Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

América Latina llega a la Asamblea de la ONU con el COVID-19 como prioridad

La región ha sido la más golpeada por la pandemia, con el 28% de las muertes relacionadas con la enfermedad a nivel global.
mar 21 septiembre 2021 05:04 AM
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, camina fuera de su hotel en Nueva York.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llevará a Asamblea de la ONU la defensa del marco temporal para la demarcación de las tierras indígenas, denostado por activistas e indígenas.

Una parte de los mandatarios de América Latina participarán a partir del martes en la Asamblea General de Naciones Unidas, en la que el COVID y el medio ambiente marcarán la agenda de esta reunión presencial tras un año de ausencia por la pandemia.

A lo largo de esta semana están previstos sendos foros específicos para analizar los desafíos del medio ambiente —este lunes— y la preparación para eventuales futuras pandemias, el miércoles.

Publicidad

En una América Latina golpeada duramente por la pandemia, el grito que lanzaron los países de la región en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebró el sábado en México, no deja lugar a duda.

"Hay países que todavía no tienen vacunas; ha sido injusto, abusivo (...). ¡Que nunca más le vuelva suceder a América Latina y el Caribe algo así!", dijo el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en su balance de la reunión.

América Latina es la región más enlutada por la pandemia de coronavirus, con el 34% de los casos y el 28% de las muertes a nivel global, cuando representa 8.4% de la población mundial.

En la Organización Panamericana de la Salud (OPS), presidentes, ministros del ramo y otras autoridades de la región debaten desde este lunes y hasta el día 24 los retos que enfrentan las Américas por el COVID.

Sin liderazgos regionales

Huérfana de liderazgos regionales, según la politóloga peruana afincada en Chile, Lucía Dammert, "resulta difícil saber como se va a revitalizar el escenario regional", para hacer frente a los desafíos.

La etapa poscovid quizá pueda representar esa "oportunidad" para los temas regionales "pero principalmente va a generar una oportunidad en las relaciones más globales especialmente con los países productores de vacunas como es el caso de China", vaticinó.

 

Ni Brasil ni México, las dos mayores potencias regionales, ni tampoco Argentina, han asumido ningún liderazgo regional, tan "necesitado", lamentó Dammert.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro, que llegó el domingo a Nueva York, será el primero en hablar en el foro multilateral este martes.

Según adelantó recientemente, pretende llevar a la Asamblea la defensa del marco temporal para la demarcación de las tierras indígenas, actualmente en estudio en el Supremo Tribunal Federal y denostado por ambientalistas y dirigentes indígenas.

Incluso antes de presentar su discurso, el presidente brasileño ya ha causado polémica ya que llegó a Nueva York sin haberse vacunado contra el COVID-19, como lo exigían las autoridades locales y recomiendan Naciones Unidas, provocando la indignación del alcalde de la ciudad, Bill de Blasio.

En el encuentro que sostuvo este lunes con el primer ministro británico, Boris Johnson, el mandatario sudamericano alardeó: "todavía no me he vacunado", dijo entre risotadas mientras su interlocutor recomendaba la vacuna británica AstraZeneca.

Pero al alcalde de Nueva York, el demócrata de Blasio, no le ha gustado demasiado la actitud de Bolsonaro.

"Debemos enviar un mensaje a todos los líderes del mundo, incluido y muy particularmente a Bolsonaro, de Brasil, que el que quiera venir tiene que estar vacunado", porque "todos deberíamos estar seguros juntos", dijo de Blasio a la prensa.

 

Debido a que no está vacunado, un requisito que las autoridades locales exigen para entrar a restaurantes y bares, el presidente brasileño se está viendo obligado a comer en la calle.

Bolsonaro cenó este domingo un pedazo de pizza de pie y en plena calle junto a los miembros de su comitiva, según pudo verse en una foto compartida por el ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Luiz Eduardo Ramos.

Este lunes, el mandatario brasileño no dejó pasar la ocasión de bromear a través de Twitter, publicando un mensaje en el que pueden verse varios emoticonos, entre ellos una porción de pizza.

Para el almuerzo de su segundo día en Nueva York, Bolsonaro eligió un céntrico restaurante brasileño, donde se le improvisó una especie de reservado al aire libre, según medios brasileños.

Después de su discurso, Bolsonaro se quedará a escuchar al presidente estadounidense Joe Biden que le seguirá en la tribuna, aunque no está previsto un encuentro entre ambos.

En la agenda del martes también figuran el colombiano Iván Duque y el peruano Pedro Castillo, que culmina en Nueva York su primera gira internacional que lo llevó antes por México y Washington.

El presidente peruano se reunirá con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres; con la máxima autoridad del Banco Mundial (BM), David Malpass; y con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Gueorguieva.

 

Otro primerizo será Guillermo Lasso, presidente de Ecuador. Este lunes, el líder ecuatoriano expuso ante cerca de un centenar de inversionistas en la sede de la Sociedad de las Américas/Consejo de las Américas (AS/COA) su visión de apertura comercial y proyectos estratégicos.

Lasso también fue recibido por el director ejecutivo de Goldman Sachs, David M. Salomon, para una reunión financiera, a la que ha acudido con el canciller Mauricio Montalvo, y la embajadora en Washington, Ivonne Baki.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou —quien brilló en la cumbre de la CELAC por sus críticas contra los gobiernos de Cuba y Venezuela— aprovechó su visita a Nueva York para reunirse con algunos empresarios estadounidenses en busca de inversiones. También mantuvo un encuentro con el enviado especial de Estados Unidos para el cambio climático, John Kerry.

Asimismo, la ONU dijo que la Asamblea contará con la presencia de los presidentes de Costa Rica, Carlos Alvarado; y de Argentina, Alberto Fernández, aunque la presencia de este último estaba en el aire debido a la profunda crisis política que enfrenta en su país.

El mandatario de El Salvador, Nayib Bukele, en tanto, canceló su presencia y enviará un mensaje grabado.

También se anunció la presencia del cubano Miguel Díaz-Canel y del venezolano, Nicolás Maduro.

Maduro participó en la CELAC en la capital mexicana de forma sorpresiva, tras un año sin salir de Venezuela. ¿Pero se atreverá a venir a Nueva York después de que en marzo del año pasado Washington ofreció una recompensa de 15 millones de dólares por su captura, bajo la acusación de terrorismo y tráfico de drogas?

Quien estará ausente será el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, que será representado por su canciller Marcelo Ebrard. Tampoco vendrá el nicaragüense Daniel Ortega.

Actos y no palabras

Los líderes "deben trasladar las palabras en acción para los más vulnerables", imploró el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, en un tuit.

"Deben demostrar que el multilateralismo es la única vía para un futuro mejor para todos", agregó.

La migración también será otro tema tras bambalinas de la Asamblea. El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, se reunirá con los ministros de Relaciones Exteriores de América Central y México para hablar de los desafíos de la migración el próximo jueves.

Asimismo, Blinken se reunirá con su homólogo brasileño Carlos Alberto França el martes.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad