Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Shell recorta dividendos y prueba que esta vez es diferente para las petroleras

Ahora que la pandemia de coronavirus puede causar daños duraderos a la demanda de energía, la compañía petrolera más grande de Europa rompe con la estrategia habitual de dividendos del sector.
vie 01 mayo 2020 12:33 PM
Shell
A lo largo de los años, Shell ha resistido recesiones, guerras, nacionalizaciones y fuertes caídas de precios sin cortar dividendos. Esta vez es diferente.

Cuando el jefe de Royal Dutch Shell recortó el jueves los dividendos que la petrolera entregaba a los accionistas, no solo sorprendió a los inversionistas: rompió el libro de jugadas financieras de la industria.

Durante décadas, las grandes petroleras han utilizado la fortaleza de un gran balance general para pedir dinero prestado cuando las cosas se ponían difíciles y mantener a los inversores contentos hasta el próximo ciclo alcista.

Pero ahora que la pandemia de coronavirus puede causar daños duraderos a la demanda de energía, la compañía petrolera más grande de Europa se pregunta si esta estrategia es sostenible.

Publicidad

"Yo diría que no", dijo el director ejecutivo de Shell, Ben van Beurden. "Tampoco es sabio, ni prudente, ni siquiera responsable, pagar un dividendo si se está seguro de que hay que pedir prestado el dinero".

Las grandes petroleras no tuvieron problemas para pedir prestado para pagarle a sus accionistas durante recesiones anteriores. A lo largo de los años, Shell ha resistido recesiones, guerras, nacionalizaciones y fuertes caídas de precios, manteniendo los dividendos.

Entonces, ¿por qué esta vez es diferente?

Daño duradero

La pandemia de coronavirus ha dado un golpe sin precedentes a la demanda de petróleo a través de los confinamientos globales, y es difícil decir si alguna vez volverá a los niveles de 2019. Shell no espera una recuperación en el consumo o en los precios del petróleo en el mediano plazo, dijo el holandés de 62 años en una entrevista a Bloomberg TV. "Creo que una crisis como esta tiene el potencial de catalizar a la sociedad hacia una forma diferente de pensar”, señaló Van Beurden.

Es un punto de vista que compartió su contraparte de BP, Bernard Looney, a principios de esta semana. A medida que los viajes de negocios son reemplazados por videoconferencias y los empleados trabajan de forma remota, algunos cambios en el comportamiento pueden durar más tiempo, destacó Looney.

Por ello, las tendencias a largo plazo en el consumo de energía que determinan las decisiones financieras de las empresas —como los viajes aéreos— pueden cambiar permanentemente y poner en duda los dividendos de muchas otras grandes petroleras.

“El recorte de Shell también ejercerá presión sobre otras petroleras importantes para que revisen las distribuciones”, dijo Redburn en una nota. La decisión de BP, a principios de esta semana de superar, la recesión con los recortes de gastos y aumentos de deuda habituales “ahora corre el riesgo de parecer imprudente”.

Carga de deuda

Shell no puede echarle toda la culpa al virus. Si bien Van Beurden dijo que el recorte de dividendos fue una decisión inevitable debido a una pandemia imprevista, sus críticos han advertido durante mucho tiempo que la compañía había estado excesivamente apalancada desde que en 2016 adquirió BG Group, un gran productor de gas natural. La junta aprobó una recompra de acciones de 25,000 millones de dólares en julio de 2018, que tensó todavía más el balance de la compañía.

Publicidad

“Los problemas han estado creciendo por un tiempo”, dijo Alastair Syme, analista de petróleo en Citigroup. “Todos los caminos conducen de nuevo al alto precio pagado por BG y la carga que esta adquisición puso en la estructura financiera de la compañía”.

La relación de deuda neta a capital de BP es incluso mayor que la de Shell. Looney comentó esta semana que el directorio de la compañía revisará el pago trimestralmente, potencialmente abriendo la puerta a un recorte para finales de este año.

Y Exxon Mobil acaba de congelar su dividendo por primera vez en 13 años, a medida que sus bases financieras sienten la tensión de la recesión.

Transición energética

El director ejecutivo de Shell dijo una y otra vez el jueves que fue una decisión difícil reducir el dividendo, pero puede tener sentido a largo plazo.

Recomendamos: Pemex refinó e importó más gasolina en pleno desplome de las ventas

Las grandes petroleras europeas han prometido reducir sus emisiones de carbono en los próximos 30 años, lo que requiere grandes aumentos en la inversión en energías renovables. Incluso antes de la pandemia, muchos analistas y accionistas cuestionaban si Shell y BP podían mantener sus generosos pagos, al tiempo que invertían lo suficiente en sus negocios centrales de petróleo, gas y energía limpia.

El recorte de dividendos le da a Shell “la capacidad de asignar capital incremental a barriles de alto valor a medida que la demanda se recupere y acelere su agenda de transición energética a carbono neto cero para 2050”, explica Christyan Malek, jefe de investigación de petróleo y gas en JP Morgan.

Shell no hizo ninguna promesa sobre cómo gastará los 10,000 millones de dólares al año eliminados del dividendo. Van Beurden dijo que actualizará al mercado sobre los planes para la segunda mitad del año. “Tendremos que ver cuál será la respuesta de nuestros inversores” a esos planes, afirmó.

El veredicto de los inversionistas del jueves, cuando las acciones cayeron 11% en Londres, fue claro: vender.

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad