Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las armadoras luchan por mantener producción pese a persistente escasez de chips

JAC y BMW son algunas de las armadoras que, en medio de la crisis de suministros, superaron sus niveles de producción previos a la pandemia con crecimiento de triple dígito. Pero aún hay retos.
vie 16 diciembre 2022 02:10 PM
(Planta automotriz en Estados Unidos)
Los fabricantes de automóviles se han enfrentando a la escasez de semiconductores desde finales de 2020.

La meta de producir 5 millones de vehículos al año aún se mira lejana. La producción en las plantas armadoras aún continúa 14.6% por debajo de los niveles de 2019, luego de dos años de disrupciones en las cadenas de suministro globales que iniciaron durante la pandemia.

Entre la veintena de plantas armadoras que operan en el país hay algunas que ya lograron recuperar sus volúmenes, entre ellas la china JAC y la alemana BMW, que registraron crecimientos de triple dígito. No obstante sus directivos aún mantienen pronósticos reservados para 2023.

"Este año se vio realmente afectado por la escasez de semiconductores y seguirá siendo un problema. Tuvimos que reducir la producción en la primera mitad de este año y en los últimos seis meses pudimos estabilizar el suministro con un conjunto intensivo de medidas", dice Harald Gottsche, presidente y CEO de la planta de San Luis Potosí de BMW Group.

Publicidad

La escasez de chips comenzó a mermar los niveles de producción desde mediados del año pasado. Si bien, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) considera que la mejora comienza a darse “paulatinamente”, según Fausto Cuevas, director general del organismo, las cifras demuestran que aún se está por debajo de los niveles de 2019.

De enero a noviembre de 2019 se ensamblaron 3,596,345 vehículos ligeros en México, cifra que en el mismo periodo de este año es de 3,068,810 unidades, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En medio de las rupturas en las cadenas de suministro, algunas marcas han lidiado con ello y mejorado su producción en comparación con las cifras reportadas antes de la llegada de la contingencia sanitaria.

JAC pasó de ensamblar 4,295 unidades entre enero y noviembre de 2019, a 14,709 unidades en el mismo periodo este año, una diferencia de 242%, según datos de Inegi.

Mazda ensambló 134,855, 66% más frente a los 81,051 vehículos de 2019; mientras que Toyota, que opera dos plantas en México, ensambló 253,047 unidades de su pickup Tacoma, lo que representó un repunte de 40.37%.

Ford produjo 280,836 unidades de su modelo eléctrico Mach-E y de su todoterreno Bronco Sport. Esto fue 20.3% más que en el mismo periodo de 2019.

También los fabricantes de vehículos premium BMW y Daimler incrementaron su producción entre enero y noviembre. La primera pasó de 22,124 unidades a 58,259, un alza de163%; mientras que Daimler ensambló 84,944 unidades de su marca Mercedes-Benz, lo que significó un avance de 58.9% en comparación con 2019.

En el caso de JAC, Mazda y BMW el avance ha sido gracias a la incorporación de nuevos modelos a las líneas de producción; mientras que en el caso de Daimler obedeció a un cambió en el tipo de vehículo producido.

"Tenemos un grupo de trabajo diario. Estamos en estrecha colaboración con nuestros proveedores. Tenemos contratos con fabricantes de semiconductores que no son proveedores de primer nivel, sino de nivel 2, nivel 3, a veces proveedores de nivel 4. Con todo este arduo trabajo pudimos asegurar la producción para los últimos meses", detalló Gottsche. "Vemos mejoras. Es por eso que iniciaremos nuestro segundo turno a partir de abril del próximo año. Queríamos hacerlo este año, pero por la escasez de semiconductores tuvimos que retrasarlo".

Gerardo San Román, director de la consultora Jato Dynamics para América Latina, ha dicho en reiteradas ocasiones en conferencias de prensa que no es posible encontrar conductas homogéneas entre las armadoras, puesto que las rupturas en las cadenas de suministro los han afectado de manera diferente.

 

Las armadoras que aún no cruzan el umbral

La armadora que más ha resentido la escasez de insumos es la nipona Nissan que entre enero y noviembre ha ensamblado 357,227 unidades en las tres plantas que tiene en México, 44.3% menos en comparación con el mismo periodo de 2019.

La consultora internacional IHS Markit estima que en los primeros tres trimestres de este año, se han dejado de producir en el mundo 2,129,650 unidades a nivel global como consecuencia de esta falta de insumos.

Del impacto total, estima que 32% corresponde a Europa, 23% a Japón/Corea, 22% a Norteamérica, 13% al sur de Asia, 7% a Sudamérica y solo 2% a China.

 
Publicidad
Publicidad