Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

#CómoReactivarMéxico_header desktop Home Expansión
#CómoReactivarMéxico

El COVID-19 crea un entorno VICA que desafía a los trabajadores

La llamada “nueva normalidad” requiere de empoderar a los trabajadores, fomentar la autogestión y atender sus necesidades, opina Guillermo Bracciaforte.
mié 10 junio 2020 07:00 AM

(Expansión) – La cuarentena por el COVID-19 generó un ambiente de máxima tensión para miles de empresas en México y todo el mundo, llamado entre los especialistas entorno VICA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo), un ambiente donde las empresas se ven obligadas a realizar cambios a su planificación estratégica y sus rutinas profesionales, creando así múltiples y nuevos desafíos para ellas.

La volatilidad se contrarresta con la adaptación, la incertidumbre con la toma de decisiones basadas en datos, la complejidad con la colaboración, y la ambigüedad con la anticipación. Ninguna de estas medidas pudo tomarse cuando millones de empleados mexicanos tuvieron que hacer frente a este entorno de manera inmediata y el riesgo de desaparición que corren las empresas, es alto. La solución actual fue dada gracias a la tecnología, que ha sido una pieza clave para desarrollar el trabajo remoto en aislamiento social.

Publicidad

Se necesitaron respuestas rápidas para el cambio, sin tomarse tiempo para la reflexión sobre las medidas necesarias para lograr un equilibrio entre productividad de los trabajadores y respeto hacia su vida personal. Durante el encierro, las personas han tenido que encontrar la forma de lidiar entre tres aspectos de su vida en un mismo espacio: personal, familiar y profesional. El trabajo remoto obligado tomó por sorpresa a la mayoría de las empresas, quienes se enfocaron en mantener la producción sin tomar en cuenta los anteriores aspectos.

En este panorama, los freelancers han tenido una ventaja competitiva importante: saber trabajar desde cualquier parte del mundo. Los independientes son personas que conocen y entienden las habilidades esenciales requeridas para desempeñar su trabajo a distancia, y las cuales los trabajadores tradicionales deberán implementar para sortear la nueva realidad laboral.

El análisis de estas adaptaciones tempranas, trabajo remoto en aislamiento y respuesta por parte de los trabajadores hace ver que existen cinco aprendizajes básicos, los cuales deben considerar las empresas para mantener feliz a su talento así como su producción.

Uno de los aprendizajes más relevantes es que los roles dentro de las empresas se han vuelto complejos y requieren de habilidades que les permitan desarrollar diversas tareas sin perder de vista las metas. Los líderes entonces deberán ser multiplataforma y multicanal, según el estudio de tendencias globales de Capital Humano elaborado por Deloitte, el requerimiento más valorado por las empresas es la habilidad para liderar a través de una mayor complejidad y ambigüedad, cuyo contexto se generó tras la contingencia.

OPINIÓN: ¿Cuál será la “nueva normalidad” para el empleo en México?

Entender la diferencia de dirección entre un equipo remoto, presencial o híbrido permitirá tener metas de productividad positivas. Uno de los errores de ser líder de proyecto independiente es querer controlar todo de una manera. Los procesos, formas y canales que se manejen brindarán un plus al empleado y la empresa, ya que contrarresta la pérdida de tiempo en instrucciones dobles o en trabajos desechados por realización incorrecta.

La comunicación es la mayor clave, de ser negativa puede derrumbar diversos pilares básicos para las empresas, desde la motivación hasta el alcance de metas, las cuales impactan directamente en la existencia de cualquier negocio. Los líderes deben saber ser claros, respetar espacios, atender dudas y no sobrecargar de mensajes, llamadas y documentos de control, además de entender la forma y momento de dar y recibir una retroalimentación.

Cómo impulsar la inclusión en las empresas tras la pandemia | #CómoReactivarMéxico

Publicidad

Esta última habilidad se enlaza con dos capacidades que se concentran en la actitud del trabajador, adaptación y aprendizaje. Los cambios son una realidad inherente que se agudiza con la contingencia, en una actualidad tecnológica las modificaciones pueden ser diferentes, nuevos canales de comunicación, herramientas, formas, aditamentos o algunos otros cambios de raíz en las estrategias pactadas. Los proyectos de los freelancers profesionales siempre son distintos, no tener flexibilidad ante necesidades, preferencias o procesos establecidos para cada cliente le cerraría oportunidades laborales. Ver cada meta como específico es la nueva visión.

La capacidad de aprendizaje refiere a la disposición del colaborador de no volver únicos los procesos, las tácticas o los métodos de trabajo y mantener una apertura a mejores, nuevas o diferentes maneras de llegar a la meta, las cuales permitirán al equipo avanzar. La cooperación es clave para esta capacidad, pues entre colaboradores podrán mejorar o impulsar habilidades específicas, las cuales se reflejarán en un crecimiento personal y profesional. Se trata de entender las herramientas y aplicar el trabajo de forma eficiente.

OPINIÓN: 10 materias que un CEO debe dominar para sobrevivir

Contrario a lo que antes se pensaba sobre la tecnología, ahora en un mundo lleno de ella, las habilidades sociales toman mayor relevancia. Ese panorama es similar al de los freelancers profesionales, pues la mayoría de personas cree que son los trabajadores más solitarios, cuando son los que más buscan crear redes entre sus colegas.

La llamada “nueva normalidad” requiere de empoderar a los trabajadores, fomentar la autogestión y atender sus necesidades para poder seguir impulsando a las empresas. Sin un gran equipo detrás, las empresas no tienen nada, y ahora más que nunca, el personal no necesita estar físicamente presente en un espacio para poder funcionar. Alentar la creación de equipos híbridos será clave para tener una alta productividad sin importar el lugar desde donde trabajen, pues un trabajador feliz y motivado siempre será más propositivo y creativo en beneficio de todos.

Nota del editor: Guillermo Bracciaforte es Cofundador y Director de Operaciones de Workana. Es graduado de la Universidad Católica de Córdoba en Business Administration y cursó un programa de Executive MBA en IAE Business School. Síugelo en LinkedIn y en Twitter .Las opiones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad