Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los candados al cannabis medicinal limitarán el desarrollo de los negocios

El reglamento para el uso medicinal del cannabis contiene una serie de lineamientos que restringen la investigación y limitan el acceso a los productos a los pacientes que los requieren.
mar 06 abril 2021 05:00 AM
El reglamento sobre la cannabis medicinal se aprobó en enero de 2021. (iStock)
El reglamento sobre la cannabis medicinal se aprobó en enero de 2021. (iStock)

La industria farmacéutica del cannabis puede ver algunas tormentas antes de florecer. A pesar de que se esperaba que con el reglamento sobre el uso medicinal de la planta México diera los primeros pasos para convertirse en una potencia, existen algunas limitantes para el sector.

Las reglas para la investigación farmacológica, la expedición de recetas específicas para estos productos y el registro de pacientes son algunos de los puntos que podrían generar cuellos de botella para el sector, coinciden expertos consultados por Expansión.

La Secretaría de Salud y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) publicaron este reglamento el 12 de enero, tres años después de que el uso del cannabis medicinal fuese legal, y en él tratan aspectos relacionados con la regulación, control, fomento y vigilancia sanitaria del cannabis como materia prima, sus derivados farmacológicos y los medicamentos.

Publicidad

Si bien el reglamento publicado por las autoridades en el Diario Oficial de la Federación (DOF) da luz verde a la investigación médica sobre productos de cannabis, esto no permitirá que en el corto plazo existan más en el mercado debido a que se tiene que desarrollar bajo los protocolos creados para las farmacéuticas, es decir, deben contar con una investigación clínica extensa que se desarrolla en años.

Raúl Elizalde, director ejecutivo global de HempMeds, explica que bajo estos lineamientos los productos elaborados a partir del cannabis deberán convertirse en medicamentos, proceso que ha resultado tan complejo por lo que sólo hay uno autorizado por las autoridades estadounidenses en el mercado: el Epidiolex, elaborado a partir de CBD, un cannabidol que se encuentra en el cáñamo, y que controla las convulsiones relacionadas con dos tipos poco comunes y severos de epilepsia.

“El problema es que es muy compleja la industria farmacéutica, sobre todo en relación a la cannabis. Hoy en día ya se puede hacer investigación científica, pero es muy difícil registrar un producto botánico como un medicamento, porque la molécula (de la fórmula del medicamento) no es sintética”, declara.

Elizalde (el padre de Grace, la niña con epilepsia que abrió el camino para el uso medicinal del cannabis) afirma que en otros países del mundo, como Estados Unidos, la regulación del uso medicinal del cannabis se adapta a los usos herbolario y terapéutico de la cannabis más que un uso estrictamente farmacéutico, por lo que “México perdió esa oportunidad en la regulación farmacéutica”.

El empresario regiomontano opina que las autoridades debieron considerar el modelo que opera en Brasil, que permite la elaboración del producto y tener un prerregistro para después desarrollar los estudios clínicos y realizar el registro, de acuerdo con el resultado.

El tamaño del mercado de cannabis medicinal en México alcanzará un valor de 50 millones de dólares hacia 2024 desde un valor estimado en 3.5 millones de dólares este año, de acuerdo con la consultora alemana Statista.

El paso al mercado gris y el negro

Lorena Beltrán, directora general de CannabiSalud, firma especializada en la organización de foros y eventos de promoción e información sobre el cannabis, añade que al no considerar las características herbolarias de los productos con menos de 1% de THC, el activo psicotrópico de la marihuana, como los suplementos alimenticios, remedios herbolarios o alimentos o bebidas, ya no tendrán la característica de venta libre que obtuvieron cuando el Congreso de la Unión aprobó el uso medicinal del cannabis, en 2017. “Desafortunadamente es un reglamento que viene demasiado restrictivo, incluso que la misma ley”, dice.

Publicidad

A esto se añade que para poder recetar un medicamento con CBD, los médicos, dentistas o veterinarios deben contar con un recetario autorizado por Cofepris, que tendrá un código de barras, mientras que los consumidores deberán estar registrados en las farmacias autorizadas para comercializar los medicamentos.

“Esto es súper desafortunado, porque no da acceso rápido a productos medicinales que necesitan los pacientes (…) Pensamos que iba a resolver este problema y no, caemos otra vez en lo mismo, en restricciones en donde el paciente y su familia tiene que seguir acudiendo a un mercado o gris o un mercado negro”, afirma Beltrán.

Los entrevistados coinciden en que, si bien ya quedó establecido el reglamento para el uso medicinal del cannabis, los legisladores deben voltear a ver las legislaciones de otros países para conocer qué ha funcionado y sobre todo, hacer una distinción de las industrias medicinal, recreativa e industrial. No obstante, más que la industria farmacéutica, el detonador de la economía será el cáñamo, —la fibra de la planta—, del que se elaboran textiles, combustibles ecológicos, materiales de bioconstrucción, celulosa para papel y cosméticos.

“El cáñamo hoy en día es el producto que México puede estar listo para empezar a trabajar en toda la cadena de producción de la industria, desde la siembra, la maquila de productos, la venta nacional y la exportación a otros países como Estados Unidos y Europa, que ya tienen una regulación muy donde ya se están vendiendo otros productos como alimentos, cosméticos, suplementos y textiles, fibras”, señala Raúl Elizalde.

Los jugadores del sector y activistas estiman que México tiene potencial para desarrollar un mercado con un valor de 5,000 millones de dólares y crear hasta 75,000 puestos de trabajo con la aprobación de la ley del cannabis que actualmente se discute en la Cámara de Senadores y que podría aprobarse hacia finales de abril.

Publicidad
Publicidad
Publicidad