Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

KM5: Sin feedback no hay paraíso

Aunque uno tenga un espíritu autocrítico, no es posible tener una percepción clara de cómo puedes mejorar si no tienes retroalimentación externa, considera Jorge Cuevas.
sáb 13 julio 2019 07:10 AM
debate
Cuando pidas retro, no te cierres, no inicies una discusión, dedica un espacio de tiempo a escuchar y tomar notas sobre lo que te dicen, opina Jorge Cuevas.

(Expansión) – Una buena forma de asegurar el fracaso en un desafío es no incluir la retroalimentación en lo que hacemos. Corriendo, nadando, danzando o haciendo una carrera profesional sin retroalimentación difícilmente se evoluciona.

La primera razón para recibir feedback es porque “la zorra no se ve la cola”.

Aunque uno tenga un espíritu autocrítico, no es posible tener una percepción clara de cómo puedes mejorar si no tienes retroalimentación externa. Yo aprendí a nadar con tutoriales de YouTube (que me sirvieron mucho), pero llegó un punto en que me estanqué.

Publicidad

Hasta que un día a través de un video (pero no un tutorial), sino de mi desempeño, un entrenador me hizo ver que iba muy lento porque yo mismo me frenaba con mi brazada. Con dos sesiones de feedback mejoré más que en seis meses de entrenamiento. ¿Cómo iba a mejorar sin otros ojos?, no bastaba con echarle ganas (nunca bastará con echarle ganas, mejor dicho), entre más me esforzaba más me hundía.

¿Cómo puedes saber si tu desempeño en una junta fue efectivo?, ¿si las decisiones que estás tomando tienen sentido? Seguro tienes una idea, pero necesitas más ojos. Si no tienes la oportunidad de que alguien te retroalimente, tu percepción será muy limitada. Para crecer exponencialmente necesitas otros ojos que te ayuden a ver lo que no ves.

OPINIÓN. KM4: Cómo mantenerte inspirado

¿Cuántas veces no has visto una persona que se está equivocando en lo que dice, que está generando animadversión hacia el proyecto que encabeza? Pero que no se da cuenta de esto, es más, cree que va bien.

Publicidad

La segunda razón es que recibir retroalimentación constante te ayuda a reforzar lo que sí haces bien, a incrementarlo, porque hay que romper el mito de que el feedback es solo para identificar en qué puedes mejorar, también te ayuda a reforzar lo que haces bien y a aumentar tu confianza. “¡Venga, ya estás levantando las rodillas!”, “¡Bien, ahora sí te callaste y dejaste hablar a tu equipo!”, “¡Ánimo, ya pudiste leer mejor al cliente!”.

Y la tercera razón es porque cuando en tu carrera te toque liderar y desarrollar personas solo podrás dar buen feedback si has aprendido a recibirlo, si tienes experiencia en lo que funciona y en lo que no al retroalimentar a una persona.

Es curioso, pero los líderes piden que les ayudes a aprender a retroalimentar, y a mí me parece importante decirles que la clave está, primero, en vivir en la cultura del feedback, la cual comienza pidiendo retro y capitalizándola de la mejor forma.

Publicidad

3 claves para recibir feedback

1. Pide y se te retroalimentará

A la mayoría de las personas les gusta dar su opinión (lo que pasa es que muchas veces la dan sin que se las pidan), y entonces generan más resistencia que aprendizaje.

Pero si vas con la persona experta en tu equipo o en tu organización y le dices: “¿Me podrías dar feedback acerca de la campaña que lancé?”, “¿me ayudarías diciéndome cómo ves mi técnica de carrera?”, “¿me harías el favor de darme retro sobre este texto?”, te aseguro que la mayoría lo aceptará.

OPINIÓN. KM3: Cómo entrenar para una presentación vital

Y si hablamos de opiniones con tal nivel de expertise por las que tenemos que pagar, pues adelante, el feedback tiene un valor que cuando lo aplicamos resulta exponencial.

¿Acerca de qué necesitas feedback?, ¿a quién es momento de pedírselo? Busca a alguien que te rete, y aunque te dé un poco de miedo descubrir su opinión, que también te apasione y te dé curiosidad saberlo.

2. Cállate y te servirá

Cuando pidas retro, no te cierres, no inicies una discusión, dedica un espacio de tiempo a escuchar y tomar notas sobre lo que te dicen. Al principio es probable que sea una guerra en tu mente porque justificarse y sacar al sabelotodo enfadoso que hay en ti es inevitable, pero contrólalo, escucha y anota, evita a toda costa el impulso de defenderte.

Después, entonces sí, y sin el ánimo de justificarte, plantea tus inquietudes, pregunta, profundiza.

OPINIÓN. KM2: No por mucho trabajar se llega más lejos

Agradece a quien te dio la retro, y luego es tu trabajo discernir: ¿Qué de lo que escuché me hace sentido?, ¿qué asumo y cómo lo aplico? Que te calles al principio no significa que debes tomar al pie de la letra lo que te dicen, solo que debes evitar defenderte para después asimilar y decidir qué tomas. No invitaste a la persona a un debate, ni tampoco a que te dé órdenes.

Quieres su punto de vista para crecer y la clave es la apertura mental para entender qué te están diciendo y luego la decisión de tomar lo que te ayudará a crecer.

3. 'Resignifica' y te motivará

Es probable que en más de alguna retroalimentación te quedes abatido, con la idea de que has avanzado muy poco o nada, de que tu nivel como corredor, ejecutivo o colaborador, es el peor. Pero no importa, aún la retro más dura puede ser fértil, si la resignificas.

Si mi maestro me retroalimenta que mi brazada al nadar es muy mala, es una buena noticia, porque significa que tengo mucho por mejorar. El fracaso, el bajo desempeño o una carencia son mejores noticias porque nos orillan a entrenar más duro, ¿no crees?

Esto no significa que tengas que aceptar como verdadero todo lo que te dicen; el trabajo de una persona madura es discernir qué le sirve y qué no.

OPINIÓN. KM1: Piensa que tu carrera profesional es una competencia de atletismo

Tú pides retro, escuchas con apertura, resignificas.,¿A quién es momento de pedirle retroalimentación? ¿Te vas a animar?

Si ya has hecho de recibir feedback un hábito, es importante que también sepas dar retroalimentación de forma profesional; en el próximo kilómetro te compartiré cómo dar feedback que aporte valor en 3 pasos, tanto en el deporte como en los negocios.

Nota del editor: Jorge Cuevas es corredor de fondo en la vida personal y profesional. En 20 años de carrera le han publicado 11 libros, entre ellos “MARATÓN” (corredor o no el enemigo está en tu cabeza). Se dedica a desarrollar ejecutivos y emprendedores con juegos innovadores que él y su equipo desarrollan. Es un corredor amateur-amateur que ha hecho ya 10 Maratones en diferentes lugares del mundo. Síguelo en sus cuentas de Twitter , Facebook e Instagram . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad