invitadas, como Katy Perry, Orlando Bloom, Adrien Brody y varias de las modelos de Victoria's Secret, ataviadas con vestidos encantadores, pujaron por lotes que incluyeron la primera lancha rápida eléctrica de lujo o un paseo a caballo con Madonna. La subasta en línea continuará abierta hasta diciembre.

Lee: Esto es lo que los millonarios buscan en un superyate

Pero ¿por qué a los millonarios les interesa tanto salvar los mares?

El océano es su patio de juegos

Publicidad

Emily Penn, exploradora y ambientalista que funge como portavoz de la campaña Clearwater de Y.CO, que exhorta a los dueños de yates a reducir sus desperdicios y sus emisiones, propone que el interés surge de su idea de diversión en vacaciones. "El océano es su patio de juegos. Si el océano no está sano, el sector de los yates no funciona igual", dijo a CNN.

Penn agregó que para quienes viajan regularmente por el mar es imposible dejar de notar el daño. "Yo viajo mucho y regresar a los mismos lugares, un año más tarde, y encontrar que los arrecifes están casi irreconocibles porque están blanqueados y toda la vida se ha ido… ha sido una gran llamada de atención para la gente".

yate 1.jpg
El superyate Arquímedes, de 222 pies, ha sido utilizado para una expedición de marcado de tiburones.

Lee: Las 10 mejores playas de Australia

Ernesto Bertarelli, un farmacéutico suizo multimillonario, y su esposa Kristi, pasan sus vacaciones en su superyate Vava 2, de 97 metros de eslora. Gracias al tiempo que pasan en el mar, están agudamente conscientes de las amenazas que acechan al entorno marino.

Motivados a actuar, crearon la Fundación Bertarelli , que ha obtenido recursos considerables para la creación de reservas marinas en Belice y en el océano Índico.

Publicidad

Pasa lo mismo con Wendy, esposa de Eric Schmidt (exdirector ejecutivo de Google cuya fortuna se estima en 14 mil 700 millones de dólares). Esta ávida marinera creó 11th Hour Racing como parte de la fundación de la familia Schmidt, que trabaja con la comunidad marítima para promover la sostenibilidad y proteger al océano.

Lee: Puerto Vallarta, la esmeralda del Pacífico mexicano

Estos ejemplos de alto perfil han servido para crear consciencia en la comunidad marítima y ha inspirado a los dueños de yates a actuar. Hay quienes en vez de donar dinero donan sus yates para ayudar a la causa científica.
Los Bertarelli, por ejemplo, les ofrecieron a los científicos marinos el Vava 2 para usarlo en un estudio sobre tiburones y arrecifes de coral en el océano Índico.

Una de las organizaciones que facilita esta clase de intercambio es la International Seakeepers Society, un organismo no lucrativo con sede en Florida que pone a los dueños de yates en contacto con científicos, lo que brinda una plataforma para las investigaciones marinas sin los costos de rentar una embarcación.

El Arquímedes, un superyate de 68 metros de eslora, es parte de la flota y propiedad del matemático millonario James Simons. Los científicos usaron el yate, que está valuado en 100 millones de dólares, para una expedición que marca tiburones en las costas de Antigua.

La
La International Seakeepers Society utiliza el yate Marcato como plataforma para llevar a cabo una expedición de marcado de tiburones en la Bahamas.
Publicidad

Lee: Los viajes para explorar el Titanic comienzan en 2018

"El 90% del presupuesto reducido de los científicos se destina a alquilar una embarcación de investigación. Les ayudamos a ahorrar todo ese dinero y usarlo para algo mejor como pagarles a los asistentes del laboratorio y para la investigación en sí", dijo Tony Gilbert, especialista en yates de la organización.

El científico Ari Friedlander, quien dirigió una expedición para marcar ballenas desde el yate E Cruz, atribuye el éxito de las investigaciones del equipo a la organización y a Larry Moreas, dueño de la embarcación.

"El bote de Larry nos dio el doble de activos en el agua y la capacidad de recabar el doble de información de la que habríamos recabado con un solo bote. Sin su apoyo, no habríamos podido alcanzar nuestros objetivos científicos", dijo Friedlander.

Lee: ¿Auto, vespa o yate? En el glamouroso Cannes eres lo que conduces

Algunos millonarios han comenzado a diseñar navíos específicamente para expediciones de conservación marina en vez de prestar sus propios yates recreativos.

Publicidad

Tomemos por ejemplo al millonario estadounidense Ray Dalio, cuya iniciativa OceanX diseñó el yate de exploración Alucia 2, de 85 metros de eslora; el navío cuenta con laboratorios de investigación, submarinos, helicópteros y un centro de producción de medios. También tenemos el caso del filántropo noruego Kjell Inge Røkke, cuyo proyecto REV pretende construir el navío de investigación más grande del mundo para 2020.

Aunque Penn agradece el entusiasmo y las acciones de la comunidad de los yates, urge a los propietarios a hacer algo para tener impacto cerca de casa: reducir los desperdicios y las emisiones de sus propias embarcaciones.

Lee: Conoce 'El Mundo', el único crucero residencial para multimillonarios

"En un bote no hay una barrera entre tú y el océano; prácticamente todo lo que usas se arrojará por la borda, así que es realmente importante que todo sea biodegradable y natural", señaló.

Un dron sobrevuela
Un dron sobrevuela una expedición de marcado de ballenas en Monterey Bay, California.

Publicidad

Tecnología verde

La consciencia creciente de la comunidad de los yates también está moldeando al sector en general, ya que las empresas compiten para diseñar la tecnología de yates más amigable con el medioambiente.

Una empresa, llamada Torqeedo , desarrolló motores eléctricos que pueden impulsar un catamarán de 25 metros de eslora, mientras que Daedalus está usando tecnología de punta para diseñar veleros de gama alta y cero emisiones. La empresa suiza Solar Impact reveló hace poco sus planes de construir un yate impulsado por energía solar que podrá darle la vuelta al mundo sin tener que detenerse a repostar.

Lee: México pierde millonarios por la debilidad del peso

"La nueva generación de clientes está más consciente de las cuestiones ecológicas. Por eso, los diseñadores y los proveedores de equipo están buscando soluciones para reducir la contaminación", dijo Johan Pizzardini, gerente de medios y comunicaciones del Salón del Yate de Mónaco.

Conforme aumenta la demanda de yates ecológicos, la marea cambia, lo que significa que vendrán cosas buenas para la conservación marina.

Publicidad
¿Sabes cómo usar tu tiempo libre?
Recibe un correo semanal con lo que es tendencia en el entretenimiento y la cultura pop.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad