Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El empoderamiento de la ignorancia

Cuando empoderamos a los más ignorantes, se permiten "argumentar" sobre temas que hasta ya son parte del conocimiento básico, dice Pedro López Sela.
lun 10 junio 2019 11:28 AM

(Expansión) - Recientemente ha surgido una pandemia caracterizada por el hecho de que cualquier persona “se siente” con las facultades suficientes para cuestionar lo que sea, sin importar que haya datos o información previa que demuestre lo contrario. Esto sucede con mayor frecuencia en quienes tienen una posición de poder o influencia, sin que necesariamente sean especialistas en determinados temas.

Este síndrome está generando una tormenta perfecta que cada vez se fortalece más, y aunque la humanidad no la ha podido conceptualizar a profundidad, se evidencia por el hecho de que los más ignorantes se empoderan tanto que se sienten capaces de expresar opiniones y tomar decisiones sobre temas que en muchas de las ocasiones son cosa ya más que probada. Esta pandemia es conocida como ignorancia.

Publicidad

Todos, en alguna medida, somos ignorantes. Aunque podemos ser expertos en alguna materia, no tenemos el conocimiento de todo. Cuando los más ignorantes se empoderan (o los empoderamos) se permiten “opinar” y/o “argumentar”, sin datos, inclusive sobre temas que han sido discutidos, documentados, acordados y probados y que hasta ya son parte del conocimiento básico con el que cuenta o debe contar la población en general.

Por su parte, los menos ignorantes dudan; parafraseando a Sócrates reconocen que lo único que saben es que no lo saben todo; que en algunos temas no cuentan con suficientes datos y aceptan que es mejor escuchar porque seguramente alguien más los tendrá. Como decía W. Edwards Demig: “sin datos eres sólo otra persona con una opinión”.

Si como en una ventana de Johari graficáramos en cuadrantes “lo que sí sé que sé”, “lo que sí sé que no sé”, “Lo que no sé que sí sé” y “lo que no sé que no sé”, este último cuadrante ocuparía el 90% del espacio total.

Publicidad

Por mi trabajo, diariamente convivo con algunas de las mentes más brillantes de esta generación, entre ellos: Investigadores que están tratando de cambiar al mundo, emprendedores que son el motor de cambio, activistas que custodian nuestra conciencia. Cada uno me da la oportunidad de aprender y de aportar sin importar que vivan en la humildad intelectual, con más dudas que certezas.

Pero también me topo con los grandes ignorantes (que ignoran que lo son) que por ser más vocales, activos y visibles se empoderan y ocupan importantes espacios desde donde con sus opiniones y decisiones confunden a las audiencias y sólo los ensoberbecen ensanchando el círculo vicioso. Se trata de individuos que impactan a una masa en donde las partes no son evidentes ni identificadas, en donde no queda claro quiénes están y en donde prevalecen las discusiones sin sustento en las que, por supuesto, no participan los menos ignorantes quizá por aquello de “nunca discutas con un idiota”.

La ignorancia nos ha traído al momento actual, en donde hay personas de buena voluntad y con buena información a las que no les permiten tomar decisiones; en una situación con transformaciones políticas frustradas, generación de muros y brechas que dividen a los iguales, en escenarios en los que la masa apoya ciegamente iniciativas sin medir las consecuencias, y lo que es peor, en circunstancias en las que a los menos calificados los colocan en posiciones de toma de decisión con el argumento de dar oportunidad a todos sin importar experiencia o conocimiento, aunque se deje de lado a personas que claramente tienen el perfil de opinar, de decidir, de ejecutar.

Hace algunos años tuve la oportunidad de participar en un taller en México en que juntamos un grupo internacional de instructores y como parte de la conversación matutina previa al taller, uno de los extranjeros nos preguntó ¿Algo que deba saber antes de dar el taller? ¿Qué tips me pueden dar? Y a esta pregunta un mexicano contestó: “Los mexicanos tenemos la piel muy delgada…hay que cuidar mucho la forma, el fondo no es tan importante…ah y en las discusiones, en tu país hay ideas tontas, aquí no, aquí hay tontos”.

Al principio me ofendí. Se me hizo una visión simplista y malinchista. Pero lamentablemente entre más pasa el tiempo más intensamente recuerdo ese desayuno y más concuerdo con mi colega.

Cuando sumamos la ignorancia con el empoderamiento del más ignorante, restamos la falta de empoderamiento de quien conoce, y agregamos la falta de diálogo abierto y franco, estamos entonces en una tormenta perfecta que espero algún día podamos resolver antes de que el mundo colapse por las decisiones erróneas de los más ignorantes.

Nota del editor: Pedro López Sela es Chief Imagination Officer de Canou, Plataforma de Innovación y Emprendimiento y ha sido mentor para instituciones como el acelerador de negocios MassChallenge, de Boston, Massachusetts; Village Capital (proveedora de capital de riesgo para emprendedores); y Fomento Geek (Incubadora de Talento). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad