Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las telefónicas pelean en el mercado del streaming con una nueva fórmula

Las plataformas de video en streaming son de los mercados más atractivos a nivel mundial, por su crecimiento, de ahí la motivación de las empresas de telecomunicaciones por explorarlo.
lun 31 mayo 2021 05:00 AM
La fusión de WarnerMedia y Discovery competirá con Netflix y Disney+
Hace una semana, AT&T se desprendió de WarnerMedia y la fusionó con Discovery para crear un nuevo gigante del entretenimiento. Buscan competir cara a cara contra con Netflix y Disney+.

Los operadores de telecomunicaciones se las han arreglado para hacerse un lugar en el mercado de contenidos, en su búsqueda por conquistar el mercado del streaming. Hoy, en medio de una guerra liderada por gigantes como Netflix y Disney+, le dan un giro a su estrategia: separar su negocio de contenido para hacerlo crecer de forma independiente.

Hace unos días, AT&T anunció que separaba a WarnerMedia, su negocio de medios, para fusionarlo con Discovery y crear un gigante global de entretenimiento capaz de competir en el mercado del streaming. Esta nueva empresa estará liderada por el actual presidente ejecutivo de Discovery, David Zaslav, y verá la luz en 2022.

“Es una acción que les permite fortalecer el área de contenidos del negocio, la cual es un valor agregado para las empresas de telecomunicaciones (…) Tiene que ser única, con un cuerpo directivo muy enfocado a la generación del contenido”, explica Radamés Camargo, gerente de análisis de la consultora The CIU.

Publicidad

Efrén Páez, analista senior de Digital Policy & Law, señala que en los mercados de telecomunicaciones y el de producción y distribución de contenido hay una sinergia evidente, "pero no es lo mismo invertir en una red de telecomunicaciones que en un estudio para producir”.

“Ahorita la necesidad de los operadores está en invertir en nuevas redes 5G, lo que implica espectro, actualización de la red, de operación, inversión en fibra óptica. Mientras que el streaming es el que está dominando y creciendo en el mercado, por eso requiere una atención especial”, agrega el experto. "El negocio de contenido requiere tiempo y una estrategia diferente al de telecomunicaciones. Llevan su propio ritmo y dirección".

AT&T no es el único gigante de telecomunicaciones que se concentra en el corazón de su negocio. Verizon, justamente dos semanas antes del anuncio de su par, dio a conocer que vendería 90% de su división de medios al fondo de inversión estadounidense Apollo Global Management.

La transacción, que también incluyó Yahoo y AOL, le dejo 5,000 millones de dólares en la bolsa, poco más de la mitad de los 9,230 millones de dólares que invirtió entre 2015 y 2016 por ambos negocios. Verizon dijo que la decisión se debía a que su prioridad, en la actualidad, era su negocio inalámbrico y la construcción de una red multimillonaria para servicios 5G avanzados.

En aquel momento, la empresa quiso ser parte del mundo de los medios y la publicidad online para competir directamente con Google y Facebook, lo que la alejó del foco de su negocio. En 2019 se desprendió de Tumblr, un año después acordó la venta de HuffPost a BuzzFedd.

El próximo paso para la empresa, según su CEO Hans Vestberg, es invertir casi 53,000 millones de dólares en la subasta para obtener espectro y expandir su infraestructura 5G.

Evolución del negocio

El mercado del streaming es de los más atractivos a nivel mundial. Por eso, para Camargo no es casualidad el tipo de movimientos que están haciendo las telefónicas.

La intención de pertenecer al mundo del contenido tiene ventajas. El analista de The CIU asegura que son tres, principalmente: la oportunidad de fortalecerse como negocio, de traer nuevos recursos y de poder competir de mejor manera contra los líderes de la industria.

Publicidad

“Un poco de la motivación que llevó a los operadores de telecomunicaciones a explorar este modelo de negocios fue esencialmente que se vieron un poco apartados, pues transportaban la misma cantidades de datos para que el usuario pudiera ver una película, pero sin recibir un pago por eso. El beneficio no era directo”, relata Páez.

Al adquirir empresas de medios se quedaron con una tajada de ese gasto del consumidor. Pero el mercado cambió y las necesidades del usuarios también. La pandemia y el encierro forzado ayudó a que esta evolución fuera más rápida, llevando a las empresas a pensar en el siguiente paso tras darse cuenta que la audiencia televisiva se había movido al streaming.

De ahí la separación del negocio de contenido, lo cual no implica alejarse por completo. Tras la transacción, AT&T recibirá 43,000 millones de dólares y se quedará con 71% de las acciones de la nueva empresa.

"Las oportunidades en la transmisión directa al consumidor están evolucionando rápidamente, y para mantener el ritmo y una posición de liderazgo, se requieren varias cosas: escala global, acceso a capital, una amplia gama de contenido de alta calidad y el mejor talento de la industria", dijo John Stankey, CEO de AT&T, en una conferencia de prensa posterior a su anuncio de fusión con Discovery.

Otra compañía que ha decidido separar su negocio de telecomunicaciones del de medios, sin perder el control de éste, es Televisa. La mexicana combinó sus activos de medios y contenido con Univision para crear Televisa-Univision, una empresa que va por el mercado de streaming en habla hispana, compuesto por 600 millones de personas en el mundo.

Esta fusión incrementó la participación accionaria que la empresa de Emilio Azcárraga tenía en Univision al pasar de 36% a 45% en la nueva compañía. Los analistas del mercado aseguran que la sinergia responde a la inevitable transformación del consumidor y a su creciente interés por el contenido bajo demanda.

“La competencia está creciendo. Es muy agresiva, mucho más grande de lo que nos podemos imaginar, hablamos de empresas trillonarias, con capacidad de inversión vastísima. Por eso estas estrategias de las empresas de telecomunicaciones son muy necesarias. Si no se hubiera registrado un auge en el mercado, quizá no habrían separado su unidad de contenido y seguirían compitiendo como lo hacían antes. Pero ya no es así”, apunta Radamés Camargo.

A finales de 2020, HBO MAX —la plataforma de WarnerMedia— contaba con 61 millones de usuarios registrados en el mundo, y Discovery+ —el streaming de Discovery— con 15 millones al cierre del tercer trimestre de este año. Netflix superó los 200 millones y las plataformas Disney (Disney+, ESPN+, Hulu) 146 millones de suscriptores.

Publicidad

Un mercado difícil de roer

En el mundo del streaming, la clave es el contenido de calidad. En un mercado liderado por plataformas que se jactan de producir las mejores series y películas, las empresas que buscan quedarse con un pedazo del pastel no pueden fallar en este rubro.

“El consumidor se preocupa mucho por el contenido, tanto que la principal razón por la que eligen un servicio de video bajo demanda es que las producciones sean originales y exclusivas”, menciona Yamila Constantino, socia directora y cofundadora de la productora audiovisual eContent.

Un análisis realizado por la empresa de investigación LightShed Partners señala que entre 2016 y 2019, la cantidad de nuevos suscriptores de Netflix estuvo influenciada por la disponibilidad de contenido original distribuido por la empresa.

Esto lo tienen claro en la fusión de WarnerMedia y Discovery. "La nueva empresa podrá invertir más en contenidos originales para sus servicios de streaming, mejorar las opciones de programación en sus cadenas de televisión de paga (...) y proponer más experiencias innovadoras en video así como más opciones a los espectadores", destacaron los dos grupos en un comunicado.

En este sentido, Fernando Baruch, director de tecnología de la empresa especializada en media y entretenimiento Soonora, menciona que la experiencia del usuario es esencial, más cuando por más de un año el único entretenimiento de la gente fueron estas plataformas de video bajo demanda. “La gente ya no está dispuesta a ver videos borrosos o de baja calidad. El fracaso de las empresa recae en esto”, expone.

Los expertos coinciden en que la industria no va a parar. La competencia es de gigantes contra gigantes, y entrarán aquellos que tengan la capacidad de ‘chocar’ contra estos. “Hay cosas interesantes por venir”, prevé Radamés Camargo.

Publicidad
Publicidad