Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Los enemigos de EU siguen echándole porras a Donald Trump

A causa de sus mentiras, el mandatario ayuda a predecir los intereses duraderos de Estados Unidos tanto como una llovizna pasajera de primavera predice el clima de mañana, opina Nic Robertson.
vie 01 febrero 2019 09:45 AM

Nota del editor: Nic Robertson es editor de CNN para asuntos diplomáticos internacionales. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — Cuando los servicios de inteligencia de Estados Unidos hablan, el mundo escucha. Algunos por miedo; otros agradecen la información.

Eso nunca había sido tan notorio como hoy.

OPINIÓN: Trump se arrinconó solo

A causa de sus mentiras, sus titubeos y sus incoherencias, Trump ayuda a predecir los intereses duraderos de Estados Unidos tanto como una llovizna pasajera de primavera predice el clima de mañana.

Entonces, cuando Dan Coats, director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos; Gina Haspel, directora de la CIA; Christopher Wray, director del FBI, y otros líderes de los servicios de inteligencia comparecieron ante la Comisión de Inteligencia del Senado estadounidense , la última semana de enero, los aliados de Estados Unidos pusieron mucha atención.

Publicidad

Lo que escucharon los habrá animado a ignorar gran parte de lo que Trump diga en los años que le quedan como presidente.

Trump, por ejemplo, tiene una opinión desfavorable de la Unión Europea y le gusta el brexit. El año pasado, le aconsejó a la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, que demandara a la Unión Europea .

En una polémica entrevista con el diario británico The Sun , Trump dijo: "Yo lo habría hecho muy diferente", refiriéndose a que habría sido más duro en las negociaciones.

OPINIÓN: Los padres de Trump siguen cuidando de él

Más, tarde, Trump negó sus críticas y las tachó de "noticias falsas".

La evaluación que Coats hizo sobre los intereses estadounidenses respecto al brexit brinda un panorama más detallado que contradice los comentarios duros de Trump.

Coats declaró ante la comisión del Senado que sigue existiendo la posibilidad de que no haya acuerdo sobre el brexit y que esto "causaría perturbaciones económicas que debilitarían sustancialmente a Reino Unido y a Europa. Anticipamos que el panorama que se está desarrollando en Europa generará más desafíos para los intereses estadounidenses porque China y Rusia están intensificando sus esfuerzos para incrementar su influencia ahí a costa de Estados Unidos".

Trump aguijoneó a May, pero Coats destacó las desventajas de las tácticas de Trump.

Mientras el brexit se tambalea hacia su conclusión divisiva, el mensaje que se recibió en este lado del Atlántico fue saludable y tiene consecuencias que trascenderán al mandato de Trump: si te enredas en las exageraciones de Trump, pondrás en riesgo a tu país.

OPINIÓN: Un presidente de EU tuvo que negar que sea un agente extranjero

En su ataque mordaz contra Coats y los otros directores de los servicios de inteligencia, al día siguiente, Trump tuiteó: "La gente de inteligencia parece extremadamente pasiva e ingenua cuando se trata del peligro de Irán. ¡Están equivocados!".

También se sintió ofendido por el tema de Corea del Norte e ISIS, aunque no por lo del brexit. Y ahí está el drama al que se enfrentará cualquier aliado que lidie con Trump: un día está muy entusiasmado y al día siguiente pierde el interés.

El brexit se acerca al momento decisivo. Las cosas se están poniendo tan feas que podría verse afectado el tratado de paz en Irlanda del Norte que Bill Clinton, uno de los predecesores de Trump, ayudó a negociar. Sin embargo, parece que a Trump no le interesa pese a las consecuencias que Coats prevé para el poder de Estados Unidos.

Al parecer, muchos gobiernos del mundo se enfrentan al dilema de cuánto pueden confiar en Trump en un momento dado y qué tanto ignorarlo a largo plazo.

En Teherán, las diferencias de Trump con Coats deben ser alentadoras.

OPINIÓN: El gran favor que Trump le está haciendo a Putin

Aunque Coats señaló que Irán sigue respaldando a los terroristas y desarrollando misiles avanzados, no está haciendo lo que Trump acusa: rompiendo los términos del tratado nuclear internacional de 2015, el Plan Integral de Acción Conjunta.

Tanto él como Haspel dijeron que Irán está cumpliendo; Coats señaló: "No creo que Irán esté involucrado actualmente en las actividades que juzgamos necesarias para producir un dispositivo nuclear". Haspel dijo: "Al momento, técnicamente están cumpliendo, pero vemos que están discutiéndolo porque no ven los beneficios económicos que esperaban del tratado".

El jueves 31 de enero, Alemania, Francia y Reino Unido establecieron oficialmente un mecanismo de pagos con Irán que le da la vuelta a las sanciones que Trump volvió a imponerle a Irán. Se llamará INSTEX y contará con el respaldo de la Unión Europea.

Si alguna vez ha habido una situación en la que los aliados de Estados Unidos atienden a lo que dicen los directores de sus servicios de inteligencia y no a su comandante en jefe, es esta.

La credibilidad de Trump entre sus aliados parece haberse agotado y, al parecer, sus enemigos llegaron a la misma conclusión.

OPINIÓN: Trump trata de lucir rudo, pero sus actos revelan nerviosismo

Una vez más, y para la indignación de Trump, Coats discrepa de la lectura que su jefe hizo de Kim Jong Un, el dictador norcoreano pertrechado con armas nucleares.

Trump, quien causó revuelo al reunirse con Kim en Singapur, a mediados de 2018, sostiene que el cruel líder está cumpliendo su palabra y no está desarrollando más armas nucleares.

Tras la reunión, en junio pasado, Trump tuiteó: "No más pruebas nucleares ni cohetes volando por doquier". Es una idea a la que se ha aferrado desde entonces para demostrar que Kim renunció a sus ambiciones nucleares.

Coats discrepa y dice que aunque el gobierno norcoreano ha dejado a un lado las provocaciones, "actualmente consideramos que Corea del Norte buscará conservar su capacidad de desarrollar armas de destrucción masiva y es poco probable que renuncie totalmente a sus armas nucleares y a su capacidad de producción porque a final de cuentas, sus líderes consideran que las armas nucleares son esenciales para la supervivencia del régimen".

Kim manipuló a Trump y no es el único.

OPINIÓN: La negligencia presidencial de Trump llegará a la televisión

China y Rusia, a cuyos líderes Trump gusta de halagar, representan la mayor amenaza cibernética para Estados Unidos, de acuerdo con el panel de directores de servicios de inteligencia.

Sin embargo, es probable que ISIS sea una amenaza más inmediata para Estados Unidos y que sea el más beneficiado con todo esto.

El director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos dijo durante la comparecencia: "ISIS sigue dispuesto a resurgir y sigue controlando a miles de combatientes en Iraq y Siria".

Los remanentes de ISIS en Siria necesitan que Estados Unidos reduzca su intervención en ese conflicto. Trump puso en marcha ese proceso recientemente, cuando declaró: "Hemos derrotado a ISIS. ISIS está derrotado en todas las zonas en las que combatimos a ISIS" y retiró a las fuerzas estadounidenses.

OPINIÓN: Lo que asusta realmente de la presidencia de Trump

Coats señaló que es peligroso retirarse demasiado pronto. "El grupo ha regresado a sus raíces de guerrilla y sigue tramando ataques y dirigiendo a sus simpatizantes en todo el mundo".

Los directores de los servicios de inteligencia de Estados Unidos protagonizaron un inusual momento de claridad que los aliados atesorarán; los enemigos del país sin duda seguirán echándole porras a Trump.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad