Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cientos de políticos en Perú se vacunan contra el COVID-19 antes que los médicos

El escándalo, que involucra al ex presidente Martín Vizcarra, tiene en la mira a 487 funcionarios que se vacunaron de manera irregular, incluidas dos ministras del actual gobierno de Perú.
mar 16 febrero 2021 12:42 PM
Vacunagate
El caso de las vacunaciones anticipadas a político peruanos ha desatado un debate en los medios de comunicación y las redes sociales de Perú, donde ya se vivía una delicada crisis política desde noviembre del año pasado.

Perú, que viene de sufrir una de sus peores crisis política en noviembre de 2020, ahora vive un nuevo terremoto político provocado por la revelación de que cientos de funcionarios se vacunaron de manera anticipada, algunos desde octubre, en un país que recién inició la inmunización de su personal médico esta semana.

El gobierno y la fiscalía de Perú están investigando la vacunación a escondidas con dosis del laboratorio chino Sinopharm a 487 funcionarios de alto rango, en un escándalo que ha costado la renuncia de dos ministras y que podría empañar las compras de fármacos en pleno rebrote de la pandemia.

Publicidad

Perú está sumido en un escándalo de presunta corrupción en plena segunda ola de la pandemia en medio de la campaña de las elecciones de abril, que inicialmente involucraba al ex mandatario Martín Vizcarra (2018-2020), pero se extendió al actual gobierno.

El presidente Francisco Sagasti afirmó la noche del lunes en un mensaje televisado que entre ellos figuran su renunciante ministra de Salud, Pilar Mazzetti; además de su ministra de Relaciones Exteriores, Elizabeth Astete, que había confesado más temprano el hecho y también dimitió al cargo.

La ministra de Salud peruana que dirigió las labores de lucha contra el COVID-19 durante la mayor parte de la pandemia, recibió en secreto vacunas de "cortesía" de Sinopharm mientras se evaluaba su idoneidad, una revelación que agrava aún más el ya dramático caso del vacunagate en el país.

"487 personas, entre ellas muchos funcionaros públicos, aprovecharon su posición para ser inmunizadas con las vacunas [chinas] de Sinopharm que llegaron en complemento a aquellas que se utilizaron en los ensayos clínicos" en Perú, dijo Sagasti este lunes.

En un mensaje televisado, Sagasti lamentó "profundamente" que dos de sus ya ex ministras estuvieran en la lista de 487 personas inmunizadas que entregó la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Ambas "faltaron a su deber de servidoras públicas" y al sentido de lealtad hacia su figura y la de la primera ministra Violeta Bermúdez, pues nunca informaron de esta situación.

"Comprenderán por ello que estamos indignados y con un sentimiento profundo de dolor", agregó.

Publicidad

Sagasti indicó que ese listado de 487 personas ha sido enviado a la Contraloría General de la República, a las comisiones investigadoras en el Ejecutivo y Congreso, así como a la Fiscalía para que de acuerdo a sus competencias inicien las pesquisas que corresponden.


El

vacunagate

El escándalo se desató luego de que el ex mandatario Martín Vizcarra admitió que junto a su esposa fue inoculado en octubre, cuando estaba en el poder. El ex presidente alegó que fue "voluntario" en el ensayo de la vacuna china, antes de que la misma recibiera la luz verde el 31 de diciembre, pero la Universidad Cayetano Heredia lo desmintió.

Los ensayos clínicos de Sinopharm en Perú se realizaron entre septiembre y fines de año pasado con unos 12,000 voluntarios, pero los responsables locales del proceso recibieron dosis adicionales al número de participantes.

El lote extra fuera de los ensayos fue de 3,200 dosis de "vacuna experimental activa" —no placebo— para ser administrados voluntariamente al personal relacionado a la investigación, dijo la universidad Cayetano Heredia en un comunicado.

Vizcarra, que dejó el poder con un alto nivel de aprobación, pidió este lunes "disculpas" a sus compatriotas "por no haber informado de ese hecho en ese momento", pero insistió en que fue voluntario del ensayo, igual que su esposa y un hermano.

Publicidad

"Le comenté a mi esposa y a mi hermano mayor mi intención de participar de esa fase experimental y ellos decidieron también formar parte de este proceso, así fue que el 2 de octubre recibí la primera dosis", detalló Vizcarra.

Un problema más para Vizcarra
El escándalo se desató luego de que el ex mandatario Martín Vizcarra admitió que junto a su esposa fue inoculado en octubre, cuando estaba en el poder.

"Me someto a las investigaciones [de la fiscalía] en aras a esclarecer esta situación", agregó, negando que haya "mentido" o cometiera un delito.

La tormenta política desatada el jueves derivó en huracán el domingo, cuando la canciller Astete reconoció que se había vacunado y dimitió.

"La renuncia de la ministra (...) es un hecho político muy importante. Los opositores a Vizcarra y a Sagasti de alguna manera ganan" de cara a las elecciones del 11 de abril, dijo a la AFP el analista Luis Benavente.

Sagasti, que asumió al poder a mediados de noviembre tras unas de peores crisis política en años, dijo antes que su Gobierno no participó en la asignación de vacunas adicionales.

"Las decisiones sobre a quien se vacunaba o no se vacunaba con estas dosis de regalo, con estas dosis donadas, era exclusiva de quienes administraban esos ensayos", manifestó en una entrevista con la estación América Televisión.

Este escándalo estalló apenas iniciada la campaña electoral. Fue bautizado como vacunagate y no dejó indiferente a ningún político peruano.

El caso acapara los medios y las redes sociales, aunque sin movilizar a ciudadanos a las calles. La mitad de Perú, incluida Lima, está confinada todo febrero por la segunda ola de la pandemia, en la que se cuadruplicaron los contagios y decesos, en relación a diciembre.

Publicidad

Si bien en otros países presidentes y funcionarios se vacunaron en público para dar ejemplo, en Perú las críticas apuntan a que hubo autoridades que recibieron las dosis anticipadamente y sin comunicarlo.

La OMS da aprobación de emergencia para la vacuna AstraZeneca

Sagasti, de 76 años, se vacunó en público el primer día de inmunización al personal sanitario, el pasado martes, ocasión en que incentivó a los peruanos a hacerlo.

El presidente peruano y los jefes de los demás poderes públicos (legislativo, judicial, fiscalía y contraloría, entre otros) prometieron "la realización de las investigaciones correspondientes", en una declaración conjunta este lunes.

Un plan de vacunación en peligro

La embajada de China en Perú dijo el lunes en un comunicado que los ensayos se realizaron "cumpliendo con los trámites requeridos por las autoridades" locales. Asimismo, rechazó los términos como "vacuna de cortesía, donaciones o prebendas" que afirma fueron utilizados por algunos medios de comunicación.

China, principal mercado de las materias primas que Perú produce, comenzó oficialmente en julio la inoculación a sus funcionarios con mayor riesgo de infección, entre ellos diplomáticos y empleados de empresas chinas en el exterior.

Perú anunció el 6 de enero un acuerdo con el laboratorio chino para adquirir hasta 38 millones de dosis de la vacuna.

El primer lote de 300,000 vacunas llegó al país hace una semana y el martes se inició el programa de inmunización contra el COVID-19 con la aplicación de dosis a un grupo de médicos que son los más expuestos a contraer la enfermedad.

El país andino cuenta por ahora con un millón de dosis de la vacuna china, de las que han sido aplicadas unas 77,000 al personal sanitario. Todavía no hay fecha de inicio de la vacunación al resto de la población.

Perú también tiene acuerdos con Pfizer por 20 millones de dosis, con AstraZeneca por 14 millones y con la alianza Covax por 13,2 millones. Asimismo negocia suministros con Johnson & Johnson, Moderna, Novavax, Gamaleya, Sinovac y Curevac.

El presidente Sagasti dijo que mantendrá su plan de compras de vacunas para inmunizar a toda la población del país este año. "Tengan la certeza que estos hechos no impedirán que continuemos con el proceso de negociación y adquisición de más vacunas".

"No podía enfermarme"

La Fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, abrió por su parte una investigación preliminar contra el exmandatario Vizcarra y "los que resulten responsables del manejo de las dosis de cortesía" de Sinopharm, dijo un portavoz del organismo.

En tanto, el Congreso convocó para el martes a los dos principales investigadores de los ensayos para "esclarecer" la participación de Vizcarra. "No es una cosa menor. Nos toca realizar las investigaciones y los mecanismos legales, como la denuncia constitucional contra el exmandatario", dijo al respecto la presidenta del Congreso, Mirtha Vásquez.

Casi todos los ministros de Sagasti y los ex ministros de Vizcarra —que fue destituido por el Congreso en noviembre en medio de un escándalo de corrupción— salieron el domingo por la noche a manifestar que no recibieron la vacuna de Sinopharm.

La ahora excanciller Astete alegó en una carta que difundió por Twitter el domingo que aceptó la vacuna porque estuvo en contacto con funcionarios locales y diplomáticos extranjeros que resultaron positivos al COVID-19 en diciembre y enero.

"Al haber asumido la estrategia de negociación para la adquisición de las vacunas. Desde finales de noviembre del 2020, no podía darme el lujo de caer enferma", afirmó Astete.

La revelación de Astete colocó al gobierno de Sagasti en el centro de la controversia.

Astete, sustituida el lunes por el ex canciller Allan Wagner, renunció dos días después que Mazzetti, quien era titular de Salud desde los días de Vizcarra.

Ocho funcionarios de la cancillería están entre los vacunados, dijo Wagner. También dos viceministros de salud están entre los vacunados.

reiteró que se haría una "investigación profunda" cuyo resultado final solo se conocerá cuando concluya la investigación sumaria encargada a una comisión que "investigará, determinará, cómo llegó ese lote, quién decidió que vaya aquí o a allá, a tantos ministerios”.

Los muertos por la enfermedad en Perú suman un promedio de 200 diarios y las víctimas se elevaron a 43,703, con una tasa de mortalidad más altas del mundo respecto a su población de 33 millones de habitantes. En tanto los contagios suben casi 7,000 diarios, para sumar 1 millón 235,298 casos, según datos del gobierno.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad