Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Controlar los precios de los alimentos en México generará... más inflación

La medida planteada por el presidente López Obrador puede funcionar en el corto plazo; sin embargo, se olvida de atacar el problema de fondo que es la falta de producción local de alimentos.
mié 06 abril 2022 05:59 AM
(Obligatorio)Impacto del control de precios
Los organismos internacionales culpan a Rusia del repunte de los precios de los alimentos en el mundo.

De aplicarse un control de precios a los alimentos para tratar de contener la inflación, tal y como lo contempla el presidente Andrés Manuel López Obrador, podría llevar aún más los precios al alza y desatar un efecto contrario al que busca el gobierno federal.

Analistas consultados por Expansión dijeron que la medida puede funcionar en un corto plazo; sin embargo, se deben implementar acciones para atacar el problema de fondo que es la falta de producción local de alimentos.

México y el mundo han vivido dos años con problemas en las cadenas de suministro y de logística para el transporte de mercancías. El primero por la pandemia del coronavirus y en segundo lugar por el conflicto armado entre Rusia y Ucrania.

Publicidad

Fernando Cruz, socio del grupo consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), detalla que los granos, frutas y hortalizas también dependen de cuestiones climáticas y tanto las lluvias como la sequía afectan la producción y alteran los costos de producción y los precios finales.

Agregó que el mercado se rige por la ley de oferta y demanda, y que el maíz, que este año supera los 7,000 pesos por tonelada, tuvo un incremento cercano al 50%, comparado con el año pasado “porque México es una economía abierta”.

La inflación en México en febrero marcó 7.28% a tasa anual, pero los productos agropecuarios tuvieron un aumento 16.17%, las frutas y verduras de 19.6%; los productos pecuarios de 13.57%, de acuerdo con datos del Inegi.

¿Remedio o enfermedad?

A diferencia de lo que está haciendo el gobierno con los combustibles, de dar subsidios, en los alimentos “no interviene ni en la determinación de precios, ni en la parte de utilidades o costos”, comentó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Imponer un control de precios podría traer consigo más problemas que soluciones, como mercado negro, aumentos de precios y que haya una menor producción, apuntó Enrique Cárdenas, economista y director de Puebla Contra la Corrupción.

“Si bien puede ser una medida adecuada en muy corto plazo, para aliviar una situación que se ve que es temporal, no puede ser por mucho tiempo”, sostuvo Cárdenas. Este tipo de medidas se pueden aplicar por un lapso no mayor a tres meses, agregó.

Entre las consecuencias del control de precios está la escasez de los productos que se oferten a un precio más bajo que el real, así como un mercado negro, señalaron los especialistas. Si se aplica por un lapso prolongado, también puede traer una mayor inflación.

En el caso de los productores, controlar los precios puede derivar en que no sea costeable para ellos y opten por no cosechar una temporada.

Por ejemplo, en el caso de limón, “reduce la tasa de ganancia o incluso puede llevar a la quiebra a los productores de limones”, dijo Cárdenas.

De aplicar un subsidio como en el caso de las gasolinas “ese dinero tiene usos alternos y está debilitando las finanzas públicas que, eventualmente, va a significar más endeudamiento de parte del gobierno”, señaló.

Publicidad

El impacto

El control de precios, de acuerdo a Fernando Cruz, impacta a los productores primarios y todas las cadenas comercial, de transformación y de logística.

En ese sentido, el socio de GCMA y el director del IDIC coincidieron en que una solución sería dejar funcionar al mercado y no intervenir en los precios.

“La reflexión que hemos hecho con Juan Carlos Anaya, director de GCMA, es que el problema no está por el lado del control de precios. Hace año teníamos una infraestructura que se llamaba Oportunidades, que ayudaba a las personas de menores ingresos con una transferencia de dinero, indexada a la canasta básica”, recordó Cruz.

Atacar el problema

La presión al alza en los precios de los alimentos obedece a las importaciones que se hacen en el país.

México es un importador -un mercado abierto- de granos, por lo que, una solución más viable, aunque de mediano y largo plazo, tiene que ver con aumentar la capacidad productiva del país, coincidieron los especialistas consultados.

“Habría que establecer ciertos programas para elevar la producción interna. El problema es que esto no es de corto plazo”, sostuvo José Luis de la Cruz.

Otra solución, agregó, tiene que ver con hacer más eficientes procesos de siembra y cosecha, así como lograr costos de distribución asequibles.

En ese sentido, el secretario de Agricultura, Víctor Manuel Villalobos, dijo el martes en conferencia de prensa que el gobierno trabaja en un plan para aumentar la capacidad productiva del campo mexicano, particularmente en cereales, maíz, arroz y frijol.

Una alternativa más tiene que ver con dejar actuar al mercado, medida que se ha visto que es más sostenible en el corto plazo, y evitar monopolios, acaparamiento y especulación, agregó de la Cruz.

Control de precios en el pasado

Las políticas de control de precios se han aplicado en México en los años 80 y 90, cuando los niveles de inflación superaban el 70 y el 80%. Aunque es cierto que aunque actualmente la inflación en México es mayor al 7%, casi duplica la meta del Banco de México (3% +/- un punto porcentual).

José Luis de la Cruz recordó que en la década de los 80 el control de precios se tradujo en una mayor inflación.

Mientras que, en los años 90, durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, se trató de controlar el tipo de cambio para mantener precios bajos en las importaciones, “sobrevaluando al peso que hacía que la gente comprara fuera porque el dólar estaba barato”.

Sin embargo, agregó, la distorsión en el precio del dólar, al verlo barato, el consumo se inclinó por el dólar, “lo que llevó a un desequilibrio en la balanza de pagos y, eventualmente, a la devaluación de 94”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad