Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Lo que el proceso de destitución de Nixon nos puede enseñar del de Trump

Un porcentaje todavía muy bajo de republicanos está de acuerdo con seguir un procedimiento al presidente, algo muy parecido a lo que sucedió en los 70.
vie 11 octubre 2019 05:04 AM
U.S. President Trump speaks to reporters as he departs the White House in Washington
Los siete senadores repuiblicanos que estuvieron a favor de destituir a Nixon eran abrumadoramente moderados, mucho más que cualquier republicano de la actualidad.

Harry Enten

¿Los republicanos estarán de acuerdo alguna vez en seguirle un procedimiento de destitución a Donald Trump y retirarlo de la presidencia de Estados Unidos? Esa es la pregunta que tendríamos que estar haciendo dado que Trump no se irá a menos que muchos senadores republicanos estén a favor.

Es probable que los legisladores republicanos solo lo hagan si muchísimos electores republicanos están a favor. La historia indica que será una montaña difícil de escalar, pero no imposible.

Publicidad

Solo el 11% de los republicanos están a favor de seguirle un procedimiento a Trump y destituirlo en el promedio de las encuestas que se han llevado a cabo desde que comenzó la investigación en la Cámara de Representantes, en septiembre.

Pese a todo, ese 11% es muy cercano al 12% de los republicanos que estuvieron a favor de seguirle el procedimiento a Nixon y destituirlo de la presidencia en una encuesta que Gallup llevó a cabo a finales de noviembre y principios de diciembre de 1973, luego de que la Comisión de Justicia de la Cámara de Representantes iniciara la investigación del procedimiento de destitución de Nixon a finales de octubre de ese año.

El episodio de Nixon es esclarecedor porque revela que la cantidad de republicanos que estaban a favor de seguirle el procedimiento y destituirlo se movieron hasta muy avanzado el proceso. Menos del 20% de los republicanos estaban a favor de seguirle procedimiento y destituir a Nixon antes de mediados de 1974.

Para principios de agosto de 1974, alrededor del 30% de los republicanos estaba a favor de seguirle procedimiento y destituir a Nixon, tanto en las encuestas de Gallup como en las de Harris. Nixon dejaría la presidencia ese mismo mes.

Lee: La Casa Blanca bloquea un testimonio clave en el proceso de destitución

Ahora, podríamos analizar el drama de Nixon y creer que las cifras con Trump también podrían moverse tarde. De hecho, hay razones para creer que las cifras de Trump entre los republicanos no son tan sólidas. Ya hemos visto que el apoyo de los republicanos a la investigación subió de menos del 10% antes de que comenzara, a poco más del 15% en el promedio de encuestas actuales. (El respaldo a la investigación del procedimiento de destitución es mucho más alto en el resto del espectro político que el respaldo al acto mucho más amplio de seguirle procedimiento a Trump y destituirlo de la presidencia).

Publicidad

Sin embargo, no estoy seguro de que sea cosa de nada más ver que las cifras respecto a la investigación se mueven y pensar que se moverán también a favor de seguirle procedimiento y destituirlo.

Aunque el 30% de los senadores republicanos estuvieran a favor de destituir a Trump, no bastaría para hacerlo. La composición actual del Senado es de 47 legisladores en la bancada demócrata y 53 en la bancada republicana. Se necesita el voto de 67 senadores para destituir a Trump . Si suponemos que los 47 senadores demócratas votan a favor, todavía necesitaríamos que 20 senadores republicanos (el 37%) voten a favor de destituir a Trump. (Debido a la composición del Senado en 1974, tan solo se habrían necesitado 10 senadores republicanos, el 23%, para destituir a Nixon si todos los senadores de la bancada demócrata hubieran votado a favor de su destitución).

Recomendamos: Las acusaciones clave del caso Ucrania son ciertas, aunque Trump lo niegue

Más aún, hay que analizar quiénes fueron los republicanos que estuvieron a favor de la destitución de Nixon en 1974. No sé de ninguna encuesta que examine por ideología el apoyo de los republicanos a la destitución, pero podemos examinar a los siete miembros de la Comisión de Justicia de la cámara baja que votaron a favor de al menos una de las causales de destitución en contra de Nixon (hubo diez legisladores republicanos que votaron en contra de todas).

Publicidad

Los siete que estuvieron a favor de destituir a Nixon eran abrumadoramente moderados. De hecho, si nos guiáramos por al menos un ejemplo en su historial de votaciones, estos siete eran más moderados en promedio que cualquier diputado republicano actual. Estos siete también eran más moderados que cualquier senador republicano actual, con la excepción de la senadora Susan Collins, de Maine.

No obstante, la ideología no lo es todo y no es fácil comparar épocas, pero esto nos dice mucho sobre la situación actual de los sondeos sobre el procedimiento de destitución entre los republicanos.

Como observé a principios de octubre , la encuesta de CNN reveló que los republicanos moderados y los liberales eran el grupo que más estaba a favor de seguirle el procedimiento a Trump y destituirlo y también fueron el grupo que más se movió al respecto. Casi uno de cada tres de los republicanos moderados/liberales estaba a favor de seguirle procedimiento a Trump y destituirlo a finales de septiembre. Esa cifra aumentó un 16% respecto a mayo. Tan solo el 1% de los republicanos muy conservadores estaba a favor, cifra que de hecho bajó un 2% respecto a mayo. Este grupo de republicanos muy conservadores es la base de Trump.

Lee: El proceso de impeachment de Trump amenaza con ser más divisivo que el de Nixon

Esta parte moderada/liberal del Partido Republicano representa alrededor de una tercera parte de los republicanos de todo el país. Sin embargo, como ocurre en el Congreso, su porcentaje en el electorado republicano se ha reducido tremendamente. En 1974, los republicanos moderados/liberales componían alrededor del 50% de los republicanos de todo el país. Por otro lado, los muy conservadores subieron de menos del 10% en la era de Nixon a casi un tercio de los republicanos de todo el país en la actualidad.

El aumento de los que se autodenominan muy conservadores en las filas republicanas es una de las principales razones por las que será más difícil convencer a los republicanos de seguirle procedimiento a Trump y destituirlo de lo que fue en el caso de Nixon.

Es difícil que muchos senadores republicanos cambien de opinión si no cambian de opinión los electores muy conservadores. No será necesario convencer a cerca del 50% de los muy conservadores de seguirle procedimiento a Trump y destituirlo para que los senadores republicanos cambien de opinión, pero el 1% no bastará.

Tenemos que esperar a que el procedimiento de destitución avance un poco más para saber si habrá un cambio entre los republicanos. Si lo hay, lo más probable es que los muy conservadores sean los últimos en cambiar de opinión.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad