Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estudiantes asiáticos demandan a Harvard por supuesto racismo

La institución niega las acusaciones de racismo, pero un estudio realizado por la misma institución en 2013 muestra que la universidad admite a menos asiáticos, según una demanda de los estudiantes.
vie 15 junio 2018 04:10 PM
harvard
Admisión En 2013, Harvard admitió un 19% de estudiantes de origen asiático. (Foto: Jessica Rinaldi/REUTERS)

La batalla judicial de un grupo de estudiantes estadounidenses-asiáticos contra la prestigiosa Universidad de Harvard, acusada en 2014 de racismo en sus admisiones, se intensificó el viernes con la revelación de nuevos documentos.

El caso, que pone en relieve el mejor desempeño académico de los estudiantes de origen asiático en Estados Unidos en relación a sus pares y su lucha por acceder a las mejores universidades, se decidirá posiblemente en un juicio en el otoño boreal.

Un grupo integrado por estudiantes de origen asiático "altamente calificados" cuyo acceso al primer año fue rechazado por la universidad demandó a Harvard en 2014 por privilegiar en sus admisiones a negros, latinos y blancos sobre asiáticos "mejor calificados".

El grupo, "Estudiantes por Admisiones Justas" (SFFA), acusa a la universidad de Boston de limitar estrictamente la cantidad de asiáticos que admite cada año y de practicar "un equilibrio racial" en violación de las leyes actuales.

Lee: De niño dormía en refugios, ahora tiene beca en Harvard

Harvard rechaza las acusaciones, pero la SFFA agregó este viernes a su demanda ante la corte federal de Massachusetts referencias a un estudio interno de 2013 que concluyó que la universidad admitía asiáticos a un ritmo menor que estudiantes blancos, aunque éstos solo obtenían mejores grados en un solo criterio, un test de personalidad subjetivo que evalúa la amabilidad o una "personalidad positiva".

Publicidad

En 2013, Harvard admitió un 19% de estudiantes de origen asiático, pero si no hubiera aplicado criterios raciales habrían sido un 26%. Y si solamente hubiera aplicado criterios académicos, habría admitido un 43%, según la demanda.

La SFFA, que también presentó una demanda similar contra la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill, asegura que Harvard "enterró" ese informe interno.

"Los datos públicos muestran que Harvard ha limitado a propósito el porcentaje de nuevos estudiantes asiáticos-estadounidenses", dijo Edward Blum, director del Proyecto sobre Representación Justa, un fondo de ayuda legal que lucha contra clasificaciones étnicas y raciales.

Según Blum, que recuerda la discriminación de Harvard contra los judíos en la década de 1920, esta institución admite hoy a menos asiáticos-estadounidenses que hace 20 años, aunque la cifra de los que aplican a la universidad se ha casi duplicado.

Recomendamos: Actrices negras denuncian racismo latente en cine francés

Harvard aseguró el viernes que los datos de Blum son incorrectos y que la universidad "no discrimina solicitantes de ningún grupo, incluidos asiáticos-estadounidenses, cuya tasa de admisión ha crecido 29% en la última década".

"Harvard continuará defendiendo vigorosamente nuestro derecho, y el de otras universidades a través del país, de buscar los beneficios educacionales que surgen de una clase diversa en múltiples dimensiones", dijo la institución.

En 2016, la Corte Suprema reafirmó la legitimidad de la discriminación positiva en las admisiones universitarias, que permite ayudar a estudiantes de minorías étnicas.

Estas tecnologías, agregó, las pueden usar también los aficionados que siguen el desarrollo del Mundial de Rusia desde América Latina y el Caribe.

Las pulseras y los anillos están vinculados a una tarjeta de prepago conmemorativa del Mundial, que en Rusia se puede adquirir en los estadios en los que se disputa el torneo.

El coste de una pulsera asociada a su tarjeta recargable es de 1,000 rublos (en torno a quince dólares), suma que corresponde al saldo del medio de pago.

Lee: Starbucks cerrará tiendas en EU para capacitar a personal

Además, este accesorio es un buen recuerdo, ya que lleva impresa las banderas de los países que disputan el partido mundialista el día que se adquiere en el estadio.

En el caso del anillo asociado a una tarjeta de prepago el coste es de 7,000 rublos (unos 110 dólares), de los cuales 4,000 corresponden al saldo disponible.

El director de Mercadeo para Visa América Latina, Yuri Morales, destacó que la compañía, que patrocina eventos deportivos desde más de 30 años, "evoluciona las tecnologías de pago" en cada uno de ellos.

"Cuando hablamos específicamente del Mundial de Rusia, llevamos acá aproximadamente cuatro años, trabajando mucho antes de la Copa Confederaciones (de 2017) en identificar las oportunidades de evolucionar los pagos sin contacto", agregó.

Señaló como dato interesante que los doce estadios en los que se disputa el Mundial de Rusia son nuevos o reformados, lo que ha permitido a Visa asegurarse el buen funcionamiento de las tecnologías sin contacto.

Se trata, dijo, que "la gente pueda ir a comprar sus bebidas, sus refrescos o sus camiseta, lo que sea, de una manera totalmente sin problemas, segura, rápida para que no se pierdan ni un momento del partido".

Recomendamos: H&M se disculpa por foto publicitaria señalada como racista

Morales destacó el acierto de elegir al jugador sueco de ascendencia serbo-bosnia Zlatan Ibrahimovic como rostro de la campaña de Visa de cara al Mundial de Rusia.

"Zlatan ha sido una cara bien simpática para darle sabor y facilitar el comunicar el mensaje de que Visa no quiere que te pierdas ni un momento del Mundial", dijo.

El Mundial, añadió, algunos lo viven desde Rusia; otros, desde casa, y ahí es donde Visa quiere que los consumidores no se preocupen por sus transacciones y hará que el pago sea "seguro, conveniente, rápido"

"Hemos traído (a Rusia) a cerca de mil consumidores de América Latina, de distintas promociones, bancos emisores y comercios" a los que Visa les ofrece "experiencias exclusivas", dijo a su vez Rensende.

Explicó que estas personas pueden estar en la cancha durante el precalentamiento de los jugadores, ver el estadio desde el centro del campo, desde la perspectiva que tienen los jugadores, y acceder a la zona vestuarios.

Lee: La incorporación de una mujer de color a la familia real

En el hotel en el que se encuentran hospedados, los invitados de Visa pueden experimentar con realidad virtual, mediante la creación de un avatar en 3D, e intentar acertar un tiro con balón de fútbol a un blanco bajo las indicaciones de un Ibrahimovic también virtual.

Publicidad
Publicidad