Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Grecia: antes despreciada, ahora amada por los inversionistas

A cuatro años de estar en quiebra y de su rescate por el FMI, Grecia vende bonos con rendimientos mínimos o negativos, lo que implica que le paguen al país por prestarle recursos.
mar 15 octubre 2019 05:31 AM
15th Informal Meeting of Arraiolos in Athens
Grecia ha recibido 225,000 millones de dólares de gobiernos europeos y del Fondo Monetario Internacional en los últimos ocho años, según el Euro Stability Mechanism.

LONDRES (CNN) - Hace solo cuatro años, Grecia estaba a punto de salir estrepitosamente del euro porque estaba en quiebra y era reacio a aceptar los términos de un rescate para cerrar la brecha en sus finanzas. Ahora, los inversores efectivamente están pagando al país por el privilegio de prestarle dinero.

El país más endeudado de Europa es el último en vender deuda pública con un rendimiento negativo, lo que significa que si los inversionistas mantienen esos bonos hasta que venzan en tres meses, recuperan menos de lo que invirtieron. Es una de las señales más fuertes hasta ahora de que las tasas de interés ultrabajas llegaron para quedarse.

Publicidad

Grecia vendió 487.5 millones de euros (537 millones de dólares) en bonos con un rendimiento de menos 0.02% el miércoles antepasado. A principios de la siguiente semana, vendió bonos a 10 años con un rendimiento de solo 1.5%. En 2012, los rendimientos de bonos similares se acercaban al 24%.

Es un giro dramático de eventos para un país que requirió el mayor rescate financiero de la historia y cuya deuda gubernamental alcanzó un máximo de más de 180% del PIB.

Grecia ha recibido 204,000 millones de euros (225,000 millones de dólares) de gobiernos europeos y del Fondo Monetario Internacional en los últimos ocho años, según el Euro Stability Mechanism, una organización intergubernamental.

Lee: Joseph Stiglitz descarta un cataclismo económico mundial

Como condición para los préstamos, el gobierno de Grecia recortó el gasto, reduciendo el número de funcionarios en 25% y recortando los salarios del sector público en 30%. El gasto del consumidor se desplomó y el desempleo se disparó. La economía perdió aproximadamente una cuarta parte de su tamaño.

Publicidad

Cuando las tasas de interés se tornan negativas

Ahora parece que las reformas están dando sus frutos, ayudadas por las tasas de interés negativas en Europa y la compra de bonos por parte del Banco Central Europeo que ha estimulado el crecimiento económico.

Grecia se une a países como Alemania, España, Italia y economías más pequeñas como la República Checa en la emisión de deuda con rendimientos negativos.

Algunos analistas dicen que los rendimientos negativos en Grecia no indican una mayor demanda de los inversores extranjeros. En cambio, la mayoría de los bonos con rendimientos negativos han sido comprados por bancos locales para su uso como garantía.

Lee: El Banco Central Europeo pide más poder para "estabilizar los ciclos" de la zona

Sin embargo, reflejan una tendencia observada en otras economías desarrolladas después de la crisis financiera.

Algunos de los bancos centrales más poderosos del mundo han llevado las tasas de interés a territorio negativo para estimular el crecimiento. El mes pasado, el Banco Central Europeo llevó su tasa de referencia más abajo de cero, a -0.5%.

De acuerdo con Fitch Ratings, se vendieron unos 15 billones de dólares en deuda pública con rendimientos negativos. En Alemania, incluso el rendimiento de los bonos a 30 años es negativo.

Publicidad

"Hay un movimiento masivo a nivel mundial hacia los rendimientos más bajos, particularmente en Europa después de lo que hizo [el BCE]”, dijo Athanasios Vamvakidis, jefe global de estrategia cambiaria del G10 de Bank of America Merrill Lynch.

Sin embargo, también hay preocupaciones sobre los efectos de las tasas negativas. Algunos dicen que castigan a los ahorradores, inflan burbujas de activos y benefician a los ricos. Muchos economistas argumentan que un mayor gasto de los gobiernos sería una forma más efectiva de estimular el crecimiento.

“Los rendimientos negativos sobre los valores gubernamentales a largo plazo reflejan más las condiciones distorsionadas del mercado que los perfiles crediticios soberanos más sólidos”, dijo Fitch Ratings.

Aún así, los inversores han sido alentados por el nuevo “gobierno orientado a la reforma” de Grecia y sus balances de efectivo “sustanciales”, dijo Vamvakidis.

Esto podría reflejarse en una reducción en la diferencia entre los rendimientos de los bonos alemanes en relación con los bonos griegos, dijo.

Se espera que la economía de Grecia crezca 2.1% en 2019, incluso a medida que otras economías europeas caen en recesión. El país registró una actividad manufacturera positiva en septiembre, mientras que Europa en su conjunto registró una lectura negativa.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad