Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

#CómoReactivarMéxico_header desktop Home Expansión
#CómoReactivarMéxico

Protocolo de autoconfianza para la nueva normalidad

para abrazar la nueva normalidad reconoce tu vulnerabilidad empezando por soltar la idea de ser el líder que deberías ser y elige ser quien realmente eres, opina Adriana Castro.
mar 09 junio 2020 11:59 PM

(Expansión) – Hace unos días se celebró el Global Exhibitions Day y este año centró su mensaje en plantear que la industria de las exposiciones es clave para la reconstrucción de las economías. Me llamó la atención que compartieron una robusta guía de buenas prácticas para reabrir la industria y operar eventos de manera adecuada, segura y responsable dado a que, por ahora, los requerimientos exactos en la mayoría de los países aún están poco definidos.

En el evento se mencionó que estar abierto al cambio será clave para que esta industria salga adelante.

Publicidad

Varios sectores ya están trabajando en sus protocolos de seguridad para sumarse a la nueva normalidad. Si tienes un negocio, seguramente también estás analizando cómo alinear el tuyo a la industria que te corresponde.

Todo bien hasta aquí.

Ahora, con toda honestidad, te invito a que revises qué es lo primero que sientes ante las palabras “nueva normalidad”, “incertidumbre”, “renovarse o morir”, “pensar fuera de la caja”, “nada será igual”.

Son palabras que se mencionan últimamente y habrá quienes al escucharlas les detone motivación, si eres de esos puedes dejar de leer. Este artículo no es para ti.

Si eres de los que sienten angustia, y hay días en los que no estás seguro si tu negocio lo logrará, estás en el lugar correcto… y te comparto que muchos nos sentimos así.

Ahora que están de moda las guías de buenas prácticas debería haber un “Protocolo de autoconfianza para sumarse a la nueva normalidad”. En esa guía yo incluiría dos habilidades que todos podemos desarrollar y ayudan a transitar por momentos inciertos:

Publicidad

1. Acepta tu vulnerabilidad. Cabe aclarar que la vulnerabilidad no es sinónimo de debilidad. De acuerdo con Brené Brown, investigadora de la Universidad de Houston, Estados Unidos, la vulnerabilidad es el único camino para tener el coraje de sumarse a algo nuevo. Con coraje, se refiere al valor de atreverse a tomar acción.

Aceptar tu vulnerabilidad es el recurso que te permite transitar a través de la incertidumbre, el riesgo y la exposición emocional. Brené ha realizado investigaciones con 50,000 personas y señala que ninguna ha sido capaz de dar un ejemplo de coraje que no incluyera esos elementos. No hay coraje sin vulnerabilidad.

Así que, para abrazar la nueva normalidad reconoce tu vulnerabilidad empezando por soltar la idea de ser el líder que deberías ser y elige ser quien realmente eres. Por ejemplo, en estos días de incertidumbre, renuncia a la idea de ser todólogo: experto en pensamiento estratégico, en influencia, en vinculación y en ejecución. Es mejor centrarte en la fortaleza que te caracteriza y apoyarte de tu equipo para que te complemente con el resto de ellas.

Se ha encontrado que los equipos de trabajo exitosos no son guiados por líderes que poseen todas las fortalezas, sino por equipos que lo equilibran aportando las suyas. Sé auténtico, acepta tu vulnerabilidad y, como líder, aprende a pedir ayuda.

OPINIÓN: Muchas empresas se han gestado en momentos de crisis, ¿yo qué puedo hacer?

2. Fluye más fácilmente con el error. Ya decía Edwin H. Land “Una parte esencial de la creatividad es no tener miedo al fracaso”. Yo diría, tener un miedo manejable ante el fracaso. Para ello es importante no tomarte los errores como algo personal. Si fallas, evita los clásicos juicios totalitarios como “soy un fracaso” y “siempre me equivoco”.

Resignifica el error. Considera que tomar la acción de reinventarte implica un riesgo: aciertas o aprendes.

Publicidad
La pandemia acelera la revolución 4.0 en las empresas

Por cierto, para la ciencia de la felicidad, el acierto tiene caducidad y no incluye garantía de cinco años. Tarde o temprano te volverás a equivocar porque es parte de tu naturaleza.

De hecho, esta etapa de contingencia algo bueno ha tenido: ha sido un gimnasio para ejercitar tu tolerancia a la frustración y tu capacidad para lidiar con el error. A tres meses de conectarte en videoconferencia con tus colegas seguramente te sigue ocurriendo que hablas con el micrófono apagado.

OPINIÓN: Reactiva la economía sin gastar un peso

Un maestro me decía “la próxima vez que te equivoques toma perspectiva y cuestiónate: este error que ahorita me parece terrible, ¿seguirá siendo así de catastrófico dentro de cinco años?”. Probablemente no.

Transitar estos días de incertidumbre es como echar un volado: Aceptas tu vulnerabilidad y aprendes a vivir con los errores propios del proceso o no vives la vida plenamente… lo que es más difícil y peligroso.

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas felices. Síguela en Facebook (adrianacastromx). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad