Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Los 17 días que Elon Musk nunca recuperará

El CEO de Tesla puso en tela de juicio la trayectoria de su compañía de automóviles eléctricos, Tesla, y planteó preocupaciones públicas sobre su liderazgo.
Elon Musk
Elon Musk Desde el punto de vista comercial, las últimas semanas han estado entre las más escrutadas en la historia de Tesla.

Jackie Wattles

NUEVA YORK - Elon Musk quería alejarse del escrutinio de los inversionistas públicos. En cambio, se convirtió en un espectáculo.

A lo largo de 17 días inestables, acompañados por dos anuncios sorpresivos y poco convencionales en Twitter, Musk puso en tela de juicio la trayectoria de su compañía de automóviles eléctricos, Tesla, y planteó preocupaciones públicas sobre su liderazgo.

A última hora del viernes, Musk anunció que, de hecho, no privatizará a Tesla, revirtiendo su anuncio del 7 de agosto de que estaba "considerando" el cambio y había asegurado el financiamiento para hacerlo.

Lee: Las acciones de Tesla caen después de anularse el plan de sacarla de Bolsa .

Durante la última década, el CEO de Tesla y SpaceX ha sido elogiado como uno de los innovadores más dinámicos de la industria tecnológica.

Publicidad

Él ha ganado seguidores leales por su estilo de liderazgo que avanza con fuerza y presión para irrumpir en las industrias de cohetes, automóviles y energía.

Pero también ha despertado una gran sorpresa con sus excentricidades. El año pasado en particular ha sido puntuado por un comportamiento errático. Musk ha lanzado tuits por la madrugada, ignorado a analistas, menospreciado a un hombre que ayudó a rescatar a niños atrapados en una cueva en Tailandia, y peleó con periodistas y que también prometió lanzar un sitio web llamado Pravda para criticar a los medios.

Lee: Morgan Stanley deja de cubrir la acción de Tesla .

Recientemente habló sobre su crisis personal en una emotiva entrevista con el diario New York Times.

Desde el punto de vista comercial, las últimas semanas han estado entre las más escrutadas en la historia de Tesla.

7 de agosto: En medio del día de operaciones, Musk dice en Twitter que está "considerando privatizar Tesla a 420 dólares" por acción. "Financiamiento asegurado", escribió.

El precio de las acciones de la compañía se disparó inmediatamente. El comercio se detuvo durante más de una hora al mediodía antes de cerrar un 10% arriba con un valor de 380 dólares.

En un tuit, Elon Musk dice que está considerando sacar a Tesla de la bolsa

Una publicación de blog de Musk explica que quiere que Tesla esté libre de distracciones bursátiles y vendedores en corto (o inversionistas que apuestan en contra de Tesla), contra quien Musk se ha peleado por mucho tiempo.

La jugada de Musk rompió con las convenciones de Wall Street. Las empresas generalmente reservan anuncios importantes para comunicados de prensa preparados cuidadosamente.

8 de agosto: The Wall Street Journal informa que los reguladores de la Comisión de Bolsa y Valores están cuestionando a la compañía sobre la base fáctica de los tuits de Musk.

Las acciones de Tesla caen en picada, desapareciendo algunas de las ganancias del día anterior.

10 de agosto: se presentan dos demandas judiciales que buscan el estado de acción de clase en contra de Tesla y Musk, acusándolo a él y su empresa de violación de la ley de valores federales.

Lee: ¿Cuántos problemas hicieron llorar a Elon Musk?

Las demandas afirman que Musk intentó aumentar artificialmente el precio de las acciones de Tesla para perjudicar a los vendedores en corto con el anuncio de la privatización.

Musk descaradamente tuitea sobre agregar "shorts cortos" a la mercancía de Tesla.

13 de agosto: Musk revela en una publicación de blog que se estaba refiriendo a las conversaciones que mantuvo con el fondo de riqueza soberano de Arabia Saudita cuando dijo que los fondos estaban "asegurados" para privatizar a la empresa.

Él dice que no tiene dudas de que podría cerrarse un acuerdo, pero que era necesario lograr que "se ponga en marcha el proceso".

Esto deja amplio espacio para la interpretación y sugiere a algunos que el acuerdo de privatización no estaba tan desarrollado como Musk hizo creer inicialmente.

Musk también dice en un tuit que Goldman Sachs y la firma de inversión Silver Lake brindarán asesoramiento financiero.

Lee: Elon Musk rechaza consejo de Arianna Huffington de bajarle a su ritmo de trabajo .

Los analistas continúan planteando sus preocupaciones. El plan de Musk para sacar a Tesla de la bolsa de valores podría costar alrededor de 24,000 millones de dólares, una de las mayores transacciones de ese tipo en la historia. Y Tesla enfrenta obstáculos con su crisis de efectivo, gran carga de deuda y problemas de producción.

14 de agosto: La junta directiva de Tesla anuncia que estudiará la propuesta de Musk, dejando en claro que los directores no respaldaron el plan.

15 de agosto: The Journal informa que la SEC ha citado a Tesla con respecto a los planes de Musk para privatizar la empresa, señalando que los reguladores están llevando a cabo una investigación formal.

Los ejecutivos no pueden hacer declaraciones públicas falsas que afecten el precio de las acciones.

Las acciones de la compañía cierran a 339 dólares por acción.

16 de agosto: The Journal informa que la SEC ha estado investigando a Tesla desde el año pasado. Los investigadores examinan si la compañía engañó a los inversionistas sobre los problemas que enfrenta la producción del Model 3.

Es posible que la investigación no arroje nada. Pero la SEC tiene la autoridad de multar a Musk o expulsarlo de la C-Suite.

Las acciones de la compañía bajan ligeramente, hasta 335 dólares.

17 de agosto: El mercado de valores reacciona a una entrevista del New York Times con el CEO publicada un día antes en la que detalla el alto costo personal que han tenido sus negocios. Musk admite que trabaja 120 horas por semana y depende de Ambien para dormir.

Lee: Elon Musk vive el año más doloroso de su carrera .

Los inversionistas no son comprensivos. Las acciones de Tesla bajan a 306 dólares, un 17% menos en 10 días.

20 de agosto: Un analista de JP Morgan recorta su pronóstico para el precio de las acciones de Tesla, pronosticando que se hundiría a 195 dólares en diciembre. La predicción anterior era de 308 dólares.

22 de agosto: Una inversionista de Tesla escribe una carta abierta a Musk instándole a no privatizar la empresa. Ella sugiere que Tesla podría valuarse entre 700 y 4,000 dólares por acción en cinco años.

Musk le agradece la carta.

24 de agosto: En una reversión dramática, Musk retuitea un enlace a una publicación de blog anunciando que ha abandonado los planes para privatizar a Tesla.

Musk admite que se había dado cuenta de que privatizar a su compañía sería más difícil de lo que estimó originalmente.

"Sabía que el proceso de privatización sería un desafío, pero está claro que consumiría más tiempo y distraería más de lo previsto inicialmente", dijo Musk en la publicación del blog.

Las acciones de Tesla cerraron el viernes, antes del último anuncio de Musk, en 323 dólares, un aumento del 6% en cinco días, pero un 15% más bajo desde el cierre del 7 de agosto.

Chris Isidore, Jethro Mullen y Matt Egan de CNN contribuyeron a este reportaje

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad