Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: El enfoque egocéntrico de Trump está deformando la presidencia de EU

La misión imposible de Trump es silenciar a sus críticos; y en todo caso, pocos han sido más punzantes que el exdirector de la CIA, opina Frida Ghitis.

Nota del editor: Frida Ghitis, columnista de asuntos mundiales, fue corresponsal y productora de CNN. Colabora frecuentemente con CNN, el Washington Post y World Politics Review. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — ¿Alguien cree lo que afirmó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump , a través de la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, sobre que solo quería proteger al país cuando revocó la acreditación de seguridad del exdirector de la CIA, John Brennan?

En caso de que te lo hayas perdido, esa afirmación fue la explicación oficial. "Tengo la responsabilidad única de proteger la información confidencial de la nación", dijo Trump según un comunicado que Sanders leyó el miércoles 15 de agosto.

Lee: Trump revoca autorización de seguridad a John Brennan, exdirector de la CIA

Publicidad

Pero antes de que terminara el día, Trump reconoció lo que todos sabían: que todo esto se trataba de las críticas mordaces de Brennan y de su intervención en la iniciación de la investigación del posible involucramiento de su equipo de campaña con los rusos en las elecciones de 2016.

"Yo digo que es una cacería de brujas orquestada", se quejó Trump en entrevista con el Wall Street Journal , "y esta gente [los servicios de inteligencia] la encabezó". Por lo tanto, "creo que era algo que tenía que hacerse".

Una vez más, Trump hace una maniobra que afecta a la seguridad nacional movido por lo que cree que lo beneficia más.

Hemos visto este patrón una y otra vez. Toma decisiones estratégicas basadas en lo que es bueno para Trump, lo que satisface su ego y lo que puede protegerlo de los riesgos legales… sin importar si es bueno para el país.

Publicidad

Lee: La biografía de Omarosa desafía la prueba de lealtad de Trump

Los ataques incesantes de Trump contra los servicios de inteligencia —desde compararlos con los nazis , antes de las elecciones, hasta acusarlos repetidamente de participar en una cacería de brujas con motivos políticos y etiquetarlos de "Estado profundo" indigno de confianza, que conspira contra él— han provocado daños a largo plazo a la credibilidad de Estados Unidos. Mucho después de que se haya ido, a los presidentes estadounidenses les costará dejar atrás la conducta difamatoria de Trump.

Pero eso a él no le importa. En su presidencia, las decisiones se basan en lo que satisface a Trump. La práctica es tan predominante que parece que Trump ni siquiera entiende que equivale a negligencia presidencial.

Algunos antiguos altos funcionarios suelen conservar sus acreditaciones de seguridad porque su experiencia es útil para el país. Brennan fungió como director de la CIA cuatro años y trabajó varias décadas en los servicios de inteligencia. Es revelador que Trump no haya consultado al actual director de Inteligencia Nacional para tomar la decisión. De hecho, esto nunca había pasado.

Publicidad

De acuerdo con varios expertos, ningún presidente se había involucrado personalmente en la acreditación de seguridad de algún individuo. Douglas Brinkley, historiador de las presidencias, dijo que "no tenía precedentes" y que el ejemplo más claro que podía recordar era el intento de Nixon de usar el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) contra sus enemigos. El senador republicano Bob Corker, exasperado, dijo que le recuerda a una "república bananera".

OPINIÓN: Trump sí es un racista aunque se nieguen a aceptarlo

El mismo Brennan fue más agudo . Dijo que ha visto a "tiranos extranjeros, déspotas y autócratas" actuar así, pero "nunca pensé que lo vería aquí, en Estados Unidos".

La misión imposible de Trump es silenciar a sus críticos. Y en todo caso, pocos han sido más punzantes que el exdirector de la CIA.

Publicidad

Después de la conferencia de prensa que Trump celebró al lado de Putin, en julio, Brennan dijo que la actuación de Trump "no era nada menos que traición". Si Trump pensaba que privando a Brennan de su certificación de seguridad lo silenciaría, es obvio que cometió un error de cálculo. Unas horas después, Brennan publicó un editorial en el que acusa a Trump de coludirse con Rusia en 2016, cuando Brennan estaba a cargo de la CIA.

"Las afirmaciones del Sr. Trump sobre que no hubo colusión son, en una palabra, estupideces", escribió, a lo que agregó que "las únicas preguntas que quedan son si la colusión en este caso constituye conspiración delictuosa… y cuántos miembros de 'Trump Incorporated' intentaron defraudar al gobierno".

“En la Casa Blanca todos mienten”, los polémicos audios de Manigault y Trump

Publicidad

No obstante, la idea no era nada más atacar a John Brennan. En caso de que haya dudas de que esto es una venganza y una intimidación, Sanders leyó una lista de nueve personas más (casi todos críticos de Trump) a quienes podrían revocarles la acreditación de seguridad.

El momento en el que se anunció la decisión también es sumamente sospechoso. La declaración tenía fecha del 26 de julio , lo que indica que estaba lista para darse a conocer en un momento en el que tuviera el máximo impacto. La Casa Blanca señaló que había sido un simple error, pero esto indica que la usaron como distracción de las acusaciones perjudiciales de la exempleada de la Casa Blanca, Omarosa Manigault Newman, y del vergonzoso espectáculo del director de campaña de Trump, Paul Manafort, en los tribunales.

Tal vez la intención también fuera restarle impacto a los editoriales en los que se denuncian los ataques de Trump contra la prensa: se sabía que se publicarían la mañana siguiente en los diarios de todo el país .

OPINIÓN: Trump está dispuesto a perjudicar hasta su propio hijo con tal de protegerse

Publicidad

Trump tiene una avidez insaciable de elogios, una sed infinita por los halagos. La mayoría de las personas trata de ocultar esa inseguridad, pero parece que él no tiene la introspección suficiente para darse cuenta de lo vergonzoso que es satisfacer ese apetito públicamente. De hecho, es más que inapropiado. Es un peligro para el país.

Hemos visto que algunos miembros del gabinete hacen a un lado el amor propio y se dejan llevar por un servilismo grotesco. Pero el riesgo no es solo para la reputación de los servidores públicos: el peligro es que el hambre de adulación de Trump afecta su conducta como presidente. Lo reconoció cuando tuiteó , aparentemente sin vergüenza, que había conservado a Omarosa en la nómina "porque dice cosas GENIALES sobre mí".

Publicidad

Durante su gira reciente en Reino Unido, provocó un incidente internacional cuando insultó a su anfitriona, la primera ministra Theresa May, al decirle que su rival, Boris Johnson, "sería un gran primer ministro". Trump explicó que "obviamente le caigo bien [a Johnson] y dice cosas muy buenas sobre mí".

Durante la campaña, trató de explicar sus alabanzas desconcertantes al presidente de Rusia, Vladimir Putin, en términos que le parecieron perfectamente razonables: "Si dice cosas geniales sobre mí, yo diré cosas geniales sobre él", dijo. Resulta que todo fue un error de traducción . Putin llamó yarkii a Trump, que en ruso significa brillante en el sentido de colorido, no de inteligente. Trump escuchó "brillante" y anunció , erróneamente: "¡Putin me dijo genio!".

OPINIÓN: Trump tendrá que escuchar a los periodistas, quiera o no

La otra cara de la moneda es su incapacidad para tolerar las críticas. Esto ha provocado que criticar al presidente sea una propuesta arriesgada en un país en el que la libre expresión es un derecho sacrosanto.

Publicidad

No todo se trata del ego frágil de Trump, desde luego. La investigación sobre Rusia es una grave amenaza a la presidencia de Trump. Las palabras de Brennan lo destacaron.

La decisión de arrebatarle la certificación de seguridad a Brennan encapsula la personalización imperiosa e insegura de las políticas de Trump, su propensión a justificar sus ofensas y sus esfuerzos erráticos por silenciar a sus críticos… esfuerzos que, como hemos visto, están condenados al fracaso.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad