Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La oposición de Israel anuncia la formación de un gobierno sin Netanyahu

El líder opositor Yair Lapid cerró un pacto con otros partidos contrarios al todavía primer ministro para crear un ejecutivo que le arrebataría el poder después de 12 años.
mié 02 junio 2021 04:31 PM
El líder de la oposición Yair Lapid, encargado de formar gobierno en Israel, anunció este miércoles que logró cerrar un pacto con las fuerzas opositoras para crear un ejecutivo que desbancaría del poder al actual primer ministro, Benjamín Netanyahu.
Los partidarios de Netanyahu ven un posible acuerdo gubernamental como una "traición". En medio de esta crispación se ha reforzado la seguridad de Bennett y Lapid.

El líder de la oposición Yair Lapid, encargado de formar gobierno en Israel, anunció este miércoles que logró cerrar un pacto con las fuerzas opositoras para crear un ejecutivo que desbancaría del poder al actual primer ministro, Benjamín Netanyahu.

La nueva coalición de gobierno, compuesta de partidos de casi todo el arco ideológico —incluido un partido árabe por primera vez—, estará liderada por el ultranacionalista religioso Naftali Bennett durante los dos primeros años y será reemplazado por el centrista laico Lapid durante los dos siguientes.

Publicidad

Lo anticiparon el sábado, casi que lo anunciaron el domingo, y desde el lunes el país entero está en vilo, a la espera de si, tras cuatro elecciones generales en dos años, el denominado bloque opositor logrará o no formar gobierno.

A poco menos de dos horas de que expirara el plazo fijado por la presidencia de Israel, el líder de la oposición Yair Lapid anunció el apoyo del partido árabe Raam, del islamista Mansur Abas, al proyecto de coalición.

"Firmé un acuerdo con Yair Lapid (...) después que conseguimos un importante número de acuerdos sobre diferentes asuntos que sirven los intereses de la sociedad árabe", dijo Abas en una declaración.

El equipo de Lapid difundió una imagen de este acuerdo de coalición firmado por los jefes de ocho partidos israelíes —dos de izquierda, dos de centro, tres de derecha y un árabe—, que podría marcar un punto de inflexión en la historia política de Israel.

Sacar a Netanyahu del poder, así es la lucha de coalición de oposición en Israel

La última vez que un partido árabe apoyó un ejecutivo, aunque sin entrar en él, remonta a 1992, al entonces "gobierno de la paz" de Isaac Rabin.

Netanyahu deja el poder en Israel después de 12 años y lo sucede Naftali Bennett

El bloque anti-Netanyahu no logró, tal y como estaba previsto, un acuerdo antes del mediodía, cuando el parlamento se reunió para elegir al 11º presidente de Israel, el laborista Isaac Herzog, de 60 años.

El centrista Yair Lapid, a quien el anterior presidente de Israel encargó en mayo la formación de una coalición después de que Netanyahu fracasara en su intento, busca con urgencia un acuerdo de "gobierno de unidad nacional”.

Antes debe solventar las divisiones y las aspiraciones de unos y otros, sobre todo con las codiciadas carteras de Defensa o Justicia.

Publicidad

Hasta ese momento, e incluso durante la ceremonia en el Parlamento, nada estará cerrado y todo puede cambiar, ya que los acuerdos que alcancen hoy los partidos son de carácter político y no los comprometen legalmente, explicó a EFE el abogado Tomer Naor, miembro del Movimiento por un gobierno de Calidad en Israel.

Una fuente próxima a las negociaciones había indicado a la AFP que uno de los aspectos de bloque era la composición de un comité encargado del nombramiento de jueces.

Acuerdos y desacuerdo

La coalición es tan heterogénea e improbable que discrepa en casi todos los temas, desde la relación con los palestinos, la reactivación económica o el lugar que ocupa la religión en la política.

Su único punto en común es el deseo de terminar con la era Netanyahu, quien llegó por primera vez al poder hace 25 años y gobernó de 1996 a 1999 antes de ser reelegido en 2009, desde cuando ejerce como primer ministro.

Netanyahu está siendo juzgado por "corrupción" en tres casos, lo que lo convierte en el primer jefe del gobierno israelí que se enfrenta a cargos penales mientras ostenta el cargo.

Tras los ataques, Gaza organiza ayuda de emergencia y la reconstrucción

Si deja el poder pasará a ser un simple diputado y perderá su influencia para tratar de aprobar una ley que lo proteja de sus problemas legales.

Durante sus 12 años de mandato, el líder por más tiempo de Israel ha sido una figura a menudo polarizadora en su país y en el extranjero. El final de su gobierno puede suponer un alivio de la agitación política interna, pero parece menos probable que produzca cambios importantes en política exterior.

Publicidad

Por su parte, si Lapid anuncia un acuerdo antes del miércoles por la noche, tendrá siete días para distribuir las carteras y obtener un voto de confianza en el Parlamento.

El frágil nuevo gobierno, que contaría con una exigua mayoría en el parlamento, sólo se espera que jure su cargo en unos 10 días, lo que deja un ligero margen para que Netanyahu y sus aliados intenten abortarlo poniendo a legisladores de su lado y votando en contra.

Analistas políticos israelíes esperaban que Netanyahu intente todas las maniobras políticas posibles para conseguirlo.

Según la prensa israelí, el presidente del parlamento, Yariv Levin (Likud), podría verse tentado de retrasar un semana el voto de confianza en el Parlamento con la esperanza de que en ese tiempo se resquebraje el bando anti-Netanyahu.

Los abogados del Likud sometieron a la presidencia de Israel sus dudas sobre la constitucionalidad del proyecto de rotación en el gobierno esbozado por Yair Lapid.

Según un texto consultado por AFP, la presidencia descartó el tema legal y recordó que Bennett podría ser el primero en asumir la jefatura del gobierno.

Además los partidarios de Netanyahu ven un posible acuerdo gubernamental como una "traición". En medio de esta crispación se ha reforzado la seguridad de Bennett y Lapid, según sus formaciones.

Si Lapid no logra formar gobierno antes de medianoche, los diputados pueden pedir al presidente que encargue esa tarea a un parlamentario diferente. O volver a las urnas, por quinta vez en poco más de dos años.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad