Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El peso y las inversiones en México resentirán los menores estímulos de la Fed

El inicio del retiro de los estímulos monetarios por parte del banco central de EU impactará a las monedas emergentes y provocará un reacomodo en los portafolios de los inversionistas.
jue 02 septiembre 2021 05:49 AM
El peso resentirá los menores estímulos de la Fed, ya que la menor compra de bonos dará un mayor atractivo a los activos valuados en dólares.
La volatilidad que habrá en los mercados financieros dependerá de la velocidad con que la Fed lleve a cabo sus reducciones de los estímulos.

La advertencia está hecha: la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ya analiza iniciar con el retiro de los estímulos monetarios récord que lanzó para aminorar el impacto del coronavirus en la economía más poderosa del mundo.

La gran pregunta es: ¿cuándo será?

A decir de analistas y economistas, este proceso llamado "tapering" consiste en reducir la compra de bonos del Tesoro por parte de la Fed (120,000 millones de dólares mensuales) en 2022, por lo que ya se advierten impactos en los mercados internacionales, incluido México.

Publicidad

Tapering

Las decisiones de política monetaria del banco central que preside Jerome Powell tienen efecto en casi todo el mundo, coincidieron Gabriela Soni, chief Investment officer de UBS asesores México; Alejandro Saldaña, economista en jefe de Grupo Financiero Ve por Más; y Jesús Garza, profesor de EGADE Business School.

Es preciso aclarar que la decisión del tapering no tiene relación con el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos. Esto último se dará “hasta que las condiciones del mercado laboral hayan alcanzado niveles consistentes con el objetivo de máximo empleo de la Reserva Federal”, comenta Gabriela Soni.

Lo primero que ocurrirá una vez que la Reserva Federal comience con la disminución de compra de bonos tiene que ver con el fortalecimiento del dólar frente a otras monedas.

Se espera que la disminución de compra de bonos del banco central estadounidense comenzará el próximo año, estima UBS. De acuerdo al Banco de México (Banxico) el dólar cerrará 2021 en 20.38 pesos y se espera que en 2022 llegue a los 21 pesos. CI Banco estima que el dólar no bajará de los 20 pesos, con un máximo de 20.6 unidades por dólar.

Otro efecto, señaló Alejandro Saldaña, tiene que ver la volatilidad en los mercados financieros, aunque esto dependerá de la velocidad con que la Fed lleve a cabo sus movimientos. Además de un reacomodo en los portafolios de inversión tanto en México como a nivel mundial, añadió Jesús Garza.

“Aparte del tema cambiario y de una transferencia de fondos tanto del sector accionario como de deuda hacia EU; también existe una presión hacia mayores tasas de interés en el mercado secundario y, a la mejor, también un reacomodo del portafolio del mercado de acciones a deuda”, explicó Garza, profesor de la EGADE.

La Fed comenzó el año pasado con la compra de bonos del Tesoro estadounidense y activos de hipotecas por 120,000 mdd al mes con el fin de generar condiciones un poco más favorables para que las personas, los hogares y algunos gobiernos locales puedan tener acceso al crédito ordenado y a un costo relativamente bajo, dijo el economista en jefe de Ve por Más.

¿Cómo hacerle frente?

Los bancos centrales de los mercados emergentes ya están aumentando sus tasas de interés. "Eso le da un atractivo al inversionista, porque aunque la Fed vaya a reducir el programa de compras, seguimos pensando que va a tener una política monetaria acomodaticia y que vamos a seguir en el mundo desarrollado con tasas bajas por un buen tiempo”, dijo Soni, directiva de UBS.

En caso de que las presiones en el tipo de cambio sean sostenidas se podría traducir en repuntes de la inflación. Ante ese escenario Banxico tendría que subir la tasa de interés “para evitar la mayor salida de capitales, mayor depreciación del tipo de cambio y que esto a su vez genere inflación”, sostuvo Alejandro Saldaña.

“México es una economía abierta y muchos de los bienes que se consumen o que se utilizan para producir algunos de los bienes de uso final son importados. Por eso la importancia del a relación entre tipo de cambio y la inflación en México”, agregó.

Publicidad

“La economía estadounidense va a seguir con cierto vigor y las exportaciones de México hacia aquel país van a seguir siendo uno de los principales catalizadores para la economía”, dijo Saldaña.

La subasta de dólares es otra herramienta de la cual el banco central mexicano puede echar mano frenar la salida de capitales y frenar la depreciación del peso.

Además de la política monetaria, es preciso contar con una política económica que brinde certidumbre y estabilidad, algo que a largo plazo es la que atrae inversión de largo plazo, dijo Jesús Garza, profesor de la EGADE.

El reto para México tiene que ver con una recuperación económica heterogénea, la cual depende de la disponibilidad de vacunas contra el coronavirus y la diferencia en los espacios de maniobra de la política fiscal y monetaria. “Esa conciencia probablemente dé lugar a un ajuste relativamente gradual”, sostuvo Alejandro Díaz de León, gobernador de Banxico en conferencia de prensa el martes pasado.

“Siempre tenemos que estar conscientes de las condiciones globales y siendo muy consciente de los riesgos que implican nuestras condiciones financieras respecto a las condiciones financieras del resto del mundo”, agregó.

Tasas de interés

Para que la Reserva Federal comience a aumentar la tasa de interés no basta con lo que se ha observado en torno a la inflación en Estados Unidos. Incluso Powell, en la reunión que tuvo en el foro de Jackson Hole, dijo que se ha alcanzado un “progreso sustancial” en cuanto a la inflación, mientras que ha habido un “claro progreso” en el máximo empleo, subrayó Gabriela Soni.

El mensaje de Powell en torno a que el tapering y el alza de tasas de interésn no ocurrirán al mismo tiempo tranquilizó a los mercados.

“Eso dependerá de condiciones más estrictas todavía de que haya mejorado la economía, lo cual parece lejos de cumplirse”, sostuvo Soni al tiempo de señalar que UBS considera que las dichas condiciones se estarían alcanzando a finales del próximo año, por lo que el aumento en las tasas de interés estaría ocurriendo a principios de 2023.

En Estados Unidos el aumento que se ha dado en la inflación se debe a un número relativamente pequeño de bienes y servicios que han tenido incrementos de precio importante. Además, el presidente de la Fed ve este aumento como un fenómeno transitorio, algo con lo que coincide UBS, comentó su chief investment officer.

Publicidad
Publicidad
Publicidad