Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El Parlamento británico finalmente sella el 'brexit'

Con el acuerdo aprobado por la Cámara de los Comunes, el Reino Unido por fin se separará de la Unión Europea el 31 de enero, después de 40 años en el bloque.
jue 09 enero 2020 04:33 PM
Cambios
El plan de Johnson es esencialmente el mismo que el de May, pero reemplaza su mecanismo de respaldo irlandés del norte con una frontera aduanera de facto en el Mar de Irlanda.

La Cámara de los Comunes de Reino Unido votó abrumadoramente a favor del acuerdo para el brexit del primer ministro Boris Johnson, finalmente allanando el camino para que el Reino Unido abandone la Unión Europea a finales de este mes después de más de cuatro décadas de membresía.

El acuerdo despejó su mayor obstáculo con la votación que siguió a una tercera lectura en el Parlamento, en la que 330 votaron a favor y 231 en contra, poniendo fin a tres años de disputas políticas tras el referéndum del brexit de 2016.

Publicidad

Durante un año, el texto inicialmente negociado por la anterior primera ministra Theresa May, y modificado por Johnson tras su llegada al poder en julio, había sido reiteradamente rechazado por el Parlamento, lo que obligó a tres aplazamientos y provocó una profunda crisis política.

Recomendamos: 10 momentos económicos de la última década

Pero el jueves, gracias a la aplastante mayoría que el primer ministro conservador logró en las legislativas anticipadas de diciembre, el proyecto de ley que traduce a la legislación británica el acuerdo de divorcio con Bruselas fue aprobado sin dificultades.

"Este proyecto de ley asegurará nuestra salida de la Unión Europea con un acuerdo que dé certeza a las empresas, proteja los derechos de nuestros ciudadanos y garantice que recuperemos el control de nuestro dinero, nuestras fronteras, nuestras leyes y nuestra política comercial", afirmó al cerrar los debates el ministro encargado del Brexit, Steve Barclay.

El plan de Johnson es esencialmente el mismo que el de May , pero reemplaza su mecanismo de respaldo irlandés del norte con una frontera aduanera de facto en el Mar de Irlanda entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido, que fue un punto conflictivo en el acuerdo de May.

El texto pasará la semana que viene a la Cámara de los Lores, donde tampoco debería encontrar contratiempos. Se prevé que el proceso concluya, con la firma de la ley por la reina Isabel II, el 22 o 23 de enero.

Publicidad

Así, el 31 de enero, tres años y medio después del referéndum de 2016 en que 52% de británicos votó por el brexit, el Reino Unido pondrá fin a 47 años de tumultuosa relación con la UE.

Lee: ¿Puede un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos salvar al Reino Unido?

Y el bloque, por primera vez en su historia, perderá un país miembro y ganará un poderoso competidor comercial y financiero a sus puertas.

Una mayor desregulación

Carismático y controvertido, Johnson, de 55 años, que antes que primer ministro fue canciller y alcalde de Londres, acumuló los reveses políticos y judiciales en los primeros meses de su mandato, cuando heredó el frágil gobierno minoritario de May.

Pero triunfó donde ella había fracasado: logró renegociar con la UE un acuerdo que los 27 afirmaban inmutable y, después, impulsado por unos votantes hastiados del bloqueo político, logró los 365 diputados que, en una cámara de 650 , le permiten aprobar lo que se le antoje.

La oposición, liderada por un Partido Laborista en busca de nuevo líder tras sufrir su peor derrota electoral desde 1935, afirma que el acuerdo de brexit será utilizado como "un ariete" para llevar a cabo una mayor desregulación.

Pero no logró enmendarlo y, con los laboristas sumidos en una crisis de identidad, en los últimos días tampoco lo intentó con mucha convicción.

El acuerdo, que permite un divorcio suave y una transición hasta diciembre de 2020 para evitar rupturas abruptas y negociar la futura relación, debe ser también ratificado por el Parlamento Europeo.

Publicidad

Duras conversaciones por delante

El texto recoge entre otras cuestiones los derechos de los ciudadanos europeos en el Reino Unido y los británicos en la UE, la factura -de unos 39.000 millones de libras- que Londres deberá pagar para honrar sus compromisos financieros con el bloque y el modo de mantener abierta la frontera terrestre en la isla de Irlanda.

Recomendamos: El reto de Boris Johnson será no fragmentar más al Reino Unido

Tras el brexit, Londres y Bruselas emprenderán una segunda, y más complicada, fase de negociación, la de su futura relación.

Johnson prometió concluirla antes de finales de año para no tener que ampliar el periodo de transición.

"Después de haber esperado más de tres años para realizar el brexit, los ciudadanos británicos y europeos esperan con razón que las negociaciones sobre un ambicioso acuerdo de libre comercio terminen a tiempo", le dijo el miércoles a la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Esta, que viajó por primera vez a Londres tras asumir el cargo en diciembre, dejó sin embargo claro que el tiempo es insuficiente para alcanzar un acuerdo completo de libre comercio.

"Tenemos duras conversaciones por delante y cada lado hará lo que sea mejor para él", dijo la alemana. Y advirtió de que Londres podría perder su acceso al mercado europeo si insiste en concluirlas antes de finales de año.

Con información de AFP y CNN

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad