Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Tras el juicio político, nos espera un Trump más impredecible

El presidente estadounidense utilizará esta nueva victoria sobre los demócratas para impulsar su camino a la reelección en los comicios de noviembre.
vie 07 febrero 2020 05:04 AM

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue absuelto de delitos graves en su juicio político el miércoles, lo que le dio un nuevo triunfo político frente a sus rivales demócratas y allana su camino a la reelección.

A partir de ahora y hasta los comicios del 3 de noviembre podemos esperar un Trump todavía más radical en temas como migración y proteccionismo económico, indicaron especialistas consultados por Expansión.

Publicidad

"Donald Trump salió (del proceso de destitución) reforzado, salió con un aura de intocable, no importa haga lo que haga. Se espera que Donald Trump se sienta con manga ancha para seguir cometiendo los mismos actos por los que fue acusado, ya sin restricción alguna", indicó el abogado Luis Pérez de Acha.

Lee: Trump llama "perversos y viles"a los demócratas tras ser absuelto

También los críticos de Trump en Washington han dicho que es probable que el efusivo presidente abuse ahora del poder de su cargo sin temor.

"No va a cambiar", dijo Adam Schiff, el congresista demócrata que dirigió el caso de juicio político. "Un hombre sin carácter o brújula ética nunca encontrará su camino", opinó, de acuerdo con la agencia AFP.

Rick Wilson, un estratega republicano que se opone a Trump, escribió el miércoles una columna en el diario Daily Beast en la que imaginó a un Trump "desquiciado y desatado" soñando que "la venganza se acerca".

En fotos: La tensión entre Trump y Pelosi marca el Estado de la Unión

El presidente era acusado de abusar su poder presidencial al presionar a su par ucraniano, Vladimir Zelenski, para que iniciara una investigación en contra del ex vicepresidente Joe Biden, quien busca la candidatura demócrata a la presidencia.

Al salir ileso del proceso de destitución por este caso, así como librar acusaciones en el corto plazo por la investigación de Robert Mueller sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016, el presidente Trump tiene la carta abierta para tomar más acciones que rayen el límite de la legalidad, opina la académica de la Universidad Iberoamericana, Aribel Contreras.

Publicidad

"Esta es la tendencia: agudizar el discurso discriminatorio, nacionalista, proteccionista en términos comerciales, en racistas. En términos legales, él cree que puede hacer lo que se le dé la gana, pues cuenta con el apoyo de los republicanos y no pasa nada. De él todo se puede esperar".

La especialista señala que en términos de política exterior, el presidente seguirá usando una diplomacia coercitiva. El martes, dio muestras de ello durante su discurso del Estado de la Unión.

Lee: El retraso en las primarias demócratas en Iowa desata las burlas de Donald Trump

Durante la ceremonia, el presidente estadounidense amenazó al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela y dio un espaldarazo como gobernante legitimo del país a Juan Guaidó, quien estaba entre los invitados.

"Maduro es un gobernante ilegítimo, un tirano que brutaliza a su pueblo. Pero el dominio de la tiranía de Maduro será aplastado y roto", dijo el presidente antes de presentar a Guaidó.

Al interior, Trump reforzará su discurso antiinmigrante, con el fin de complacer a las bases políticas que lo llevaron a la presidencia en el 2016, consideró la especialista de la Ibero.

Recomendamos: Trump respalda a Guaidó, pero su plan para Venezuela genera dudas

"Dirigirá sus discursos hacia lo que los votantes quieren escuchar: un discurso antiinmigrante, que fortalece la discriminación, el racismo, el clasismo, el sexismo porque le funcionó en el 2016, por lo tanto, ¿qué nos hace creer que no le va a funcionar ahora? La narrativa para él ha sido exitosa", señaló Contreras.

Contreras dijo que los buenos resultados económicos de Estados Unidos, de los que Donald Trump presumió el martes, también servirán para apuntalar esta narrativa.

Maureen Dowd, una columnista veterana del New York Times y a menudo muy crítica de Trump, calificó al magnate republicano de un "Godzilla" listo para volverse salvaje.

"El Partido Republicano ahora ha perdido cualquier control que pudiera ejercer sobre este presidente, cualquier supervisión que pudieran tener", escribió.

Publicidad

Pero John Mueller, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Ohio, dijo a la agencia AFP que la clase política de Washington debería respirar profundamente.

"Dudo que Trump se sienta más liberado", consideró Mueller. "Ya ha atropellado las normas de inmigración, de aranceles, etc.. Puede que haya aprendido su lección", opinó.

El costo para los republicanos

Los libros de historia registrarán que la mayoría del Senado dominado por los republicanos absolvió al presidente de los dos cargos de los cuales había sido acusado: abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Para Trump, el veredicto respalda su insistencia en que no hizo nada malo al tratar de que Ucrania investigara a su rival electoral demócrata Joe Biden, aunque varios republicanos reconocieron que el comportamiento de Trump había sido incorrecto, si bien no merecedor de destitución.

"Si bien es cierto que había pruebas para comprobar los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso de Trump, también es cierto que hoy en Estados Unidos prevalece la justicia por encima de la ley", indicó Contreras.

Sólo uno de los senadores del partido de Trump, Mitt Romney, rompió filas para condenar la actitud y votar en su contra en el juicio . Trump no tomó nada bien este gesto, ya que el senador por Utah fue blanco de las críticas del presidente durante su mensaje de "celebración" en la Casa Blanca este jueves.

"El único que votó (con los demócratas) fue un tipo que no puede soportar el hecho de que protagonizó una de las peores campañas en la historia", dijo el presidente en referencia a Romney, quien contendió por la presidencia en 2012, elección que perdió ante Barack Obama.

"Es una muestra de que él (Romney) actúa apegado a derecho y actúa apegado a sus principios, sin embargo el costo político va a ser muy alto (...). Moralmente habla muy bien de él, pero políticamente habla muy mal de la lealtad a su partido", señaló Contreras.

Sin embargo, Romney tiene poco que perder en el corto plazo, pues su escaño en el Senado no estará en juego en los comicios de noviembre, recuerda Pérez de Acha.

Con información de AFP

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad