Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Francia eleva a máximo su alerta terrorista después de un atentado en Niza

El ataque con cuchillo, cometido en una iglesia, provocó la muerte de tres personas, al menos una de ellas degollada.
jue 29 octubre 2020 09:42 AM

Tres personas murieron, al menos una de ellas degollada, este jueves en un ataque con cuchillo en una iglesia en pleno corazón de Niza, en el sureste de Francia, sacudida nuevamente tras la decapitación de un profesor a manos de un islamista hace dos semanas.

Tras el ataque, tachado de "cobarde" y "salvaje" por el primer ministro francés Jean Castex y condenado por el Vaticano, el gobierno decidió elevar el nivel de seguridad en todo el país a "urgencia atentado", que corresponde a un estado de vigilancia máxima.

Publicidad

El atacante irrumpió hacia las 9:00 am locales (2:00 am, hora de la Ciudad de México) armado con un cuchillo en la basílica Notre-Dame de la Asunción, en pleno corazón de esta ciudad de la Riviera Francesa que hace 4 años fue blanco de un ataque yihadista que dejó 86 víctimas.

El hombre mató a dos personas dentro de la iglesia, en el centro de la ciudad, y a otra persona fuera del templo, antes de ser herido y detenido por agentes de la policía municipal.

Las víctimas al interior de la basílica eran un hombre y una mujer. La mujer fue degollada dentro del templo por el atacante que intentó decapitarla. El hombre, de 45 años, era el sacristán de la basílica.

El presunto autor gritaba de forma repetida "Alá Akbar" (Alá es el más grande), según declaró a la prensa el alcalde de Niza, Christian Estrosi, quien indicó que una de las víctimas podría haber sido decapitada. Las autoridades aún no han divulgado información sobre el detenido.

La tercera víctima, una mujer gravemente herida, logró huir a un bar vecino, pero murió poco después, indicaron a la AFP fuentes policiales. "Digan a mis hijos que los amo", logró decir antes de fallecer, según testimonios difundidos por la cadena BFMTV.

"El presunto atacante del cuchillo fue disparado por la policía mientras era detenido, está en camino al hospital, está vivo", dijo Estrosi a los medios.

Publicidad

El sospechoso es un tunecino de 21 años, llegado a Europa a través de la isla italiana de Lampedusa en septiembre, según fuentes informadas, citadas por la agencia AFP.

El joven, que estaba en Francia desde comienzos de octubre, fue identificado por la fuente como Brahim Aoussaoui. Habia llegado a fines de septiembre a Lampedusa y colocado en cuarentena, antes de de ser sometido a la obligación de dejar el territorio italiano.

La policía acordonó la zona de forma inmediata y los artificieros se trasladaron al lugar de los hechos, en el que se escucharon varias detonaciones que la Prefectura atribuyó a sus operaciones.

El presidente francés Emmanuel Macron calificó el atentado de "ataque terrorista islamista" por la tarde.

"No cederemos" en los valores franceses, señaló ante la prensa el mandatarios, que viajó a esta ciudad de la Riviera Francesa tras el ataque para expresar su "apoyo" a los católicos y a emitir un mensaje de "unión" nacional.

El primer ministro, Jean Castex, consideró "innoble, bárbaro y abyecto" el atentado y prometió una respuesta "firme, implacable e inmediata", según dijo ante la Asamblea Nacional, donde estaba defendiendo la decisión del Gobierno de imponer un nuevo confinamiento nacional contra la pandemia.

El atentado fue condenado de forma unánime por todo el país, incluyendo el Consejo Francés del Culto Musulmán, cuyo presidente, Mohammed Moussaoui, manifestó su solidaridad con las víctimas de "este acto abyecto" y con la comunidad católica.

La Conferencia de Obispos de Francia (CEF) describió como "incalificable" el ataque que se produjo a unos días de la fiesta católica de Todos los Santos y llamó a todas las iglesias del país a repicar sus campanas a las 3:00 pm locales en honor a las víctimas.

Publicidad

El papa Francisco condenó "el terrorismo y la violencia que nunca pueden aceptarse" y "reza por las víctimas", indicó en un comunicado su portavoz Matteo Bruni.

La Unión Europea expresó su "solidaridad" con Francia y pidió la unión "contra los que propagan el odio".

Otros intentos de ataque

Tras el atentado en Niza, un afgano fue detenido este jueves en Lyon, en el centro-este de Francia, cuando intentaba subir a un tranvía armado con un cuchillo, informaron fuentes concordantes.

El sospechoso de 20 años, que vestía un traje tradicional afgano, ya había sido señalado por los servicios de inteligencia franceses, indicó una fuente cercana a la investigación.

"Llevaba un cuchillo de 30 centímetros y parecía estar listo a pasar al acto", dijo a la AFP Pierre Oliver, el alcalde del segundo distrito de Lyon, donde se encuentra la estación.

Actualmente está siendo interrogado y probablemente será sometido a un examen psicológico, añadió la fuente próxima a la pesquisa.

Además, un hombre que este jueves por la mañana amenazaba con un arma en la calle a los transeúntes en la ciudad francesa de Aviñón, en el sureste del país, fue abatido por la policía, aunque por ahora no se ha confirmado si tenía motivaciones terroristas.

Fuentes policiales citadas por La Provence indicaron que el hombre, que llevaba una pistola, ha muerto y no hay heridos.

Niza fue blanco el 14 de julio de 2016 de un ataque que dejó 86 muertos en el que un hombre arremetió deliberadamente un camión hacia una multitud que estaba celebrando el Día de la Bastilla, la Fiesta Nacional francesa.

Francia es azotada por atentados terroristas de alto impacto desde 2015, cuando un ataque yihadista el 7 de enero contra el semanario satírico Charlie Hebdo dejó 12 muertos. El 13 noviembre del mismo año un comando yihadista perpetró ataques coordinados en París que dejaron 130 muertos.

Actualmente tiene lugar el juicio en París el juicio por el sangriento atentado contra Charlie Hebdo, en el que murieron algunos de los caricaturistas más célebres de Francia.

Coincidiendo con la apertura del juicio, el semanario volvió a publicar las caricaturas de Mahoma que le habían convertido en blanco de los yihadistas, lo que le valió condenas en el mundo musulmán.

El ataque de hoy es el tercero de este tipo que sufre Francia en poco más de un mes, después de que el 25 de septiembre un hombre hiriera gravemente a dos personas junto a la antigua sede del semanario satírico Charlie Hebdo, y de que el 16 de octubre otro decapitara a un profesor de secundaria que había mostrado caricaturas de Mahoma en una clase sobre libertad de expresión.

Desde el asesinato de Paty, las autoridades francesas —secundadas por muchos ciudadanos— han reivindicado el derecho a exhibir caricaturas de Mahoma, que decoraron muchas pancartas en las protestas que siguieron a la decapitación del docente.

Esto ha provocado la ira en algunas partes del mundo musulmán, donde varios gobiernos —como el turco— acusan a Macron de seguir una agenda antiislámica.

Con información de AFP, EFE y Reuters

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad