Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Diversifica tus inversiones... pero no te pases

Los expertos recomiendan diversificar siempre las inversiones, pero excederse puede ser negativo.
sáb 08 junio 2019 08:02 AM
Diversificación
El exceso de diversidad no siempre es positivo.
Juan Tolentino Morales
@JannTM

Uno de los mayores principios en el mundo de las inversiones es el de la diversificación: hay que invertir en diferentes activos para disminuir el riesgo y potenciar el rendimiento. Sin embargo, en este proceso existe el riesgo de caer en el exceso.

Un portafolio sobrediversificado es el que tiene un excesivo número de activos, y con una estrecha correlación entre sí, explica Benito Etchegaray, director regional de Finamex Casa de Bolsa. Por tanto, si uno de ellos atraviesa una mala jornada, es probable que los demás se comporten de manera similar.

Publicidad

En el mundo de las inversiones, la cantidad no es sinónimo de calidad. La clave está en la clase de activos que se seleccionan, lo que debe estar de acuerdo con el perfil del inversionista. “El diferencial importante es el riesgo”, señala Luis Rodríguez Amestoy, jefe de Estrategia del Cliente de Asset Management de BBVA Bancomer. Es decir, un portafolio será muy diferente si se quiere conservar el capital del inversionista, generar flujos constantes o buscar los mayores rendimientos.

Pero en todos los escenarios, lo mejor es contar con activos distintos entre sí, para que se compensen en caso de vaivenes en los mercados. “Cuando te metes a un portafolio de real estate, por ejemplo, tienes flujos constantes en el tiempo, por lo cual no importa si la Bolsa sube o baja, aunque tienen un riesgo propio que debe calcularse aparte”, indica Mauricio Giordano, director general de Natixis Investment Managers.

Publicidad

Tips para una buena diversificación

1. No hay un modelo perfecto.

Se diversifica de acuerdo con los objetivos de inversión: si se quiere conservar el poder adquisitivo del capital o se busca obtener rendimientos de manera agresiva, hay que elegir activos diferentes.

“Es importante sentarse con un asesor financiero para optimizar el riesgo del portafolio conforme a las metas de inversión o mejorar
la relación de riesgo-rentabilidad”, dice Rodríguez Amestoy.

2. Cantidad no es calidad.

Un portafolio dinámico promedio debería tener alrededor de 10 instrumentos de inversión de sectores variados, como construcción, consumo, tecnología o comercio. Si un portafolio se diversifica con una visión a largo plazo, el inversionista puede estar tranquilo de que podrá alcanzar sus objetivos sin estar reestructurando continuamente sus inversiones ante los vaivenes del mercado, enfatiza Giordano.

3. Apuesta a lo diferente.

Lo ideal es buscar activos que no tengan correlación entre sí, para que no todo el portafolio se comporte igual que el mercado. Hay gente que cree que está bien diversificada porque tiene todo su dinero en un producto que a lo mejor replica el IPC de la BMV, que sí abarca diferentes sectores de la economía, pero en realidad se está enfocando en una moneda, una Bolsa y un mercado específico. Eso no es, necesariamente, una buena diversificación.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad