Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Los 4 errores de los que más se arrepiente un CEO

Los presidentes ejecutivos suelen arrepentirse de tardar en tomar decisiones importantes, así como de perder contacto con los empleados y las metas de la empresa.
mar 06 agosto 2019 01:32 PM

Los CEO pueden ser exitosos, pero también son humanos. Y ser humano significa cometer errores.

Sin embargo, algunos errores que puede cometer un director ejecutivo son peores que otros. Pueden condenar la estrategia del CEO, dañar la empresa, desperdiciar recursos o crear innecesariamente nuevos problemas o animadversión.

Publicidad

1. Tardar demasiado en despedir a un subordinado directo

El grupo de consultoría de liderazgo Heidrick & Struggles preguntó a 60 presidentes ejecutivos qué harían de manera distinta si pudieran comenzar de nuevo. El arrepentimiento más común expresado fue no actuar más rápidamente para deshacerse de un subordinado directo que no estaba funcionando.

¿Cuánto le cuestan a las empresas los empleados tóxicos?

Un equipo ejecutivo cohesivo y de alto funcionamiento es fundamental para el éxito de cualquier CEO y, por lo tanto, para el éxito de la compañía. Por lo tanto, se convierte en un lastre mantener a bordo a un miembro del equipo que no se acopla bien.

Sin embargo, algunos CEO demoran en hacer lo que su instinto les dice que deberían hacer. Su reticencia puede deberse a la culpa porque ellos trajeron a la persona o a que tienen una larga historia juntos. O les preocupa que un despido de tan alto perfil pueda generar preocupación entre los inversores y los empleados.

Pero suele pasar que es su complejo de salvador el que entra en juego.

Lee: Test: ¿Qué tipo de líder eres?

“Los presidentes ejecutivos se convencen a sí mismos: ‘Puedo salvar a esta persona. Si solo tengo suficiente tiempo para trabajar con ella, puedo hacerlo cambiar’”, dijo Mark Nadler, director y cofundador de la firma de consultoría de liderazgo NadlerAdvisoryServices.

Publicidad

2. Perder contacto con los empleados de primera línea

Si los presidentes ejecutivos quedan aislados de los gerentes intermedios y de los empleados que dan la cara al cliente, no tendrán toda la información necesaria para tomar decisiones críticas.

“Ellos son los primeros en comprender lo que está sucediendo en el mercado y que podría ser una amenaza para ti”, dijo Nadler.

Además, a medida que las empresas se vuelven más descentralizadas, la innovación a menudo ocurre en el campo, dijo Steve Morse, un miembro senior del consejo de la práctica de asesoramiento de presidentes ejecutivos en Russell Reynolds Associates.

Morse recomienda que los CEO pasen mucho tiempo en el campo en sus primeros 18 meses. Mientras que el presidente ejecutivo, y todos los gerentes de equipo, deben fomentar activamente una cultura abierta que aprecie las ideas y críticas de los empleados. Y deben tener un sistema —que incluya encuestas— mediante el cual recopilar y comunicar regularmente esa información a los altos directivos.

Lee: ¿Eres un líder?, entonces necesitas dormir más

“Los CEO pueden decir sí a demasiadas iniciativas y dar aprobación a demasiados presupuestos y diluyen la compañía”, dijo Ron Carucci, cofundador de Navalent, que trabaja con presidentes ejecutivos que buscan un cambio transformador.

Publicidad

3. No permanecer en la vía de la empresa

Los presidentes ejecutivos pueden crear planes, objetivos y metas financieras. Pero fracasarán si no han evaluado honestamente lo que sus empresas hacen en su núcleo, hacia dónde deben dirigirse y lo que se necesitará para llegar allí de manera realista.

Lee: Las 6 claves del ex diseñador de Ikea para ser un líder creativo

Por ejemplo, cuando los gustos cambiantes de los consumidores hacen que los productos de una empresa parezcan menos relevantes, un CEO puede estar tentado a buscar una panacea, como adquirir una empresa con un producto que no coincide exactamente con el negocio principal.

“Los CEO pueden decir sí a demasiadas iniciativas y dar aprobación a demasiados presupuestos y diluyen la compañía”, dijo Ron Carucci, cofundador de Navalent, que trabaja con presidentes ejecutivos que buscan un cambio transformador.

En cambio, dijo Carucci, “da un paso atrás y pregúntate quiénes son tus clientes leales y qué necesidades de ellos aún puedes satisfacer. ¿Quién eres? Y sé eso”.

4. No ser conscientes de sus patologías

Todos aportan un bagaje emocional al trabajo: neurosis, ira, autodesprecio, paranoia, sentirse como un impostor ... la lista es larga.

Pero los presidentes ejecutivos que no se dan cuenta de cuáles son sus disparadores emocionales pueden causar mucho daño.

Recomendamos: Desafiar los límites para cerrar la brecha de liderazgo

“Como CEO, puedes lastimar a muchas personas. Tus patologías casi siempre jugarán un papel importante en una mala decisión”, dijo Carucci. “Si eres malhumorado como gerente intermedio, cubrirás con una gran nube la compañía como CEO”.

Y si un presidente ejecutivo es un narcisista de clóset, o simplemente está convencido de que siempre tiene la razón, corre el riesgo de distanciar a su equipo ejecutivo, dijo la asesora ejecutiva y psicóloga Cindy Wahler.

Entonces, ya sea que un CEO tome el crédito por tu trabajo o simplemente ignore tus consejos, eso crea un problema de moral y de retención debido a que los ejecutivos de la alta dirección quieren ayudar a dar forma al futuro de la empresa.

“Están allí por su experiencia. Si no son incluidos, no se sentirán valorados”, dijo Wahler.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad