Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Relaciones Públicas en época de COVID-19, ¿crisis u oportunidad?

La esencia de las Relaciones Públicas parte de la comunicación, cómo transmitir un mensaje de manera clara y concisa que logre credibilidad y confianza, apunta Andrea Sotomayor.
sáb 23 mayo 2020 06:59 AM

(Expansión) – Cuando dio inició la cuarentena, uno de los muchos sectores que fueron afectados fue el de las Relaciones Públicas.

Hoy en día, aún muchas empresas consideran que este servicio no es primordial en tiempos de crisis, y al ser un servicio externo que se puede pausar o cancelar sin costos adicionales es común que sea uno de los primeros en recortarse.

Publicidad

Yo, que trabajo en el sector y tengo una agencia boutique especializada en startups y emprendimientos desde hace cuatro años, debo confesar que cuando inició la pandemia tenía mucha incertidumbre. Más de la mitad de nuestros clientes con los que ya trabajábamos nos pidieron pausar; otros, con los que teníamos campañas programadas o que iniciábamos a partir de abril tuvieron que cancelar.

Curiosamente algo pasó que me hizo reflexionar… los clientes con los que continuábamos trabajando, tomando en cuenta que algunos de ellos no son considerados “empresas esenciales”, empezaron a tener un aumento de publicaciones en medios y en alcance… pero, ¿por qué?

Parte de mi trabajo consiste en transmitir los mensajes correctos para que los clientes actuales, y clientes potenciales de las empresas con las que trabajamos, tengan conocimiento de los servicios o productos que ofrecen; pero ahora más que nunca, lo hicimos de una manera sumamente cuidadosa y sensible, porque de cierta forma todos estamos experimentando “sentimientos similares” y más que nunca tenemos empatía unos por los otros.

Aún cuando el COVID-19 tiene evidentemente toda la atención alrededor del mundo, es nuestro trabajo que nuestros clientes sigan estando presentes y sean relevantes. Así fue como dependiendo del giro de cada uno de ellos empezamos a comunicar cómo hoy en día sus productos o servicios proponen soluciones o aportan de alguna manera a la sociedad.

Pero sobre todo, quisimos enfocarnos en generar contenidos informativos alrededor de esto, que aportaran valor... a través de educar a los lectores sobre temas específicos o, incluso, de entretenerlos ante esta crisis mundial. Estos mensajes deben tener credibilidad y siempre estar basados en hechos verídicos, pero también es de suma importancia que estén alineados con los valores de la empresa.

Publicidad

Cuando comenzamos a ver la respuesta de los medios ante los nuevos comunicados que enviábamos dejé de sentir inseguridad, y por el contrario, volví a recordar por qué me gusta tanto mi trabajo, y a pesar de tener menos clientes por la situación, recordé que ésta es la verdadera esencia de las Relaciones Públicas: identificar el momento adecuado y adaptar los servicios o productos de los clientes a lo que estamos viviendo, de manera sensible y posicionándolos como líderes en su sector.

10 puestos de trabajo a considerar en tu empresa después de la pandemia

Hoy más que nunca estoy segura que esta pandemia es una oportunidad no sólo para las Relaciones Públicas, sino para todos. Adaptándonos a lo que se nos impuso de un día para otro, apoyándonos porque sabemos que todos de cierta forma fuimos afectados, siendo empáticos porque no conocemos las situaciones de los demás.

En lo personal, ya dejé de sentir incertidumbre por los clientes o proyectos que se pusieron en pausa o se cancelaron, porque recordé la razón por la cual empecé a dedicarme a lo que me dedico. La esencia de las Relaciones Públicas parte de la comunicación, cómo transmitir un mensaje de manera clara y concisa que logre credibilidad y confianza. Es increíble recordar la importancia que tienen nuestras palabras, y cómo la forma de comunicarnos puede abrirnos muchas más puertas de las que nos imaginamos.

OPINIÓN: Enfrentar la nueva normalidad a la hora de hacer comunicación

Esta contingencia mundial nos otorgó una nueva oportunidad para cuestionar los motivos que nos llevaron a decidir el trabajo que tenemos actualmente y reflexionar si realmente lo estamos haciendo bien, o cómo podríamos mejorarlo.

Nota del editor: Andrea Sotomayor es directora General de Covalente. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad