Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Xi Jinping, el presidente chino que quiere ponerse al nivel de Mao Zedong

El líder chino ha logrado consolidar su poder en el gigante asiático, pero muy pocos detalles se saben sobre su vida personal.
jue 16 diciembre 2021 05:04 AM
El presidente de China Xi Jinping habla con el presidente ruso Vladimir Putin en una videoconferencia desde el gran salón del pueblo.
Xi Jinping sustituyo a Hu Jintao como presidente de China en 2013, con un marcado giro al autoritarismo.

El presidente de China, Xi Jinping, tiene claro que quien domina la narrativa ejerce el poder. Así que no le ha importado reescribir la historia de China y la propia para poder legitimarse y ponerse al nivel de Mao Zedong, el fundador de la República Popular China.

"El partido reescribe su pasado para preparar el futuro en torno a Xi Jinping. Vamos a asistir a una forma de ley de silencio aún más grande" sobre las horas oscuras de la historia, dijo en noviembre a la AFP el sinólogo Jean-Pierre Cabestan, de la universidad bautista de Hong Kong.

Publicidad

El actual presidente chino ha creado un culto a su liderazgo que aplastó a la crítica, erradicó a sus rivales e introdujo su propia teoría política a estudiantes de la escuela y el colegio.

A Xi no le basta con afianzar su propio poder al interior de China, sino que ha intentado mostrar que su país es “una nación moderna” y se ha convertido en el principal rival estratégico de Estados Unidos, con tensiones bilaterales que hacen temer una nueva guerra fría.

Aunque es uno de los hombres más poderosos del planeta, poco sabemos de la vida de Xi Jinping. A continuación, te contamos algunos momentos importantes de la vida del político chino.

Origen, juventud y formación

Xi Jinping nació en Beijing el 15 de junio de 1953. Pertenece a la etnia han, mayoritaria en China. Su padre fue Xi Zhongxun, quien fue ministro de propaganda y viceprimer ministro de Mao y uno de los fundadores de la guerrilla comunista que operó en el norte de China contra el Kuomintang, el Partido Nacionalista.

El futuro líder chino estudió en el colegio 1de Agosto de Beijing, destinado a los hijos de la élite china.

La familia de Xi fue una de las víctimas de la Revolución Cultural (1966) de Mao Zedong, en la que el presidente se deshizo de varios de sus rivales políticos.

Entonces, Xi fue enviado a trabajar al campo exactamente en a brigada de producción de Liangjiahe de la comuna de Wen'anyi del distrito de Yanchuan, en la provincia de Shaanxi, famosa por ser el inicio y el final de la antigua Ruta de la Seda y la cuna de la Revolución China que terminaría con el ascenso del Partido Comunista de China al poder.

 

“Yo también soy del pueblo llano. Fui agricultor siete años, luego me convertí en alcalde de un pueblo, de un distrito, de una ciudad y gobernador de una provincia. Pero tengo un vínculo natural con la gente común”, dijo el líder chino en una visita a Costa Rica en 2013, de acuerdo con un perfil publicado en el diario El Confidencial.

El futuro presidente chino estudió ingeniería química en la Universidad de Universidad Tsinghua de Beijing, donde después obtuvo un doctorado en teoría marxista y en educación ideológica y política en la Escuela de Humanidades y Ciencias Sociales

Creencias filosóficas

Xi basa mucho de su retórica en la antigua filosofía china, de acuerdo con un reporte de BBC Mundo.

Una de ellas en el confucianismo, el sistema ético que combinaba la jerarquía con la benevolencia, construido por Confucio, quien visitó entre 551 y 479. Con varias adaptaciones, este fue el sistema de pensamientos que sostuvo a las dinastías imperiales chinas hasta 1911, cuando el último emperador fue derrocado.

Mao fue profundamente crítico con la filosofía antigua mientras estuvo en el poder. Durante la Revolución Cultural (1966) millones de guardias rojos que juraron fidelidad al presidente destruyeron todo símbolo que consideraban burgués o antiguo, como el confucianismo, además de acabar con la vida de muchos de los dueños de esos símbolos.

 

Sin embargo el confuncionismo hizo su regreso al discurso oficial desde la década de 1980. Por ejemplo, las relaciones internacionales de China suelen estar muy relacionadas con el término de la benevolencia, en el sentido de que en su posición superior está obligado a cuidar a sus “inferiores”.

Xi ha citado en público algunas de los dichos de Confucio en público.

Otra fuente muy importante de la retórica de Xi es el marxismo-leninismo. El presidente chino ha revivido la idea de oponer al sistema capitalista —representado por Estados Unidos principalmente— contra el socialismo chino, en términos del antagonismos marxista, aunque desde la década de 1980, el país se abrió a la economía de mercado.

En el marxismo clásico se llega a un resultado esperado, o síntesis, pero no sin antes trabajar a través de "antagonismos" a menudo dolorosos y prolongados.

Trayectoria política

Xi Jinping se unió al PCC en 1974, después de que su solicitud de entrada fuera rechaza nueve veces, debido a que su padre fue uno de los políticos purgados durante la Revolución Cultural, de acuerdo con un artículo del periódico español ABC.

Cinco años después, cuando Xi se graduó de la universidad, Deng Xiaoping daba los primeros pasos de la apertura económica que convirtió a China, a la postre, en la segunda economía más grande del mundo, apenas detrás de Estados Unidos, por una diferencia que se hace más corta año con año.

 

En 1999 fue nombrado gobernador de la provincia de Fujian. En 2000 fue nombrado secretario del PCCh de la provincia de Zhejiang. Xi jugó un papel clave en la industrialización de ambas provincias costeras, que ahora son sede de buena parte de las cadenas de montaje chinas.

Xi sustituyó en 2006 al secretario general del PCC en Shangai, Chen Liangyu, quien cayó por un escándalo de corrupción. Solo un año después, Xi entró al Comité Permanente del Politburó del Comité Central del PCC, el principal órgano político del país.

Xi Jinping celebra el avance "irreversible" de China en centenario del Partido Comunista

El político se apuntó uno de sus principales logros en 2008, pues organizó con éxito los Juegos Olímpicos de Verano Beijing 2008.

Al frente de China desde 2013

Xi Jinping sucedió en 2013 a Hu Jintao —en el poder desde 2002—como presidente del país e inició una potente campaña anticorrupción que, según sus críticos, se centró en la eliminación de rivales políticos.

De la relativa mayor apertura de Hu, China pasó a un mayor autoritarismo.

“Cuando Xi Jinping llegó al poder en China, en 2013, cabía esperar que pusiera en marcha reformas liberales, pues su familia fue víctima de la Revolución Cultural. Por el contrario, fortaleció el control del régimen sobre la información y restauró en pocos años una cultura mediática digna de la era maoísta”, indica el perfil de Mao en Periodistas Sin Fronteras, organización que lo considera un depredador del periodismo.

La mayor muestra de esta subida autoritaria es la polémica ley de seguridad para Hong Kong, que entró en vigor en junio de 2020. La legislación fue una respuestas a las protestas prodemocracia en la isla, y ha servido para desmantelar, en los meses subsiguientes, el movimiento prodemocrático en la ciudad semiautónoma.

El gobierno de Xi también ha reprimido a la minoría musulmana uigur, a la que ha encarcelado en centros de reeducación y contra la cual ha cometido varios delitos. Esto ya le ha costado sanciones de Estados Unidos, Canadá y Europa.

Xi Jinping, al nivel de Mao Zedong

Xi Jinping ha buscado poco a poco que su nombre quedé grabado en la historia China, al nivel de personajes como el reformador Deng Xiaoping o el mismísimo Mao Zedong, el fundador de la República Popular China.

En octubre de 2017, durante el Congreso del Partido Comunista Chino, el PCC consagró el pensamiento político de Xi en la Constitución de China, colocándolo en la misma posición que el fundador de la China moderna, Mao Zedong, lo que consolidó su poder antes de iniciar su segundo período en el cargo.

El partido aprobó por unanimidad la enmienda para incluir el "Pensamiento de Xi Jinping sobre el Socialismo con Características Chinas para una Nueva Era" como uno de sus ejes rectores.

La enmienda incluyó el liderazgo "absoluto" del partido sobre el Ejército, el objetivo de continuar la lucha contra la corrupción, la iniciativa "Cinturón y Ruta de la Seda" de Xi, las reformas en suministros, y potenciar el "rol decisivo" de las fuerzas del mercado en la distribución de los recursos.

"El congreso sostiene que el liderazgo del Partido Comunista de China es la cualidad más importante del socialismo con características chinas y la mayor fortaleza de este sistema", dijo el partido en un comunicado.

Ningún otro líder desde Mao había tenido una ideología con su nombre incluida en el documento constituyente mientras estaba en el cargo. El nombre de Deng se añadió después de su muerte en 1997.

En marzo de 2018, el PCC aprobó una reforma a la Constitución que eliminó las limitaciones de tiempo en el mandato del presidente, que antes estaban acotadas a dos periodos de cinco años. Esto permitirá que Xi pueda permanecer en el poder más allá de 2023.

En un panel de discusión con delegados de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo) durante el plenario anual de esta institución, Xi mostró su "apoyo total" a la propuesta de enmienda de la Constitución de 1982, la primera llevada a cabo en 14 años.

El proceso de redacción de la reforma constitucional fue "plenamente democrático, recabando sabiduría de diferentes sectores y encarnando el deseo común del Partido y el pueblo", destacó Xi en la reunión.

En su movimiento más reciente, hizo que el comité del Partido Comunista de China (PCC) aprobara una resolución sobre la historia del partido que destaque que desde 2012, cuando Xi llegó al poder, “el socialismo chino ha entrado a una nueva era”.

Xi es consciente que en China la historia se ha utilizado para legitimar el poder. Esta resolución afianza el camino para que sea nombrado para un tercer periodo de gobierno en el Congreso del Partido Comunista Chino que se celebrará en octubre de 2023.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad