Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

NY y Londres lanzan guía para desinvertir en combustibles fósiles

Bill de Blasio y Sadiq Khan lanzaron una guía para que las ciudades del mundo abandonen sus inversiones en petróleo, gas natural y carbón.
lun 20 enero 2020 05:26 AM
Petróleo inversiones combustibles fósiles energías renovables
Los estudios encargados por Talos aseguran que el 60% del yacimiento se encuentra en el bloque que ganaron en la ronda uno en 2015.

Los alcaldes de Nueva York, Bill de Blasio, y de Londres, Sadiq Khan, tienen un mensaje urgente para las ciudades del mundo: abandonen sus inversiones en combustibles fósiles para evitar una catástrofe climática.

A principios de enero, los líderes dieron a conocer lo que equivale a guías prácticas que permitirían a los alcaldes seguir sus pasos abandonando las inversiones en petróleo, gas natural y carbón.

Publicidad

Este impulso de desinversión se suma a la creciente presión financiera, legal y política sobre la industria de los combustibles fósiles. El impulso está claramente a favor de las energías renovables.

“Eliminar los activos de combustibles fósiles de nuestras carteras y aumentar las inversiones amigables con el clima no son pasos fáciles, pero son absolutamente necesarios”, escribió de Blasio.

La guía práctica ofrece consejos sobre cómo comunicarse con los votantes, los funcionarios de finanzas y los medios de comunicación sobre la desinversión. Proporciona respuestas a posibles preocupaciones y muestra estudios de casos de campañas recientes.

El esfuerzo está siendo liderado por C40, una red de casi 100 ciudades globales que se han comprometido a combatir el cambio climático.

Lee: El petróleo y gas son los grandes perdedores de la década

En 2018, Nueva York se convirtió en la primera gran ciudad estadounidense en establecer una meta de desinversión de combustibles fósiles. La ciudad busca desinvertir su cartera de pensiones de 195,00 millones de dólares (mdd) para fines de 2020. También se ha comprometido a duplicar sus inversiones en soluciones para el cambio climático a 4,000 mdd para 2021.

Otras ciudades importantes se han comprometido recientemente a salir de las inversiones en combustibles fósiles, como Melbourne, Australia; Berlín, Alemania; y Estocolmo, Suecia.

Cada ciudad importante en el mundo necesita intensificar y hacer todo lo posible para cumplir con nuestra ambición compartida de salvaguardar nuestro planeta”, escribió Khan.

La London Pensions Fund Authority (LPFA) ha vendido sus participaciones en ExxonMobil, BP y Royal Dutch Shell. Sus participaciones en combustibles fósiles extractivos se han reducido del 1% de los activos totales en 2017 a 0.4% en la actualidad. Las tenencias de la LPFA en inversiones verdes han aumentado a casi el 3% de sus activos totales.

Publicidad

Instituciones con 12 bdd han prometido desinvertir

A pesar del impulso de desinversión por parte de las ciudades, es importante tener en cuenta que los fondos de pensiones municipales siguen siendo una parte relativamente pequeña del pastel en general. Los inversionistas privados tienen mayor influencia.

Aun así, está claro que un segmento de los inversores se da cuenta cada vez más que la industria de los combustibles fósiles es tóxica. Eso es especialmente cierto para el carbón, la más sucia de las opciones de combustible.

Instituciones públicas, privadas y sin fines de lucro que controlan más de 12 billones de dólares en activos han anunciado compromisos parciales o totales para deshacerse de las inversiones en combustibles fósiles, según un recuento del grupo ambientalista 350.org. Ese es un aumento sorprendente desde solo 52,000 mdd en 2014.

Algunas de esas promesas de desinversión han sido hechas por instituciones públicas, incluidos los fondos de pensiones estatales en California.

Lee: Lo siento Trump: Estados Unidos aún depende del petróleo del Medio Oriente

Incluso el fondo soberano de 1 billón de dólares de Noruega, un país cuya riqueza estaba basada principalmente en el petróleo, está abandonando gradualmente sus inversiones en compañías de exploración y producción.

Más allá del impulso de algunas ciudades importantes para abandonar los combustibles fósiles, la industria energética está sintiendo la presión del aumento de la inversión socialmente consciente.

En Estados Unidos, el 26% de todas las inversiones de deuda y capital gestionadas profesionalmente son fondos orientados a ESG, de acuerdo con Raymond James. En general, los fondos ESG (environmental, social and corporate governance) prometen respaldar a las empresas con una sólida práctica ambiental, social y de gobernanza.

Aunque algunos fondos de ESG todavía invierten en compañías de petróleo y gas, muchos evitan la industria de los combustibles fósiles debido a las preocupaciones sobre las emisiones de carbono en el centro de la crisis climática.

Publicidad

Respondiendo a las preocupaciones climáticas

Para que las compañías de petróleo y gas sigan siendo “relevantes e invertibles” para los fondos orientados a ESG, deben realizar cambios drásticos en sus negocios, de acuerdo con Pavel Molchanov, analista de energía de Raymond James.

“Los ESG no van a desaparecer. Por el contrario, se harán cada vez más grandes con el tiempo”, dijo.

Eso explica una de las principales razones por las que las compañías petroleras europeas han anunciado cambios agresivos para prepararse para un futuro bajo en carbono. La mayoría de las principales compañías petroleras estadounidenses no han anunciado objetivos agresivos de descarbonización. Una excepción es Occidental Petroleum, que el año pasado dijo que eventualmente quiere ser “neutral en carbono”.

El American Petroleum Institute, un grupo de presión de la industria, está contraatacando al lanzar una campaña publicitaria nacional que exige puntos en común en el debate energético. El bombardeo publicitario de siete cifras incluye mensajes en televisión, sitios web, radio y vallas publicitarias al aire libre.

Lee: ¿Por qué es tan difícil sacar petróleo en aguas prof undas?

“El gas natural y el petróleo limpios alimentan nuestro mundo moderno, y nunca ha habido un mejor momento para invertir en ellos”, dijo el American Petroleum Institute en un comunicado a CNN Business. “La acción audaz y factible sobre el cambio climático a nivel mundial es esencial, y la industria del gas natural y del petróleo de Estados Unidos está comprometida a ser parte de la solución”.

Los combustibles fósiles no se extinguirán en este momento

La guía práctica anunciada por de Blasio y Khan ofrece a los líderes de la ciudad una forma de combatir las preocupaciones de que el retiro de los combustibles fósiles perjudicará el rendimiento de los fondos de pensiones.

El informe argumenta que ninguno de los fondos de pensiones de la ciudad que han desinvertido ha sufrido un impacto negativo en el rendimiento de la cartera, incluidos Berlín, Oslo y Estocolmo.

Eso tiene sentido considerando el terrible desempeño reciente de las acciones energéticas. En la última década, el sector de energía fue con facilidad el mayor perdedor entre los 11 sectores en el S&P 500, según Refinitiv. De hecho, el siguiente sector cerrado, los materiales, subió cinco veces más. En otras palabras, evitar las acciones de combustibles fósiles habría sido una gran estrategia.

Por supuesto, no hay garantía de que la tendencia continúe.

Las acciones de petróleo y gas siguen de cerca el precio de las materias básicas subyacentes. Un alza en los precios del petróleo, por ejemplo uno causado por un conflicto en el Medio Oriente, podría cambiar instantáneamente la suerte de las compañías energéticas en apuros.

A pesar de la campaña de desinversión de Nueva York y Londres, los combustibles fósiles no desaparecerán pronto. La energía solar y eólica están ganando terreno rápidamente, pero el carbón sigue siendo la segunda fuente principal de energía eléctrica de Estados Unidos. El gas natural, un combustible fósil más limpio, es la número uno.

Y las crecientes tensiones entre Estados Unidos e Irán subrayan los beneficios económicos y de seguridad del auge petrolero de Estados Unidos. Estados Unidos todavía depende del petróleo extranjero, pero no tanto como en el pasado porque ahora es el principal productor mundial de petróleo.

“Los combustibles fósiles son la porción dominante del suministro de energía global”, dijo Molchanov de Raymond James. “Y seguirá siendo así, durante décadas a futuro”.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad