Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La inversión en energía y la pandemia devoran los recortes del gobierno

El plan de ahorro quedó atrás: el gobierno federal, ante la caída de ingresos, reasigna lo que recorta en compras y salarios para invertir en proyectos de energía.
jue 16 julio 2020 05:49 AM
Reasignación
Las cifras de mayo representan cómo se están reasignando los menores recursos que han llegado; y cómo está actuando el sector público frente a la emergencia sanitaria y económica.

La crisis pudo con todo. Bajo la bandera de la austeridad, el gobierno federal emprendió fuertes recortes al sector público. Sin embargo, no pudo ahorrar. Solo se han reasignado recursos a la atención de los sectores afectados por la crisis económica generada por el Covid-19, jalando de una cobija cada vez más pequeña para cubrir los muchos compromisos adquiridos.

En los primeros cinco meses de 2020 la administración federal recortó las compras de materiales y suministros, así como los pagos a sus trabajadores. El gasto se redujo en 88,400 millones de pesos (mdp) en el periodo de referencias en comparación con lo programado y aprobado por el Congreso de la Unión. Pero este ajuste, más que a un gobierno austero, obedeció á que los ingresos tributarios y petroleros fueron 120,500 mdp inferiores a lo presupuestado, indican cifras de la Secretaría de Hacienda.

Publicidad

“No podemos hablar en sí de un ahorro, un ahorro es cuando por eficiencias gastas menos de lo presupuestado y alcanzas tus objetivos. Para hablar de ahorro debemos analizar si se están cumpliendo metas. Lo llamaría más una reasignación de gasto que estamos viendo desde el año pasado, de algunos sectores como energía”, comentó Alejandra Macías, investigadora del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

En 2019, el gasto para Energía fue 101,088 mdp mayor frente a lo programado. Fue el rubro con el incremento en millones de pesos más acentuado de todos los ramos administrativos, refieren cifras de Hacienda.

“Estos conceptos de ahorro, austeridad, de eficiencia, eficacia y honradez no son nuevos para nosotros, no son propios de esta administración, se vieron en 1982 con Miguel de la Madrid ante un sombrío panorama económico. En 1995 se redujo el gasto programable 1.8% del PIB, desde ese entonces todos los presupuestos traen capítulos de austeridad de disciplina presupuestaria, se hicieron reformas en 2007 y 2008, pero nunca se ha visto una reducción o eficiencia en el gasto público, no vimos reducciones en todo 2019, tampoco en el primer trimestre de 2020, sólo reasignaciones”, explicó Pedro López Elías, presidente y socio fundador de López Elías Finanzas Públicas.

“Nunca se ha visto una reducción o eficiencia en el gasto público, no vimos reducciones en todo 2019, tampoco en el primer trimestre de 2020, sólo reasignaciones”, apunta López Elías.

Publicidad

De la "austeridad republicana" a la "pobreza franciscana"

Frente a la pandemia de Coronavirus en México, el discurso de la "austeridad republicana" que predominó a inicio de la actual administración, -continuación de los discursos de tiempos de Agustín Carstens y Luis Videgaray en Hacienda, de acuerdo con López Elías-, cambió por el de la "pobreza franciscana", por el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, haciendo referencia (el pasado 6 de mayo en conferencia de prensa matutina) a que el sector público se ajustará más el cinturón, para destinar más recursos a través de programas sociales que se crearon previo a la llegada de la enfermedad, y para atender la emergencia.

Las cifras de mayo muestran cómo se están reasignando estos menores recursos; y cómo está actuando el sector público frente a la emergencia.

Por ejemplo, el gasto para materiales y suministros cayó 30.9%; las transferencias a estados se redujeron 23.2%, y por servicios de personal bajó 1.7%, todos en términos reales anuales.

Estas medidas han suscitado críticas de los economistas, dado el peso del gasto público para dinamizar la economía. En enero-mayo, el gasto en los ramos de Economía, Turismo, Trabajo y Previsión Social, Entidades no Sectorizadas y Bienestar, fue mayor en 995.3%, 313.4%, 243.0%, 64.6% y 26.0% real, respectivamente.

Los 'ganadores'

Un efecto positivo para la economía de la reasignación de recursos es el incremento de la inversión frente al gasto corriente. En mayo, el gasto para inversión física subió 48%; como parte de este crecimiento la inversión en infraestructura, principalmente para almacenamiento y transportación de hidrocarburos aumentó 33.1%, detallan datos de SHCP.

La inversión para infraestructura en salud aumentó 134%, cabe destacar que en este rubro pueden entrar conceptos como la construcción o renta para centros de salud o respiradores, no obstante en cifras en mdp es una cantidad baja la que se asigna, explicó la investigadora del CIEP.

Pese a los incrementos para la inversión física, Alejandra Macías, investigadora del CIEP detalla que el gasto en obra pública, el más importante para atracción de inversión y generación de empleos, representará el 1.8% del PIB en 2020, cuando en 2015 representó el 2.9% del PIB.

Organismos internacionales como la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) han advertido que la austeridad no es recomendable para la recuperación económica.

“Todos están preocupados no solamente en la emergencia, sino en cómo vamos a lograr la reactivación económica, y eso no será posible con medidas de austeridad, por eso proponemos evitar medidas de austeridad, mantener y promover estímulos fiscales”, indicó la secretaría ejecutiva, Alicia Bárcena, este miércoles en conferencia de prensa.

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad