Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La promesa de la conducción autónoma se desdibuja en las grandes ciudades

El vehículo autónomo reducirá el tráfico y los accidentes viales. Pero su masificación en México podría tomar hasta dos décadas más.
jue 27 octubre 2022 09:30 AM
Cockpit of driverless car driving on highway viewed from rear seat.
Un estudio de la consultora alemana Statista de 2016 consideraba que Alemania sería el primer país en desarrollar un coche sin conductor, seguido de Estados Unidos, Suecia y Gran Bretaña. Pero hasta el día de hoy, ninguno lo ha logrado.

Cuando el concepto de la conducción autónoma comenzaba a resonar hace una década, una de las grandes promesas en torno a ello era que las computadoras y algoritmos serían capaces de disminuir los accidentes de tránsito: una buena noticia para un país como México, en donde año con año mueren en promedio 16,000 personas por este tipo de percances.

Pero la utopía se desdibuja en las grandes metrópolis de mercados emergentes, como la Ciudad de México, en donde la infraestructura vial es deficiente. Un vehículo autónomo difícilmente podría transitar sin líneas pintadas en el pavimento, con semáforos descompuestos y sin una red 5G ampliamente desplegada que facilite la conexión entre los vehículos, la infraestructura y las personas.

Arturo Cervantes, presidente de la Alianza Nacional por la Seguridad Vial, vislumbra que la irrupción de la conducción autónoma tomará alrededor de dos décadas. “Los vehículos autónomos son una realidad innegable, pero quizás estamos a 15 o 20 años de verlos realmente usados de manera común en nuestras ciudades. En México vamos más atrasados que los países Europeos, pero hacia allá vamos”, argumenta en una conferencia de prensa a petición de Expansión.

Publicidad

Un estudio de la consultora alemana Statista de 2016 consideraba que Alemania sería el primer país en desarrollar un coche sin conductor, seguido de Estados Unidos, Suecia y Gran Bretaña. Pero hasta el día de hoy, ninguno lo ha logrado.

Bernardo Baranda, director Latam del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés), resalta que los retrasos obedecen a barreras regulatorias, pero sobre todo a que la modernización de la infraestructura no ha avanzado tan rápido como el desarrollo de la tecnología: la implementación de concreto hidráulico en lugar de asfalto, las señalizaciones y las vías alternativas, semáforos capaz de ajustarse al tráfico.

“(La conducción autónoma) no se ha logrado tan prontamente como se esperaba”, asevera en entrevista con Expansión.

Baranda destaca que la automatización podría llegar primero al segmento del transporte de pasajeros. En Europa ya hay algunos ejemplos, como el primer tren para pasajeros movilizado sin ningún conductor en la red ferroviaria de Busigny, Francia, en mayo del año pasado.

Para José Azcárate, presidente de Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS México por sus siglas en inglés), el desarrollo e implementación de esquemas de movilidad cada vez más inteligentes se ha convertido en una escalera de varios peldaños.

“Hay dogmas a nivel europeo o en países de mayor avance industrial en donde se dice: el futuro del vehículo es eléctrico, el futuro del vehículo es autónomo, pero el mejor futuro es un vehículo eléctrico y autónomo. Es verdad, pero también lo es que en nuestro país la situación va a tener que ser mucho más gradual. Antes de pensar en un vehículo autónomo debemos de resolver muchas cosas más”, concluye.

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad