Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

salvemos al planeta.gif
Publicidad

Nuestras Historias

¿Cómo afectará el cambio climático mis decisiones de inversión?

Sería bueno considerar antes de invertir no sólo en qué punto de desarrollo de estrategia ambiental se encuentra la empresa, sino ver sus planes a futuro, opina Alejandra Vargas.
jue 05 marzo 2020 06:50 PM
bonos verdes - inversiones - medio ambiente - empresas verdes - política ambiental - inversiones verdes
Ya no sólo se buscan empresas que den buenos rendimientos, sino que también nos brinden la certeza de que contribuyen a generar un cambio ambiental positivo, apunta Alejandra Vargas.

(Expansión) – Por lo general nuestras decisiones de inversión están ligadas a dos variables muy conocidas: riesgo y rendimiento, así como a algunos factores psicológicos como preferencias sociales, racionalidad, qué tanto cariño le tienes a algún producto de la empresa, entre otras, pero… ¿alguna vez se han preguntado si las empresas en las que invierten están contribuyendo a favor o en contra del cambio climático o del medio ambiente? ¿Eso es un factor decisivo para ustedes?

Derivado del aumento en la frecuencia de eventos climatológicos extremos, así como por la extinción de ecosistemas y especies, tanto gobiernos como empresas vieron la necesidad de crear acuerdos para migrar hacia una economía más limpia y resiliente al cambio climático.

Publicidad

El acuerdo más relevante es el Acuerdo de París, el cual tiene el objetivo central de limitar el aumento medio de la temperatura mundial a menos de dos grados centígrados, lo que daría una reducción significativa de las emisiones mundiales de gases efecto invernadero, y para lograr este objetivo las empresas juegan un papel fundamental.

Por eso gobiernos y empresas con presencia a nivel mundial incorporaron dentro de sus estrategias proyectos encaminados a combatir el cambio climático, algunas empresas hasta se han propuesto tener emisiones cero para 2050, contribuyendo a las metas del Acuerdo de París. Este nuevo giro no sólo repercutirá en las empresas que estén buscando esta reducción, pero hemos visto un cambio importante en los sectores energéticos, ya que se está dando una migración fuerte hacia fuentes renovables.

Asimismo, los países del G20 se han propuesto conseguir un crecimiento económico sólido e inclusivo, en donde de forma paralela se puedan adoptar trayectorias de reducción de emisiones de gases efecto invernadero.

Con la finalidad de que las empresas se involucren más en este cambio, en la actualidad ya se tienen métricas de carbono, las cuales se pueden consultar para ver los esfuerzos de las empresas por combatir las emisiones de CO2, por lo que ya no sólo se buscan empresas que den buenos rendimientos, sino que también nos brinden la certeza de que contribuyen a generar un cambio ambiental positivo.

De igual forma, se crearon índices como el que tenemos en México: IPC Sustentable, el cual busca medir el rendimiento de las empresas líderes en México en cuanto a criterios económicos, ambientales y sociales.

Se estarán preguntando… ¿y todo esto cómo influye en mis inversiones? Pues esto parece ser sólo el principio de una tendencia en donde las nuevas generaciones busquen que las empresas se hagan responsables de su participación en el cambio climático, así como en una forma de ayudar a contrarrestar los efectos causados.

Publicidad

Bajo este contexto sería bueno considerar antes de invertir no sólo en qué punto de desarrollo de estrategia ambiental se encuentra la empresa, sino ver sus planes a futuro lo que nos ayudaría para saber si la empresa está preparada para la transición, ya que este cambio no sólo implica una menor emisión de CO2, sino el uso de materiales renovables en sus empaques, buscando no contaminar el medio ambiente durante su proceso, el uso de materias primas naturales, métodos de reciclado de los productos, entre otros.

De esta forma no sólo podremos identificar a aquellas que van de la mano con los acuerdos realizados, sino que estaríamos viendo la posibilidad de identificar pioneros y líderes en las industrias del futuro, así como nuevas oportunidades de mercado.

De aquí se derivan algunos instrumentos financieros enfocados a financiar exclusivamente el desarrollo de proyectos ambientales, destacando: energía renovable, transporte limpio, construcción sustentable, entre otros. Tal es el caso de los bonos verdes, enfocados al financiamiento de ciertos sectores como: energía, construcción, industria, transporte, etcétera.

Hoy en día, a pesar de los esfuerzos realizados y de que el financiamiento verde ha crecido, aún estamos rezagados en la emisión de este tipo de instrumentos, por lo que debemos seguir impulsando a las empresas para que además de dar rendimientos atractivos, ofrezcan la oportunidad de invertir en proyectos sostenibles con el medio ambiente, ayudando a fomentar beneficios para la sociedad y la economía de México y el mundo, para conseguir así un crecimiento de la mano con el medio ambiente.

Nota del editor: Alejandra Vargas es analista bursátil en Grupo Financiero BX+, financiera y un poco contadora, practica patinaje sobre hielo, yoga y le gusta leer libros de varios temas. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad