Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las protestas antiaborto llegan a Reino Unido, pero hay resistencias

Cada semana, activistas del grupo Sister Supporter en Manchester se apostan fuera de una clínica de interrupción del embarazo para enfrentar a los manifestantes en contra.
mié 10 julio 2019 05:04 AM
Legalidad
El aborto ha sido legal en Inglaterra, Gales y Escocia desde 1967, pero algunos grupos siguen oponiéndose al procedimiento.
Amy Woodyatt

LONDRES (CNN)- Monika Neall estaba afuera de una clínica de abortos en Manchester, Inglaterra, cuando vio a una mujer de veintitantos años salir a toda prisa. La mujer avanzó hacia un auto estacionado y de repente, se quedó helada.

En el piso, cerca de ahí, había fetos de plástico, velas e imágenes de mujeres mirando cariñosamente a sus bebés . La muchacha entró en pánico y llamó la atención de Neall. "Ese es mi auto", dijo, mientras la voz se le empezaba a quebrar.

Publicidad

La mayoría de los sábados, Neall se pone un chaleco rosa y se une a un grupo de mujeres de la organización de voluntarias Sister Supporter. Se apostan afuera de la clínica Marie Stopes en la ciudad del norte de Inglaterra para oponerse a las protestas antiaborto que se llevan a cabo ahí cada semana.

Neall cuenta que en ese fin de semana en particular, los manifestantes antiaborto bloquearon el auto de la mujer con sus letreros. "Ella estaba muy perturbada y era evidente que no tenía idea de qué hacer", dijo a CNN.

Neall dijo que se aseguró de que los manifestantes quitaran sus letreros para que la mujer pudiera subirse a su vehículo sin que la abordaran.

Lee: Aborto en EU: ¿qué es la enmienda Hyde y por qué Joe Biden la respalda?

"Seremos una zona de contención entre los manifestantes que están en la puerta principal de la clínica en caso de que las mujeres necesiten apoyo o si nada más necesitan ver que hay alguien más ahí, oponiéndose al mensaje", dijo Neall.

De acuerdo con los activistas, las mujeres que tratan de acceder a servicios de salud reproductiva en Manchester sufren de los peores acosos antiaborto que se han visto en Reino Unido.

"A lo largo de los pasados 14 años, las reuniones antiaborto afuera de la clínica [de Manchester] en particular han aumentado tanto en frecuencia como en cantidad de asistentes y también ha aumentado la conducta acosadora", dijo a CNN Franki Appleton, asesora de cabildeo y relaciones públicas de Marie Stopes Reino Unido.

Publicidad

"Hemos visto que ha habido un incremento en lo que supongo que se podría describir como tácticas americanizadas", agregó.

Los métodos que los manifestantes usan varían. "Había una mujer que solía sentarse en los escalones de la clínica y amamantar a su bebé como medio de intimidación", dijo Beth Redmond, voluntaria de Sister Supporter, a CNN.

Ley de Alabama permitirá el aborto solo si la vida de la madre está en riesgo

Appleton dijo que las protestas pueden incluir algo llamado "asesoría de banqueta", que es cuando los manifestantes interceptan a quienes tratan de entrar a la clínica para tratar de disuadirlos de acudir a sus citas.

Michael Freeley, representante local de 40 Days for Life, una organización internacional antiaborto, dijo a CNN que el objetivo central del grupo en sus protestas en Manchester era "orar discretamente afuera de la clínica por las madres y los niños y por el personal".

"A veces, algunos voluntarios pueden acercarse a alguien que va a entrar a la clínica para ofrecerle un folleto con información o líneas telefónicas en donde podría conseguir ayuda para dar en adopción o simplemente para el embarazo… para tener otras opciones", agregó.

Lee: "Aborto legal ya": la 'ola verde' vuelve a inundar Buenos Aires

El grupo 40 Days for Life se originó en Texas, Estados Unidos, en 2004, pero ahora organiza "vigilias" en países de Europa, África y Sudamérica.

Freeley insistió en que los miembros de su grupo no acosan a las mujeres afuera de las clínicas.

Publicidad

Zonas de exclusión

El aborto ha sido legal en Inglaterra, Gales y Escocia desde 1967, pero algunos grupos siguen oponiéndose al procedimiento.

Aunque algunas de las protestas se relacionan con movimientos internacionales antiaborto, otros grupos son locales y muchos están ligados a iglesias cercanas.

Para contrarrestar las protestas, Sister Supporter está buscando la implementación de una zona de exclusión —una orden de protección del espacio público (PSPO, por sus siglas en inglés)— alrededor de la clínica. El 20 de junio, un comité del Ayuntamiento de Manchester respaldó la petición y recomendó que se llevara a cabo una consulta formal respecto a la implementación de la PSPO.

Lee: Las normas sobre aborto, sin relación con muertes maternas en México: estudio

El comité determinó que "muchos manifestantes recurren a imágenes y modelos explícitos y perturbadores deliberadamente, incluidos aquellos que representan a fetos desmembrados", y que se han distribuido folletos que contienen "información engañosa". El comité también señaló que los manifestantes suelen seguir, registrar e interrogar a las mujeres que entran o salen de clínicas de aborto en la ciudad.

Según el comité, la siguiente etapa del proceso sería trabajar con todas las partes interesadas y llevar a cabo una consulta pública. "El uso de una PSPO es cosa seria y es nuestra responsabilidad garantizar que se usará justa y legalmente", agregaron.

A lo largo del año hay protestas en la clínica, pero se intensifican alrededor de la fiesta cristiana de Cuaresma, en la que grupos como 40 Days for Life se reúnen a diario afuera de las clínicas.

Robert Colquhoun, director de campañas internacionales de 40 Days for Life , negó que los miembros de su grupo acosen a las mujeres que quieren practicarse abortos y dijo a CNN a través de un correo electrónico que "los voluntarios locales de 40 Days for Life han organizado vigilias de oración pacíficas y legales afuera del centro de abortos Marie Stopes en Manchester desde hace diez años".

"Durante ese tiempo no hemos visto un solo caso confirmado de acoso de parte de alguno de nuestros voluntarios en ningún sitio de Reino Unido".

'Una decisión privada se transforma en un espectáculo público'

Pam Lowe, catedrática de Sociología e investigadora sobre salud reproductiva de la mujer en la Universidad de Aston, en Reino Unido, dijo a CNN que "los incidentes muy agresivos o violentos son muy raros. Pero eso no significa que no haya acoso, intimidación".

La conducta de la mayoría de los manifestantes antiaborto se equipara a "acoso en la vía pública", agregó. "Están llamando la atención sobre la clínica y lo hacen deliberadamente; específicamente se hacen llamar testigos públicos, quieren que la gente note a las mujeres que entran en la clínica", dijo Lowe a CNN. "Lo que esto provoca es que esta decisión privada se transforme en un espectáculo público", agregó.

El papa Francisco equipara el aborto a recurrir a un sicario

Lowe dijo a CNN que es difícil medir la intensidad de las protestas en las clínicas porque son muchos los grupos involucrados y recurren a tácticas variadas e impredecibles.

De hecho, la naturaleza de las protestas antiaborto está propiciando que algunas mujeres se unan a las contraprotestas.

Shanna Lennon, voluntaria de Sister Supporter, cuenta que tras involucrarse en una campaña por el derecho al aborto, antes de que se llevara a cabo el referéndum sobre el aborto en Irlanda en 2018, le perturbó enterarse de que las mujeres que quieren practicarse un aborto eran víctimas de acoso en Manchester, la ciudad en la que vive.

"Me perturbó totalmente que estuviera pasando tan cerca de mi casa", dijo. "Creía que era algo que solo pasaba en Estados Unidos".

Abigail Sheldon tenía 19 años cuando quedó embarazada y decidió practicarse un aborto. Al principio quiso hacérselo en la clínica Marie Stopes de Manchester que estaba a unos minutos de su casa, pero tras investigar un poco, descubrió que en la clínica se estaba llevando a cabo una protesta de 40 Days for Life.

"Le pedí a mi novio que fuera a ver cómo estaba, a ver si era intimidante", cuenta Sheldon a CNN. "Regresó y me dijo: 'Mejor vamos al hospital, no quiero que tengas más estrés, no en un día que evidentemente va a ser muy difícil y duro'".

Tras el procedimiento, Sheldon decidió ofrecerse como voluntaria de Sister Supporter. Dice que ver a los manifestantes antiaborto la enfurece.

"Es tratar de que las chicas piensen que no lo han pensado bien. Nadie está en esta situación pensando que es una decisión fácil. Nadie quiere hacerse un aborto. Ya es de por sí una decisión devastadora que hay que tomar, es una de las cosas más difíciles que probablemente tendrás que hacer en la vida", dijo.

Un debate nacional

Según datos del gobierno , 200,608 mujeres que viven en Inglaterra y Gales se practicaron abortos en 2018 y 4,687 no residentes se practicaron el procedimiento aquí.

Cada año, miles de irlandesas viajan con ese fin a ciudades del norte de Inglaterra, como Manchester y Liverpool. Aunque el aborto se legalizó en la República de Irlanda el año pasado, sigue siendo ilegal —incluso en casos de violación, incesto y anormalidades letales en el feto— en Irlanda del Norte, en donde sigue en vigor una ley restrictiva que data de 1861.

En septiembre de 2018, Sajid Javid, secretario del Interior de Reino Unido , rechazó los llamados a implementar una zona de protección nacional en todas las clínicas de abortos de Inglaterra y Gales.

En un comunicado por escrito, Javid reconoció que "las actividades de protesta pueden consistir en repartir modelos de fetos, desplegar imágenes explícitas, seguir a la gente, obstaculizar su camino e incluso agredirla", pero concluyó que "estas actividades no son la norma" y la mayoría de las actividades antiaborto son "de naturaleza más pasiva".

Pero según las clínicas de salud reproductiva y los proveedores de servicios de aborto, los incidentes que han ocurrido en Manchester no son aislados.

El Servicio Británico de Asesoría sobre el Embarazo (BPAS) reportó actividades de protesta en 47 clínicas, centros de salud u hospitales de Reino Unido desde 2017, tanto en pueblos como en grandes ciudades como Cardiff, Edimburgo, Leeds, Oxford y Brighton.

Adele Warton, gerente de unidad de tratamiento de una clínica del BPAS en Bournemouth, dijo a CNN que afuera de su clínica hay protestas todas las semanas.

"Algunos de los manifestantes han estado viniendo desde hace años. Tenemos a una señora mayor que teje botitas y las pone en los arbustos allá afuera", cuenta. "Suelen estar afuera con grandes carteles de fetos después del aborto. Es muy sombrío, visualmente".

"Los manifestantes también hablan con el personal. Una vez, uno siguió a una de las empleadas a su auto con un dictáfono preguntándole cómo se sentía después de asesinar bebés. Han causado daños a los autos […] les han puesto clavos a las llantas. Han […] arrojado lo que dicen que es agua bendita en la entrada de nuestros edificios".

De acuerdo con Warton, las protestas son un riesgo para la salud de las mujeres.

"Ha habido casos en los que algunas clientas quedan tan perturbadas por los manifestantes que no pueden proceder con su tratamiento y lo posponen a la siguiente semana. Esto tiene efecto en el factor de riesgo porque entre más avanzado esté el embarazo, más alto es el riesgo", dijo Warton.

Varios cabildos británicos han tomado medidas para detener estas protestas. En abril de 2018, la delegación de Ealing, en el oeste de Londres, aprobó la implementación de la primera PSPO del país alrededor de una clínica de Marie Stopes que ofrece servicios de aborto. En marzo de 2019, también se implementó una PSPO alrededor de una clínica de Richmond, Londres.

La presencia de manifestantes contra el aborto ha tenido "un efecto perjudicial en quienes acceden a la clínica, en quienes trabajan en la clínica y en quienes viven, trabajan o pasan por la zona", dijo un portavoz del cabildo de Ealing a CNN.

La Good Counsel Network, un grupo antiaborto que ha coordinado algunas de las protestas en la zona, impugnó la PSPO de Ealing, de acuerdo con una vocera del cabildo.

Claire McCullough, miembro de Good Counsel Network, dijo a CNN que el grupo no acosa a las mujeres en los centros de aborto. "Hemos tenido un testigo en Ealing desde hace 24 años. La falta de advertencias, amonestaciones o arrestos en ese lapso indica que nuestra conducta no es acoso", señaló en un correo electrónico.

McCullough dijo que su grupo ofrece alternativas a las mujeres que están pensando en abortar, así como asistencia práctica y apoyo y que sus miembros reparten folletos en los que se detallan las opciones afuera de los centros de aborto.

Alithea Williams, portavoz del grupo antiaborto Society for the Protection of Unborn Children (SPUC), dijo a CNN que "la SPUC no celebra ni organiza vigilias de oración afuera de las clínicas de aborto, pero respalda los derechos de los provida a ser testigos y ofrecer ayuda pacíficamente a las mujeres que la necesitan".

"Esta clase de prohibición es una mala noticia para la libre expresión y, lo más importante, es una mala noticia para las mujeres, a quienes se les negará la ayuda que no reciben en ninguna otra parte", dijo.

Las mujeres de Manchester no están de acuerdo. Lennon dijo a CNN: "Idealmente, no habría nadie afuera de esa clínica, ese es el sueño. Todas queremos recuperar nuestras mañanas de sábado, ¿saben? Nos encantaría no estar ahí".

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad