Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Las tasas negativas, un remedio amargo para el sistema financiero

La medida permite que exista más dinero en la economía, pero causa un desequilibrio en el sistema financiero.
mar 29 octubre 2019 05:00 AM
T
El Banco Central Europeo mantiene tasas negativas desde 2014.

Todo en exceso es malo, dice la sabiduría popular. Lo mismo aplica al consumir algo beneficioso para la salud, como vitaminas, que para las medidas de política monetaria que buscan mejorar la salud de la economía.

Publicidad

Después de la crisis de 2009, muchas economías, incluidas las de la zona euro, se encontraban debilitadas, a lo que se le sumó la crisis de la deuda soberana en algunos países europeos en 2010. Para impulsar la actividad, el Banco Central Europeo (BCE) decidió bajar las tasas de referencia y, en especial, la de las reservas, que puso en negativa.

Recomendamos: #Porquéimporta: Así afecta al mercado de bonos el recorte a la tasa de Banxico

Los bancos tienen que poner dinero -las llamadas reservas- en el BCE para asegurar el cumplimiento de sus obligaciones. Hay una cantidad que puede estar por encima de lo que pide el BCE, la tasa a las reservas aplica para ese dinero extra.

Lo que implica la tasa negativa es que el BCE le cobre un interés a los bancos privados por esos recursos. “Lo que quiere hacer el BCE es que haya más recursos líquidos, que los bancos prestan. Ese es el objetivo de la medida. La alternativa que tienen los bancos es prestar a empresas o personas”, explica Felipe Meza, investigador del Centro de Análisis e Investigación Económica del ITAM.

El académico señala que el fin de esta política es que las empresas y las personas tengan más créditos, a tasas bajas, para que aumenten sus inversiones y el consumo, lo que hace que se reactive la economía.

Lee: ¿Qué es la tasa de interés de referencia de Banxico?

La política logró su cometido, y el rumbo económico retomó su crecimiento. Sin embargo, la economía mundial vuelve a pasar por un periodo de debilidad y cada vez hay más especialistas que critican la medida del BCE, que en su última reunión, el 24 de octubre, decidió mantener sus tasas en -0.5%.

Una de las consecuencias de esta medida es que “las tasas negativas actúan como un impuesto selectivo sobre partes del sistema financiero, y fomentan una mala asignación de capital”, señala en un reporte Paul Donovan, economista jefe de UBS Global Wealth Management.

Publicidad

Y es que los ahorradores reciben menos rendimientos por su dinero, lo que les lleva a invertir en instrumentos de mayor rentabilidad, pero también con mayor riesgo, como las acciones, algo que también confirma el Informe de Estabilidad Financiera Global (GFSR, por sus siglas en inglés).

También lee: #Porquéimporta: La tasa de Banxico baja y la Bolsa gana

La medida también incrementa los costos de los bancos. "Antes el banco central pagaba un interés pequeño sobre esas reservas y ahora les cobra, y eso puede debilitar la capacidad de los bancos para prestar, que era uno de los objetivos de esta política”, dice Meza.

Hasta ahora, son pocos los bancos centrales que han llevado a cabo este tipo de políticas: todo inició en 2014 con el BCE, le siguieron el de Dinamarca en el mismo año, el de Suiza y el de Suecia en 2015, y el de Japón en 2016.

Publicidad

Pero a diferencia del BCE, Suecia y Japón, que bajaron la tasa para incentivar el consumo, la medida de los bancos centrales de Suiza y Dinamarca es una respuesta a lo que hizo el BCE. “Se dieron cuenta que al bajar las tasas, el euro perdía valor y las monedas de Dinamarca y Suiza estaban apreciándose demasiado (lo que hace más caras sus exportaciones), por lo que replicaron la medida para mantener el tipo de cambio estable”, comentó Meza.

Lee: El Banco Central Europeo contempla nuevo estímulo y hace enojar a Trump

En Estados Unidos, el presidente Donald Trump ha mencionado que la Reserva Federal debe bajar más sus tasas, incluso hasta ponerlas negativas, pero Jerome Powell, quien está al frente de la Reserva Federal, ha negado que esto vaya a suceder.

En economías emergentes como México, explica el académico del ITAM, es muy complicado ver este tipo de políticas, pues se caracterizan entre otras cosas de tener una inflación más alta. Al aumentar la demanda por bienes, el precio de estos sube y, con ello, aumenta la inflación.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad