Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los inversionistas mexicanos compensan la fuga de capital extranjero en 2020

Muchos inversionistas extranjeros abandonaron los bonos de México, pero los residentes en el país aumentaron en 888,000 mdp su posición en bonos, al ser un activo más seguro que la Bolsa.
jue 11 marzo 2021 05:49 AM
businessman working with financial report charts, business analytics and KPI
Los extranjeros consideran que sus activos o activos de Estados Unidos tienen menor riesgo, y los locales entre comprar acciones y bonos gubernamentales, prefieren tomar los bonos, explicó Gabriela Siller, directora de análisis financiero y económico de Banco Base.

La incertidumbre provocada por los efectos de la pandemia en la economía de México, así como la expectativa por las reformas al sector energético, al outsourcing y a la Ley del Banco de México (Banxico), entre otras, provocaron que en 2020 los inversionistas foráneos abandonaran activos financieros nacionales por 257,238 millones de pesos (mdp).

Sin embargo, en las cifras totales no hay registrada una caída, sino todo lo contrario, ya que los activos en manos de los inversionistas residentes en México subieron a 1.1 billones de pesos. El total de valores gubernamentales tuvo un repunte de 887,915 mdp, señalan datos de Banxico.

Publicidad

¿De dónde llegaron los recursos?

Una parte de la llegada de esos recursos a bonos del gobierno se explica por las operaciones realizadas por el gobierno mexicano, pues redujo la oferta de instrumentos en pesos y optó por colocaciones en otras divisas. Esto, aunado a las altas tasa de interés, resultó atractivo para los inversionistas locales, coinciden varios analistas consultados.

“Hemos visto, desde el inicio de la pandemia, salidas importantes de (inversionistas) extranjeros en deuda local. Esto lo supo leer muy bien la Secretaría de Hacienda, y lo que hizo fue reducir de manera importante la oferta de deuda local, en pos de oferta global. Empezó a emitir bonos en otras monedas, y eso ayudó a que la salida de los extranjeros fuera absorbida de manera ordenada por el inversionista local”, explica Luis Gonzali, co-director de inversiones en Franklin Templeton Investments.

La tasa de referencia de Banxico es de 4%, mientras que la que existe en Estados Unidos es de 0.25%. Es decir: los bonos del gobierno mexicano dan un rendimiento bastante más elevado.

Antes del sexenio actual y de la pandemia, la oferta de Hacienda era mayormente absorbida por extranjeros, añade Gonzali. Pero en 2020, la salida de capitales extranjeros obedeció a factores externos e internos, principalmente al temor sobre el ritmo de la economía mexicana y la crisis a nivel mundial. De hecho, hubo salida de capitales en los mercados emergentes de todo el planeta, detalla el directivo de Franklin Templeton.

Por otro lado, el gobierno de López Obrador ha implementado medidas polémicas que ahuyentaron a los inversionistas extranjeros, como la cancelación de una planta de la empresa Constellation Brands en Mexicali y la reciente aprobación de una reforma al sector eléctrico que beneficia a la CFE frente a las empresas privadas.

Bajo este entorno, los extranjeros consideran que los activos de Estados Unidos tienen menor riesgo, aunque ofrezcan menores rendimientos. Sin embargo, los inversionistas locales prefirieron optar por los bonos y salirse de las acciones de la Bolsa, agrega Gabriela Siller, directora de análisis financiero y económico de Banco Base. En tiempos de crisis, la Bolsa suele desplomarse, y la pandemia ha hundido los precios de la mayoría de las acciones de las compañías mexicanas. En este entorno, los bonos son un activo más 'aburrido', pero seguro.

“Ha habido movimientos en la Bolsa medio erráticos, lo que me hace pensar que los inversionistas dejaban la renta variable (las acciones) y compraban instrumentos gubernamentales (bonos de renta fija), es decir, que se sacrifica rendimiento a cambio de menor riesgo”, señala Siller. Además, es muy posible que la compra de bonos haya sido por parte de los bancos donde los inversionistas extranjeros tenían sus cuentas. “Fueron los bancos quienes se los compraron de regreso”, considera Siller.

Publicidad

¿Más riesgos en 2021?

En lo que va del 2021 se observa un comportamiento similar al de 2020, de acuerdo con cifras del banco central mexicano. Al 25 de febrero de 2021 los valores gubernamentales en manos de extranjeros fueron 55,934 mdp menos que al cierre del año pasado, mientras los adquiridos por residentes incrementaron 239,430 mdp, lo que ayudó a reportar un saldo a favor en el total.

Entre los factores que atraen al inversionista local están una tasa de interés mayor a la de Estados Unidos y mercados más desarrollados; las medidas de disciplina fiscal para el balance presupuestario que continuó el actual gobierno y que ayudan a abonar a la calificación crediticia que no se verá afectada, al menos en el corto-mediano plazo, añadió Gonzali.

“Hay una serie de políticas económicas no ortodoxas que han propiciado mayor incertidumbre sobre México” y que ha espantado a los capitales conocidos como “golondrinos”: la aprobación de la ley eléctrica, la intención de cambios para la contratación de personal vía outsourcing, y la propuesta de gravar las grandes fortunas, consideró Gabriela Siller

“Habíamos recibido muchos capitales por el diferencial en las tasas de interés y ahora que empieza la especulación de que la Reserva Federal va a retirar estímulos empiezan a salir los capitales, pero ahora con la diferencia de que México es percibido como un país de mayor riesgo por las prácticas económicas que se han llevado a cabo”, dijo la economista.

Publicidad
Publicidad
Publicidad