Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

James Poniewozik: "Sin la TV, Trump sería un corredor de bienes raíces más"

El jefe de crítica de televisión de The New York Times explica cómo el presidente de Estados Unidos usó el poder de los medios para llegar a la Casa Blanca.
vie 21 febrero 2020 05:02 AM
La imagen de un hombre de negocios
Para el crítico de televisión, el triunfo de Donald Trump fue comprender

Donald Trump entró en los medios de comunicación mexicanos con una declaración que marcaría siempre su relación con este país en 2015, justo el día que lanzó su campaña a la presidencia de Estados Unidos.

“Cuando México nos envía a su gente, no están enviando a la mejor. Están enviando gente que tiene muchos problemas, y que trae esos problemas con nosotros. Traen drogas. Traen crimen. Son violadores. Y algunos, asumo, son buenas personas”, dijo el entonces aspirante republicano, con lo que entró a la cotidianidad del periodismo mexicano.

Sin embargo el millonario neoyorquino ha estado presente en la cultura popular estadounidense desde hace casi 40 años, en los que ha aparecido desde reality shows como The Apprentice, hasta como comentarista político de la cadena conservadora Fox News.

Recomendamos: Roger Stone, el ex asesor de Trump, es sentenciado a más de tres años de prisión

El jefe de crítica de televisión del New York Times, James Poniewozik, muestra en su libro Audience of One (2019), que el hecho de que Trump fuera una figura mediática tan prominente fue clave para su triunfo electoral en 2016.

De acuerdo con Poniewozic, Trump supo entender que en una cultura tan mediatizada como la estadounidense al final del siglo XX y al inicio del siglo XXI “ la apariencia era la realidad”, por lo que utilizó las herramientas de la televisión a su favor, dijo el periodista en entrevista con Expansión.

“La posibilidad de hablar de un presidente Trump no podría ser concebida sin la televisión. Sin la televisión, él solo sería un tipo que maneja su negocio de bienes raíces en Nueva York”, explicó el crítico, quien visitó México como parte de la Cátedra Francisco I. Madero de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Recomendamos: Los miembros del gabinete de Donald Trump que pasaron del amor al odio

Desde 1980, el ahora presidente estadounidense comenzó a parecer en talk shows, comedias de situación e incluso en películas, como la imagen prototipica del hombre rico. Para el especialista, Donald Trump supo aprovechar la cultura altamente mediatizada de Estados Unidos, por lo que pudo construirse un personaje de hombre de negocios exitoso, aunque en la realidad sus emprendimientos no iban tan bien.

Publicidad

"Y él (Trump) era mucho más exitoso como símbolo que como un verdadero hombre de negocios. Hay muchos hombres de negocios en el negocio de los bienes raíces en Nueva York, pero él es el famoso. Él es el que aparece, sabes, en las comedias de situación, en Saturday Night Live, especialmente al principio de la década de 1990", señala el presidente.

Como ejemplo de esa construcción de un personaje, Poniewozik usa el cameo de Donald Trump en Mi pobre angelito 2, una película de 1992.

Cameo de Donald Trump en Mi Pobre Angelito

"En Mi pobre angelito 2, en esa escena Trump está en caminando a través del Plaza Hotel, Macaulay Culkin está perdido en Nueva York y le pide instrucciones al tipo. La broma ahí es que no reconoce a Donald Trump. '¿Cómo el niño no sabe quién es Donald Trump? Todo sabemos quién es porque es famoso, es el dueño del Plaza Hotel'. Bueno, en la época en que la película fue estrenada, el Plaza Hotel estaba en la bancarrota y él lo tuvo que vender", recordó Poniewozik.

Sin embargo, la emergencia de Donald Trump como una figura política tuvo que esperar más de 20 años, hasta el final de la década de los 2000. Para hacerlo, Trump supo aprovechar un entorno donde la las posiciones políticas estaban más polarizada que nunca.

Lee: Tras el juicio político, nos espera un Trump más impredecible

En primer lugar, el ecosistema de medios cambio. Primero se pasó de un modelo con solo tres canales de televisión con audiencias de millones de personas, a uno con docenas de canales en el cual cada uno de hablaba a una audiencia en particular.

Publicidad

"Es importante decir que Donald Trump no se creó a sí mismo. Tuvo muy buen timing y tomó ventaja de esto, pero la noción de que solamente puedes confiar en tu noticiero de cabecera y puedes ignorar todo lo demás, que no tienes porque involucrarte, es una estrategia de negocios y mercado implementada por Fox News por más o menos 20 años".

Fue justo en este canal, en Fox News, donde Trump inició su carrera como comentarista político y como crítico del gobierno de Barack Obama.

Lee: Trump llama "perversos y viles"a los demócratas tras ser absuelto

"Y él le hablaba, particularmente desde Fox, al ala más culturalmente conservadora del Partido Republicano, gente que a través de Fox News y otros medios conservadores se nutría de sus propios intereses, un sitio donde la política es discutida como una guerra intensa de nosotros contra nuestros enemigos. Donald Trump, como personaje público, que como personaje peleaba, ganaba (...) ese tipo de personaje se ajustaba muy bien con lo que esta audiencia política estaba buscando", explicó.

Este proceso de polarización se acelero gracias a las redes sociales, como Twitter y Facebook, algo que también Trump aprovechó cuando lanzó su campaña a la presidencia.

"En las redes sociales, cada uno es un canal. (...) Yo elijo a quien sigo, tú eliges a quien sigues, vemos algo que refleja nuestros intereses. Los algoritmos de estos sitios, como —Facebook, Twitter y YouTube— aprenden lo que nos gusta, nos muestran más de eso, refuerzan nuestros intereses, nuestras creencias políticas y sociales".

En este tipo de contexto, medios que tiene una pretensión de conciliación o de mayor uniformidad, como el New York Times o la NPR, tienen un camino cada vez más duro para alcanzar audiencias que no quieren escuchar algo que contradiga su forma de pensar.

"En la práctica, los conservadores, los que son los seguidores más intensos de Donald Trump, generalmente no lo escuchan. Simplemente ven la fuente y lo descartan. “Ah, esto es de CNN, son noticias falsas”. “Esto es del New York Times, es fake news, no cuenta”.

Donald Trump está tomando ventaja de ello para dirigir su campaña de reelección, pues a diferencia de otros presidentes, él no ha dejado de hablarle a sus bases desde que llegó a la Oficina Oval.

“Donald Trump sigue en el modo de político de TV con el discurso ‘somos nosotros contra nuestros enemigos y yo soy el presidente que nos va a guiar contra nuestros enemigos’ Si tú has gastado 20 años de tu vida viendo Fox News eso es lo que crees que se supone que la política debe ser y finalmente hay un presidente que hace política de la manera en que lo vimos en la televisión”, señaló el especialista.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad