Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Los millennials viven una tormenta económica perfecta

Los excesos y las crisis de las últimas décadas han provocado que los mexicanos nacidos entre 1980 y 1999 vivan permanentemente en la incertidumbre laboral.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) - La tormenta económica perfecta que azota a los millenials, la generación más grande en la historia de México que nació entre 1980 y 1999, promete arreciar en los próximos años ante la ausencia de un nuevo pacto social que salde las desventajas que los ha llevado a una fragilidad laboral no vista por quienes les antecedieron.

“Se les juntó la tormenta perfecta a los millennials (...) tienen un panorama económico muy complicado, el sistema fiscal los trata de la patada”, aseguró el economista Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Y por tormenta perfecta entendemos: un mundo laboral incierto y frágil caracterizado por bajos sueldos y la ausencia de prestaciones sociales.

“(Lo que viven) es un espacio de desarrollo bastante incierto en donde el mundo del trabajo de estos jóvenes se basa en la fragilidad", explicó el sociólogo Luis Antonio Mata Zuñiga, investigador del Seminario de Investigación en Juventud de la UNAM .

Lee: Zedillo, Fox, Calderón o Peña: el presidente que más empleos creó fue...

Los millennials, que se acotan a quienes nacieron entre 1980 y 1999, representan el 31% de la población económica activa, es decir 37.5 millones de mexicanos, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Hay más mujeres que hombres en esta población.

Publicidad

También son la generación que ha logrado mayor escolaridad que sus antecesoras pero sus condiciones, al menos en el mundo laboral, no mejoran pese al avance. El 25% de ellos cuentan con educación superior, unos 9.5 millones.

"Estadísticamente es posible decir que tenemos la generación más educada de la historia de este país y la que más mal la esta pasando", dijo Mata Zúñiga.

Los más recientes datos del mercado laboral apuntan a un disminución de la generación de puestos de trabajo formales, pues en marzo pasado se crearon 48,515 plazas entre eventuales y permanentes, una disminución de 46% respecto al mismo mes de 2018, según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Y si para los millennials la posibilidad de un empleo formal y permanente no es algo que los caracterice los mismo datos son para llamar la atención.

La creación de trabajos eventuales cayó 33%, al generarse 99,305 empleos en marzo frente a los 146,805 del mismo mes del año pasado. Y en marzo también, la tasa de desempleo tuvo su nivel más bajo en más de dos años .

Lee: La batalla por las cifras del empleo

“¿Cuáles son las vulnerabilidades?: trabajos muy volátiles para un porcentaje considerable de los millennials, bajos sueldos, bajas tasas de ahorro y una seguridad social que como generación les va a tocar muy frágil”, dijo Villarreal.

¿Qué los llevó hasta ahí? Su momento histórico, concretamente lo ocurrido en los años 90: las políticas neoliberales, un adiós al modelo de estado de bienestar -ese que procuraba seguridad social- la conformación de un nuevo orden mundial bajo una globalización de la economía. Las consecuencias: la erosión de derechos sociales traducida en términos laborales en trabajos estables con prestaciones.

"Hay un aspecto que marca a esta generación en relación al trabajo: la ausencia de experiencias de derecho sociales, no los han vivido", enfatiza Mara Zúñiga.

"Cómo se le puede pedir a un joven hoy que reclame sus derechos si nunca los ha tenido, si está acostumbrado a trabajar y vivir bajo el proyecto y la duración del mismo, a cobrar por honorarios, a cobrar a veces sí, a veces no, a veces luego", dijo.

OPINIÓN: Los jóvenes frente al México incierto

Desde el gobierno actual y en voz de la integrante más joven y millennial del gabinete, la secretaria del Trabajo Luisa Alcalde, hay un reconocimiento de estas vulnerabilidades de los jóvenes de esta generación.

"Es una generación muy golpeada por un esquema implementado desde hace 35 años", dijo a la revista Expansión en febrero pasado.

Lee: Vamos con estrategia conjunta para acabar con subcontratación abusiva, dice Luisa Alcalde

El programa Jóvenes Construyendo el Futuro (PCF) es la apuesta para curar esos golpes, aunque los millenials ya no son tan jóvenes pues una parte de ellos ya está en los 30 y supera la edad para la que está diseñado este programa: 18 a 29 años.

"Sí, hay una deuda del gobierno que va a seguir creciendo", consideró Villarreal.

Hábitos millenials ¿por deseo o por precariedad?

A esta generación se le ha caracterizado por tener hábitos de consumo distintos: comparte vivienda rentada con sus pares en zonas cercanas a su trabajo y lugares de esparcimiento, renuncian al carro para usar opciones compartidas de movilidad, defienden su derecho al ocio y piden flexibilidad.

Hábitos que no sólo son por un cambio de visión de su mundo sino por la precariedad de sus bolsillos, dicen los especialistas.

Lee: Los millennials lucha por entrar a una clase media que desaparece poco a poco

“Sí es un cambio de tendencia real , sí, pero también viene a ser un poco un mecanismo de defensa hacia esta precariedad”, mencionó Villarreal.

"Esa idea de que tienen de libertad es una idea que se ha vendido y se ha comprado por esta generación como un disfrute particular del espacio del ocio y del cuidado", comentó Mata Zúñiga.

¿Alternativas?

Para el bolsillo, los especialistas llaman a ahorrar, pese a lo apretado de los ingresos de esta población.

“El ahorro es importante (...) traten de moderar su consumo, con un sueldo apretado es bien complicado ahorrar, hacer un esfuerzo", dijo Villarreal.

La otra recomendación en la movilización política aunque los especialistas ven aún lejano un movimiento unificado que reclame cambios para esta población y eviten una vejez más precaria.

Lee: Zedillo, Fox, Calderón y Peña prometieron hacer crecer el PIB... peeero

"Podemos estar de acuerdo en la lucha contra el medio ambiente (...) la no discriminación pero en términos de la lucha económica y de incorporación ahí somos tiburones, entre nosotros podemos destrozarnos, esa dimensión no es para nada un avance generacional positivo, y es resultado de la suma de ausencias de derechos sociales vividas por esta generación", apuntó Mata Zúñiga.

Contribuyó para este artículo Alejandro Rosas

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad