Publicidad
Publicidad
T-MEC / header especial

El camino del T-MEC en EU tras su firma el fin de mes

El Partido Demócrata, ahora en control de la Cámara de Representantes, puede obstaculizar la aprobación del acuerdo comercial alcanzado por México, EU y Canadá.

WASHINGTON (CNN)- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmará formalmente un reemplazo para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte en solo dos semanas, pero la pérdida del control republicano de la Cámara de Representantes significa que necesitará el apoyo de los demócratas para lograr que el acuerdo sea aprobado por el Congreso el próximo año.

Los funcionarios del gobierno se han mostrado optimistas de poder traer a bordo a los demócratas, pero los comentarios de altas figuras del partido en una audiencia realizada el jueves sobre el nuevo acuerdo comercial sugirieron que será una batalla cuesta arriba.

“Ciertamente hay algunas mejoras en el USMCA (T-MEC) con respecto al previo TLCAN, pero aún no hay nada definido sobre si este acuerdo cumple con mi estándar para un acuerdo mejor para los trabajadores estadounidenses”, dijo el representante de Nueva Jersey, Bill Pascrell, actualmente el demócrata de más alto nivel de comercio del Subcomité de Medios y Arbitrios.

Hizo un llamado a la Comisión de Comercio Internacional para determinar si traerá empleos de vuelta, si aumentará los salarios y si reducirá el déficit comercial con Canadá y México, como prometió el gobierno de Trump.

“A medida que se comienzan a hacer afirmaciones sobre los milagros que traerá el nuevo TLCAN, estamos confiando en ustedes, esta comisión, la Comisión de Comercio Internacional (ITC, por sus siglas en inglés), para que lo digan como realmente es”, dijo.

Recomendamos: El T-MEC es ‘a prueba’ de las elecciones intermedias de EU, según Videgaray

Publicidad

Sus comentarios se produjeron al comienzo de una audiencia de dos días programada para el jueves y viernes por la ITC en Washington. La reunión ofrece una guía para los asuntos que los legisladores considerarán, incluido el impacto del acuerdo renegociado sobre la agricultura, la industria y la privacidad de datos.

Está previsto que declaren representantes del sector automotriz, agricultura, tecnología y comercio minorista, así como grupos de defensa del trabajo y del medio ambiente.

Junto con Pascrell, el representante de Michigan, Sander Levin, habló el lunes temprano. Levin, quien se retira del Congreso a fines de año, argumentó que los cambios realizados en el T-MEC no abordarán el hecho de que el actual TLCAN no requiere una reforma laboral en México, lo cual dijo que ha sido la causa de la pérdida de empleos en Estados Unidos, bajo el marco del acuerdo.

“El fracaso en rectificar la falla básica y la principal fuente de controversia sobre el TLCAN hace 25 años pondrá en peligro el apoyo de la nueva mayoría demócrata de la Cámara”, dijo Levin.

Lee: El USMCA entrará en vigor en II semestre de 2019, prevé Guajardo

Firma

Publicidad

Trump y sus homólogos, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, acordaron firmar el acuerdo antes del 1 de diciembre, cuando el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, asuma el cargo.

Aún no está claro exactamente cuándo o dónde los líderes planean realizar la ceremonia de la firma. Los tres se reunirán en la cumbre anual de líderes mundiales del G20 en Argentina a fines de noviembre .

El ITC tendrá hasta 105 días después de la firma, o mediados de marzo, para entregar su informe al Congreso sobre el nuevo Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá, conocido como T-MEC. Pero no hay plazo legislativo para la ratificación.

Algunos demócratas han dudado en manifestar su apoyo al acuerdo, que fue anunciado por primera vez a fines de septiembre. El representante demócrata de Massachusetts, Richard Neal, quien asumirá el control del Comité de Medios y Arbitrio de la Cámara de Representantes el próximo año, ha dicho que “la barrera para apoyar un nuevo TLC será alta”.

“Se desconoce mucho sobre lo que quieren los demócratas en este momento, pero eso se hará más claro a medida que los nuevos miembros presten juramento”, dijo Welles Orr, asesor sénior de comercio internacional en Miller & Chevalier, y ex Representante Comercial Adjunto de Estados Unidos bajo la presidencia de George H.W. Bush.

Publicidad

Los propios negociadores de Trump han expresado su optimismo de que los demócratas se sumen al acuerdo, en parte debido a las mejores normas laborales y a las protecciones ambientales en las que se ha trabajado.

“Creo que será aprobado. Y creo que va a ser aprobado con una mayoría sustancial”, dijo el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en la conferencia de prensa de Trump en Rose Garden en la que se anunció el acuerdo.

Recomendamos: Guajardo advierte de presiones para modificar lo acordado en el T-MEC

Negociaciones

El nuevo acuerdo comercial fue precipitado por la decisión de Trump de deshacerse del TLCAN original, que él llama el “peor acuerdo comercial” que se haya firmado. Los negociadores de los tres países comenzaron las conversaciones sobre su actualización hace más de un año.

Publicidad

El borrador del acuerdo, acordado en septiembre, difiere del acuerdo del TLCAN de 1993 en varios modos clave. Con respecto a las normas laborales y medioambientales, requiere que entre el 40% y 45% de las piezas de automóviles y camiones sean realizadas por trabajadores que ganan al menos 16 dólares por hora.

Además, México se ha comprometido a reconocer el derecho de los trabajadores a negociar colectivamente, y los tres países acordaron hacer cumplir los derechos reconocidos por la Organización Internacional del Trabajo.

La T-MEC enumera una serie de cuestiones que los tres países se han comprometido a abordar, incluida la pesca excesiva, el comercio ilegal de vida silvestre y la tala ilegal.

Grupos laborales como la AFL-CIO y grupos ambientales como el Sierra Club han expresado su preocupación sobre cómo se aplicarán esas nuevas normas, y algunos demócratas están de acuerdo.

Lee: EU intenta cambiar texto del acuerdo comercial, según una fuente canadiense

“La aplicación no existe... puede tener palabras bonitas pero [si] no hay manera de hacerlas cumplir, realmente no sirve de nada”, dijo Mark Pocan, representante de Wisconsin y presidente del Congressional Progressive Caucus, a principios de esta semana en un evento de la AFL-CIO.

Publicidad

Los cambios en la aplicación podrían ser hechos después de que se firme el acuerdo, ya sea en la aprobación legislativa o en un acuerdo paralelo entre los países, dijo Orr. Añadió que espera que el acuerdo finalmente sea aprobado en el Congreso.

“Será un proceso irregular, pero apuesto a que pueden encontrar una manera de avanzar”, dijo.

El exgobernador republicano de Misuri, Matt Blunt, ahora presidente del American Automotive Policy Council, dijo que era optimista acerca de que el nuevo acuerdo “ayudará a mantener la competitividad” de la industria. El grupo representa representa a Fiat Chrysler, GM y Ford.

Uno de los cambios más notables en el T-MEC tiene que ver con la forma en que se fabrican los automóviles y camiones. Para que un vehículo esté libre de aranceles, una mayor cantidad de sus partes tendrán que ser fabricadas en Norteamérica.

Recomendamos: México duda si habrá arreglo en guerra de aranceles con EU antes de firmar T-MEC

Blunt calificó las nuevas reglas de origen como “factibles”. Pero otros de la industria automotriz dijeron que la nueva restricción es compleja y que sería costosa de cumplir.

Publicidad

“Las automotrices deberán invertir en procesos elaborados para garantizar el cumplimiento de estas reglas”, dijo John Bozzella, presidente de la Association of Global Automakers.

Pero las compañías siguen preocupadas por los aranceles existentes sobre el acero y el aluminio extranjeros, lo cual Blunt dijo que eleva el costo de producción en Estados Unidos en 400 dólares por vehículo. Trump impuso los aranceles a principios de este año, argumentando que las industrias domésticas deben ser protegidas en interés de la seguridad nacional.

La industria automotriz también está preocupada por la amenaza de Trump de imponer nuevos aranceles sobre automóviles y partes importadas.

Los aranceles “tendrían un profundo efecto negativo en toda la industria y en la economía de Estados Unidos en general, eliminando los beneficios que podría generar el T-MEC.

El T-MEC incluyó un acuerdo paralelo que exime a Canadá y México de cualquier arancel nuevo que Estados Unidos aplique sobre automóviles en el futuro, siempre y cuando se importen dentro de un cierto umbral.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad