Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Pfizer alista una nueva versión de su vacuna y antivirales contra el COVID-19

En México, la farmacéutica espera las autorizaciones para una nueva versión de la vacuna para las nuevas variantes , explica Carlos Murillo, presidente regional para Pfizer en Latinoamérica
lun 15 agosto 2022 11:23 AM
Pfizer
Pfizer a crecido sus ingresos por sus tratamientos para el COVID-19.

El COVID-19 es aún una de las prioridades epidemiológicas mundiales, aunque con avances médicos que han permitido mitigar el impacto de la enfermedad. En este camino, las farmacéuticas avanzan en el desarrollo de antivirales, y ahora la mira está puesta más allá de las vacunas para mitigar los contagios de la enfermedad, como ocurrió durante 2020.

A dos años de distancia, la pandemia no termina de ceder, pero los alcances médicos tampoco han frenado su desarrollo. Ahora, empresas como Pfizer pasaron de crear vacunas a desarrollar tratamientos para atender a pacientes de esta enfermedad que siguen en riesgo ante la aparición de nuevas variables

Carlos Murillo, presidente regional para Pfizer en Latinoamérica, explica que la farmacéutica mantiene el monitoreo de los cambios en el virus del Sars-Cov-2 y la respuesta de su vacuna, que aún tiene un buen nivel de cobertura ante la enfermedad, mientras espera las autorizaciones para una nueva versión de la vacuna enfocada en las nuevas variantes de la enfermedad.

Publicidad

Incluso, la estadounidense ya arrancó con la manufactura de esta nueva versión de su vacuna, para comenzar con su despliegue en cuanto reciban el visto bueno de las autoridades de salud en Estados Unidos y cada uno de los países donde se aplicará el antiviral.

“La compañía ya se encuentra nuevamente trabajando en esto, ya se está produciendo para que al momento en que se obtengan las las autorizaciones se puede hacer llegar directamente a los países y estimamos que va a estar disponible durante la segunda mitad del año, no puedo llegar y dar una fecha exacta porque está sujeta a las provisiones regulatorias”, dijo Murillo.

El directivo explica que, a pesar de la alta tasa de vacunación en México y Latinoamérica, la baja aplicación a nivel mundial es uno de los factores que impulsa la mutación del virus del COVID-19. Con las variantes del virus, el foco está en mantener la investigación e innovaciones en este camino para hacer frente a las nuevas olas de la enfermedad.

Como parte de estas innovaciones, la farmacéutica ya comenzó a distribuir su tratamiento Paxlovid para pacientes con COVID grave, un antiviral que tiene una tasa de efectividad de 87% en la reducción de las tasas de hospitalización en pacientes de alto riesgo.

En México, el gobierno federal anunció en enero la compra de 300,000 tratamientos antivirales, que el 4 de agosto fueron entregados por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) “Ismael Cosío Villegas”, para tratar a personas con COVID-19 grave.

“México es el segundo país de Latinoamérica (después de Panamá) que está teniendo disponible el medicamento para estos pacientes de alto riesgo, y eso yo creo que es una cosa súper importante porque en la realidad, lamentablemente por más que nos vacunemos, con esta carga viral alta todavía hay personas que se se van a infectar y algunas de estas personas de alto riesgo ahora tienen la posibilidad de acceder a este tratamiento altamente efectivo", dice.

Ni el gobierno ni la empresa han hecho público el costo de estos tratamientos, que se distribuirán a través del sistema de salud pública; sin embargo, en mayo pasado, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró en una conferencia de prensa que era un medicamento costoso.

 

A la fecha se han distribuido 26 millones de unidades de este tratamiento alrededor del mundo en países en Europa, en Estados Unidos y Canadá. En México, las negociaciones están abiertas para aumentar las dosis en caso de ser necesario, debido a que es difícil estimar cuánto medicamento se requerirá.

“La compañía ha sido capaz de nuevamente poner todas sus capacidades productivas en tiempos récord y entonces el producto está disponible”, añade Murillo, quien en foros y conferencias ha defendido el precio del antiviral.

La farmacéutica mantiene las alianzas con el gobierno desde el inicio de la pandemia. De las 224.3 millones de vacunas que se suministraron en el país hasta el 14 de junio, el 23% son de Pfizer, por debajo del 49.5% de las dosis de AstraZeneca, de acuerdo con datos del gobierno federal.

Ganancias e investigación médica

Hasta ahora, las vacuna y el tratamiento Paxlovid impulsaron las ventas globales de la empresa a un nivel récord durante el segundo trimestre de este año, en el que reportó una facturación de 27,700 millones de dólares, que representa un alza de 47% en su comparación anual.

La vacuna Covid de Pfizer abonó 8,800 millones de dólares a los ingresos, mientras que las ventas de Paxlovid totalizaron en 8,100 millones, de acuerdo con el estado financiero de la farmacéutica, que mantuvo en 32,00 millones de dólares su proyección de ventas anuales para la vacuna y en 22,000 millones para Paxlovid.

“La vacuna y este tratamiento antiviral han sido muy importantes para la compañía el 2021 y 2022, casi han representado un 50% de nuestra facturación y representa entonces un 100% de crecimiento para la compañía”, dijo Murillo. Pfizer invierte aproximadamente 15% de su facturación en investigación y desarrollo.

Sin revelar datos, Carlos Murillo declaró que México es uno de los países en Latinoamérica de mayor crecimiento en 2020 y 2021 para la empresa, con oportunidad para las inversiones en investigación clínica, dado que se ha avanzado en diversos estudios de futuras moléculas hechas en México. El 11% de los estudios clínicos que Pfizer hace a nivel global se realizan en el país.

“El desafío que tenemos los países en Latinoamérica, y en lo que tenemos que trabajar son los marcos regulatorios y procesos más eficientes y más rápidos que nos permitan ser más competitivos con el resto del mundo para poder atraer más inversión en el tema clínico. Nuestros países deberían ser capaces de captar una porción más grande de eso, tenemos las capacidades, tenemos los medios, tenemos las poblaciones que se pueden beneficiar de esto”.

Pfizer llegó a México en 1951, con lo cual cumple 71 años en el país. En 1958 inauguró su planta farmacéutica en Toluca, en el Estado de México, y el 70% de su producción es para consumo local y el 30% se exporta a América Latina.

 
Publicidad
Publicidad