Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Recesión o no recesión

Mientras partidarios y opositores del gobierno actual dedican su día a afirmar o a negar este escenario, los mercados empiezan a acusar el desgaste, opina Luis Wertman Zaslav.
vie 26 julio 2019 10:00 AM

(Expansión) – Jugar con fuego es un deporte que se practica mucho en el medio político y económico. Es una forma de aplicar la audacia, la inteligencia y cierta dosis de temeridad, que provocan esa adrenalina a la que somos tan aficionados los humanos, más quienes arriesgan dinero u ostentan poder.

Durante las últimas semanas se ha librado un episodio de este juego cuando discutimos sobre si México entrará o no en recesión. Para quienes la anuncian, igual que Pedro lo hacía con el lobo, es un hecho sin remedio que se apoya en los rectores de los pronósticos de crecimiento para este año, la caída consecutiva del consumo, y signos de desaceleración en los mercados (apenas ayer Bimbo, uno de los baluartes empresariales nacionales, registró un descenso histórico en su cotización en la Bolsa Mexicana de Valores al reportar menores ventas de sus productos a nivel mundial).

Publicidad

Sin embargo, para aquellos que no ven un clima recesivo, incluyendo a uno de los economistas más respetado del país y ahora miembro de la Junta de Gobierno del Banco de México, son muchos los factores a tomar en cuenta antes de decretar una recesión “técnica”.

En el pasado, no muy lejano, México ya ha tenido episodios técnicos de recesión por diferentes razones, los cuales ha superado en el corte anual que se hace de la economía mexicana. Es decir, en el debate de recesión sí o recesión no, de lo que hablamos es de periodos específicos sobre el comportamiento de la actividad económica y financiera.

El problema es que, como todo recientemente, la economía se ha mezclado con la política y de esa unión jamás ha salido nada bueno. Porque mientras partidarios y opositores del gobierno actual dedican su día a afirmar o a negar este escenario, los mercados empiezan a acusar el desgaste.

El desempeño económico de México vive su peor arranque en 10 años

Publicidad

Mientras las tasas de interés sigan altas y la estabilidad macro continúe, México seguirá siendo un lugar conveniente para la inversión. Si el tipo de cambio se mantiene estable como se espera y varios de los grandes proyectos de la administración federal, en particular el paso transoceánico en el Istmo de Tehuantepec, se concretan, habrá oportunidades interesantes de participación, financiamiento y especulación bursátil.

No obstante, la amenaza de guerra comercial que sigue latente entre los Estados Unidos y China, las presiones del cambio climático sobre los alimentos en el segundo semestre del año, el retraso en el saneamiento de Pemex y los efectos de la política internacional y nacional, podrían darle a la oposición a este gobierno un regalo de Navidad adelantado en forma de la recesión técnica tan temida.

Aunque será temporal, porque vendrá el tradicional repunte en el consumo en agosto (regreso a clases) y final de año (fiestas decembrinas), así como el impacto de programas sociales y otros ejercicios de gasto público, la presión política aumentará y, con ella, la financiera.

Publicidad

Será entonces que el gobierno tendrá que demostrar su talento para maniobrar en aguas turbulentas e impredecibles, para poner a prueba su proyecto de nación o hacer cambios de emergencia que no afecten su capital político y electoral.

OPINIÓN: México y la llamada cuarta transformación ante viejos desafíos

Para nosotros, los ciudadanos, la recomendación es manejar nuestras finanzas, deudas, créditos, con prudencia y estar lo mejor informados posible. En materia económica no podemos decidir entre ser o no ser, lo que debemos buscar es el equilibrio en todos los sentidos.

Nota del editor: Líder de la sociedad civil y empresario. Durante ocho años encabezó el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México, y presidió la Red Nacional de Consejos Ciudadanos A.C. Es miembro numerario de la Legión de Honor Nacional de México. Cuenta con cuatro doctorados Honoris Causa por su trayectoria como líder de la sociedad civil en México. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad