Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Irán lleva a cabo una "represión sangrienta", denuncia Amnistía Internacional

El gobierno ha sofocado las protestas contras las alzas de los combustibles de una manera no vista en décadas, de acuerdo con un informe de la organización.
mar 03 diciembre 2019 04:09 PM
¿Demasiado violentos?
Las imágenes que se publicaban en redes sociales dejaban ver a los manifestantes arremetiendo contra edificios gubernamentales y prendiéndoles fuego, lo que reforzó el mensaje del gobierno: "son demasiado violentos".

Sheena McKenzie

Los iraníes están bien acostumbrados a las protestas. Pero rara vez la respuesta del gobierno ha parecido tan brutal como ahora.

Hace poco más de dos semanas, comenzaron las manifestaciones contra el aumento estratosférico del precio del gas y se transformaron en un movimiento nacional de protesta contra el gobierno.

Publicidad

El gobierno actuó rápido, desconectó el internet y desencadenó lo que Amnistía Internacional (AI) describió como "una represión sangrienta" . La organización de derechos humanos estimó el lunes, 2 de diciembre, que según "reportes creíbles", han muerto al menos 208 manifestantes en 21 ciudades.

La cancillería iraní no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios sobre el informe de AI.

Lee: Las protestas en Irak y Líbano tumbaron gobiernos, pero la lucha apenas empieza

Es imposible que quienes no pertenecen al gobierno iraní confirmen la cifra exacta de muertos. El New York Times reportó que según datos de grupos opositores, organizaciones de derechos humanos y periodistas locales, ha habido al menos 180 y es posible que hayan muerto 450 personas o más en los cuatro días posteriores al 15 de noviembre.

Para poner estos estimados en contexto, los activistas dijeron que durante los varios meses que duraron las protestas de 2009 por los resultados de las elecciones, murieron 72 personas (más del doble que la cifra oficial del gobierno). Luego de un fin de semana de protestas violentas, en diciembre de ese año, la cifra oficial de muertos fue de ocho.

El gobierno iraní no respondió a la solicitud de comentarios sobre la cifra de muertos; sin embargo, el líder supremo, el ayatolá Jamenei, dijo que "varias" personas habían muerto en las protestas.

Publicidad

Oscuridad digital

En el pasado siglo, los iraníes se han manifestado por toda clase de cuestiones políticas, sociales y económicas. Sanam Vakil, subdirectora del programa para Medio Oriente y África de Chatham House, un centro de estudios británico, dijo a CNN que "protestar es, efectivamente, parte de la cultura iraní".

Lee: Del ISIS a las FARC: estas son las organizaciones que EU considera terroristas

Ahora, los expertos dicen que parece que la larga historia de protestas se ha encontrado con un grado de brutalidad que entra en territorios inexplorados, incluso para los estándares radicales de la república islámica.

"Este es un régimen que ha sido represor desde hace cuatro décadas", dijo Vakil. "Pero parece que esta última ronda [de medidas enérgicas] rebasó el límite" por su "venganza y brutalidad" expedita.

La suspensión del servicio de internet que el gobierno implementó durante una semana —que ya se levantó, según Netblocks, una organización no gubernamental que está al tanto de la gestión del internet— también dificultó la difusión de reportajes sobre la represión.

Recomendamos: Los jóvenes iraquíes y libaneses no solo exigen una sociedad mejor: la crean

Pese a la oscuridad digital, se han filtrado algunos testimonios sobre la violencia. Sin embargo, es difícil "hilarlo todo", dijo Vakil, quien agregó que los medios "siguen tratando de ponerse al día" con los hechos.

Muchos activistas también se muestran renuentes a compartir sus historias por el "clima de miedo" extremo, agregó Vakil. También les han advertido a los familiares de las víctimas que no hablen con la prensa e incluso que no celebren funerales para sus seres queridos, según Amnistía Internacional.

Publicidad

Qué dicen los ciudadanos iraníes

Ha sido difícil determinar los puntos de vista de los manifestantes y de los civiles ordinarios. Al principio, las imágenes que se publicaban en redes sociales dejaban ver a los manifestantes arremetiendo contra bancos, gasolineras y edificios gubernamentales y prendiéndoles fuego. Todo esto sirvió para reforzar el mensaje del gobierno de que "se volvieron demasiado violentos" y las autoridades "no tuvieron más opción que reaccionar de esta manera", de acuerdo con Vakil.

Lee: Irán dice que uno de sus petroleros fue alcanzado por misiles

El domingo, 1 de diciembre, el gobierno iraní informó que había arrestado a 25 manifestantes y que confiscó tres armas de fuego en la provincia occidental de Kurdistán, según la agencia noticiosa semioficial Fars. La Policía señaló que los manifestantes estaban involucrados en "motines", según reportes de Fars.

La televisora estatal Press TV también ha transmitido en vivo los mítines progobierno en Teherán. Sin embargo, algunos civiles iraníes declararon para CNN que la reacción desproporcionada del gobierno fue lo que generó problemas para la vida cotidiana. Aunque el gobierno trasladó algunas de las funciones esenciales en línea a la Red Nacional de Información del país —una intranet nacional centralizada—, la conectividad estuvo afectada varios días.

Saman, de 33 años, solamente dio su nombre de pila por razones de seguridad. Le dijo a CNN que la suspensión del servicio de internet interrumpió las negociaciones con las empresas extranjeras. "No queríamos decirles que teníamos problemas en Irán para que no les diera miedo tratar con nosotros", cuenta.

Lee: Todos pierden con una guerra entre Estados Unidos e Irán

Una mujer, que pidió que se la identificara simplemente como Sara por razones de seguridad, también dijo que la suspensión del servicio de internet es "una pesadilla" para las comunicaciones laborales y cotidianas. Agregó que piensa que el gobierno debería reconocer el descontento de los manifestantes de ahora en adelante. "Creo que el gobierno puede decir al menos que ha escuchado a los manifestantes", dijo a CNN. "En vez de reprimir a los manifestantes, pueden escucharlos y tratar de resolver los… tratar de encontrar una solución para sus demandas y sus problemas", añadió.

Mir Hossein Mousavi, líder de la oposición que encabezó el Movimiento Verde de 2009 en Irán y que ha estado bajo arraigo domiciliario desde 2011, comparó al líder supremo actual del país con el Shá, a quien derrocaron en la revolución islámica de 1979, y llamó al gobierno a responder a las exigencias de los manifestantes.

"Quejarse y aprovechar la excusa de la guerra mundial no es una respuesta convincente para la gente, estas ilusiones no pueden sanar las heridas profundas y peligrosas que se han infligido", dijo.

Por ahora, parece que las protestas se han calmado. Pero el país sigue sobre terreno peligroso, su economía está muy afectada por las sanciones estadounidenses que han provocado que la moneda se devalúe, los precios aumenten y se generalice la escasez de alimentos.

Sam Kiley y Nada Altaher, de CNN, contribuyeron con este reportaje.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad