Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La crisis por Covid-19 y el precio del petróleo

El reloj indica que todas las potencias deben acelerar el proceso de recuperación de la economía, opina Ramses Pech.
sáb 11 abril 2020 07:00 AM

(Expansión) – La crisis ocasionada por Covid-19 no puede ser controlada por una decisión humana. El precio del petróleo es una decisión del hombre.

La actualización y recuperación del precio del barril en la anterior semana deriva de un acuerdo comercial entre los países para no profundizar en una recesión económica, ante una desventaja que podrían tener al dejar a China solo en el mundo al recuperar la movilidad económica y quedando todos su merced.

Publicidad

Recordemos que el país asiático ha invertido en la recuperación al inyectar dinero de sus reservas, cambios fiscales y ayuda a empresas.

Ahora el reloj indica que todas las potencias deben acelerar el proceso de recuperación de la economía, basados en realizar pruebas para determinar el número de infectados y poder atender a los de mayor severidad.

Estados Unidos ha entendido la estrategia de realizar pruebas masivas para realizar un matriz de riesgo, al diferenciar al que requiere hospitalización y a quien puede recuperarse en casa. El objetivo es recuperar lo antes posible a la gente económicamente activa y poder estar a la par con la recuperación de China; no hacerlo crearía un diferenciador económico que podría costar meses en emparejar.

Al no poder controlar el Covid-19 por medio de una decisión tajante de razonamiento humano, dependerá de la investigación a realizar para poder ayudar al organismo a combatirlo. Pero lo que sí puede con una lógica económica, fue la aplicada por las potencias petroleras que influyen en el precio del crudo. Estados Unidos, Rusia y Arabia Saudita se han enfocado a atacar el primer problema: el precio del crudo, que afecta a la económica mundial.

El hecho de continuar extrayendo crudo a niveles de lo planteado en los últimos meses ocasionaría una sobre oferta (actualmente fluctúa entre 15 a 20 millones de barriles) y derivaría en que los centros de almacenamiento terrestres y/o marinos no tendrían la suficiente capacidad para almacenar.

Publicidad

Actualmente hay alrededor de 3,300 millones de barriles de petróleo almacenado (capacidad total mundial de 3,400) en el mundo y 91 millones de barriles están en almacenamiento flotante. Muchos de ellos, que eran de logística, han mutado a ser de almacenamiento. No hay mucho margen ante la falta de consumo.

No realizar un acuerdo ocasionaría lo que vimos las dos últimas semanas, una guerra de descuentos para colocar en el mundo por países productores a clientes que han disminuido la carga en sus refinerías ante la contracción de la demanda, principalmente de combustibles. Una guerra prolongada de descuentos podría lacerar a aquellos países cuya parte de su ingreso depende de la venta de exportación del petróleo crudo.

Cepal pronostica “profunda recesión” en América Latina por coronavirus

En 2015, Estados Unidos se convirtió en país exportador y empezó a disminuir la importación, a tal grado que hoy produce en promedio 12 millones de barriles diarios (exporta el 25%). Rusia, 11 MBD (exporta 47%) y Arabia Saudita 10 MBD (Exporta el 72%). ¿Quién tiene más clientes? y ¿a quién no le conviene perderlos? El país de Putin requiere realizar descuentos para mantener a sus clientes, pero si los saudíes deciden robar clientes, ellos pueden hacer un mayor descuento; Estados Unidos vende son sus aliados (Canadá, Corea del Sur, Reino Unido, India y Países Bajos).

Estados Unidos nunca ha participado a nivel mundial en aportar reducción de producción por la política de libre decisión de producción que prevalece en su mercado interno, pero ha buscado una solución real al emitir la semana pasada que pondrá a disposición la reserva estratégica de petróleo que podrán ser utilizadas para almacenar el crudo de productores estadounidenses, admitiendo en forma diaria alrededor de 685 MBD y podría ser la cuota que aportaría Estados Unidos para disminuir la oferta mundial.

Arabia Saudita podría recortar alrededor de 1 MBD y Rusia en la misma proporción, para tener un total de estos tres países de alrededor de 2.7 MBD, cuyo objetivo para el día 9 de abril es alcanzar 10 MBD de reducción de oferta a nivel mundial.

Publicidad

México comentó en su momento que dejaría de exportar 400,000 barriles y funge como el aporte sugerido que han solicitado para poder ayudar al recorte mundial; México es parte de la OPEP+. El volumen deriva de lo máximo que pueden admitir actualmente las refinerías, de acuerdo a la operación actual, y ante la falta de un almacenamiento estratégico de crudo.

La premura de por parte de Estados Unidos fue para no perder el control de la autosuficiencia que han logrado mantener en los últimos cinco años. Adicionalmente, proteger a su industria de hidrocarburos que generan una gran recaudación de impuestos federales y estatales. La mayor generadora de empleos en los últimos 10 años en algunos estados.

Nota del editor: Ramses Pech es analista de la industria de energía y economía. Es socio de Caraiva y Asociados-León & Pech Architects. Síguelo en Twitter como @economiaoil . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad