Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El derribo del dron estadounidense nos dice bastante sobre Irán

El hecho demuestra que cuando el país asiático decide invertir en defensa, lo hace en serio, de acuerdo con especialistas.
mié 26 junio 2019 05:04 AM
Dron poderoso.
Cada uno de los Global Hawk, el modelo del dron derribado, cuesta 110 millones de dólares y se necesitan tres personas para pilotearlo y operar sus sensores.

(CNN)- Una vez que se asentó el polvo, vimos que una de las lecciones más marcadas de la semana pasada transcurrió a 6,700 metros sobre el nivel del mar.

Se cree que el dron Global Hawk RQ-4A que los iraníes derribaron el jueves, 20 de junio , es el primero de los aparatos de vigilancia del Pentágono al que derriban. Fuera de que el incidente puso a Estados Unidos y a Irán en riesgo de entrar en guerra durante unas horas , también fue una prueba esclarecedora de que las capacidades militares del gobierno iraní han aumentado.

Publicidad

"Funcionan", dijo Jeremy Binnie, editor de Medio Oriente y el Norte de África de Jane's Defence Weekly, sobre las defensas antiaéreas iraníes. El incidente "pone de relieve que cuando los iraníes hacen una inversión, de verdad cuenta", dijo a CNN.

"Ya lo sabíamos con los misiles balísticos, pero al parecer también sucede con las defensas antiaéreas".

El RQ-4A no es precisamente un plato de tiro. Cada uno de los Global Hawk cuesta 110 millones de dólares y se necesitan tres personas para pilotearlo y operar sus sensores. Tiene una envergadura mayor a la de un Boeing 737 y un motor Rolls Royce que lo impulsa a alrededor de 800 kilómetros por hora mientras absorbe señales e imágenes, normalmente a casi 20,000 metros de altitud para mantenerse fuera del alcance de los misiles tierra-aire. Aunque se acercaran demasiado, tiene un receptor de advertencias de radar, un sistema de bloqueo de señales y un señuelo que va remolcando en su vuelo.

Sin embargo, su destrucción es indicio de la concentración discreta de Irán . Binnie destacó que por su tamaño, la aeronave "no es un blanco difícil en ese sentido". "Hace unos años, esto habría sido sorprendente, pero ahora, su equipo nuevo de defensa antiaérea es mucho más impresionante", agregó.

Publicidad

Aunque Irán no es una amenaza a largo plazo para las fuerzas armadas estadounidenses, casos como el derribo del dron demuestran que el gobierno iraní puede tener un efecto desproporcionadamente grande con esfuerzos muy concentrados y que es un adversario ciertamente capaz de sacar de balance a sus oponentes. Estados Unidos ganaría cualquier conflicto convencional a corto plazo, pero debería tener cuidado porque el ingenio iraní (o su perversidad, si estás en Washington) no permitirá que el conflicto sea "pan comido".

Pese a las disputas sobre el lugar preciso de los hechos, no hay duda de que el Cuerpo de Guardias Revolucionarios Iraníes (CGRI) se las arregló para destruir uno a las 4:05 a. m. del 19 de junio. Las fuerzas armadas estadounidenses publicaron un video para respaldar sus afirmaciones de que el hecho ocurrió a 34 kilómetros de la masa continental iraní más cercana y mostró una ruta de vuelo que indica que el dron espía nunca entró en territorio iraní. Por otra parte, el canciller iraní, Javid Zarif, tuiteó unas coordenadas que sitúan el ataque dentro de territorio iraní, cerca de la ciudad de Kuh-e Mobarak.

Lee: Irán pone a Donald Trump en un dilema entre la guerra y la paz

El CGRI señaló que usó un sistema de misiles tierra-aire "3º de Khordad"; en las redes sociales han estado circulando imágenes del sistema como símbolo del triunfo iraní sobre la tecnología no tripulada impresionante que los estadounidenses despliegan en la estratósfera todos los días.

Publicidad

El Khordad 3 se presentó en 2014, tiene un alcance de hasta 75 kilómetros y puede ascender 30 kilómetros, según reportes de los medios estatales iraníes. El Jane's Defence Weekly concluyó que el ataque probablemente se llevó a cabo desde un vehículo en movimiento, dado que Estados Unidos afirma que el misil se lanzó a una distancia de 70 kilómetros y que no hay ninguna instalación iraní en ese rango. En pocas palabras, Teherán eliminó a un dron espía estadounidense desde la caja de una camioneta muy sofisticada.

Recomendamos: Trump tiene dos estrategias para combatir las amenazas nucleares, ¿alguna sirve?

Aunque Estados Unidos ha mejorado enormemente su flota de drones desde que el Global Hawk inició operaciones en la Armada, hace 13 años, y con la próxima incorporación del MQ-4C Triton a su flota, Irán tiene misiles más avanzados que el que derribó al dron la semana pasada.

Diez días antes del incidente, Irán reveló una modificación con la que casi se duplica el alcance, también hecha en casa: el producto de una serie de hazañas de ingeniería inversa y de tecnología que este país asolado por las sanciones ha sustraído a lo largo de los años.

Binnie dijo que los iraníes habían comprado o desarrollado tecnología de radar que les había servido para mejorar su precisión en lanzamientos de larga distancia. "En realidad no entendemos cómo funcionan esos sistemas de dirección", dijo.

Lee: Las amenazas de Estados Unidos contra Irán preocupan a sus aliados europeos

Binnie agregó que el ángulo de ataque del misil indica, al parecer, que se acercó al dron desde el oeste y no lo persiguió por detrás, lo que indica que quien lo lanzó pudo haberlo dirigido hacia el dron con relativa eficiencia.

Esta no es la primera vez que Irán ataca la tecnología estadounidense. Derribó un dron indetectable RQ-170 en 2011 y se dice que recurrió a la ingeniería inversa para crear su propia variante a partir de los restos.

Al parecer no quedó mucho del RQ-4A para usar, pero la intercepción a 22,000 pies desmiente que este país esté "pasando por un infierno", como dice el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Fue tan solo uno de una serie de drones no tripulados muy costosos. Sin embargo, su derribo casi lleva a Estados Unidos a una guerra en la región una vez más, lo que expone lo importantes que son estos destellos de lo inesperado.

Publicidad
Publicidad