Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La situación actual nos obliga a romper paradigmas

Sí, habrá mañana, pero nos toca a nosotros que sea el mejor posible, opina Mauricio Hubard.
sáb 23 mayo 2020 12:01 AM

(Expansión) – “Y ahora nos vamos, duerman bien, descansen y prepárense para mañana. Porque habrá mañana”: Winston Churchill.

Churchill es famoso por muchas cosas, uno de los grandes personajes de la historia sin duda alguna. Una de sus cualidades era la capacidad de transmitir mensajes profundos con frases inteligentes. La anterior, da un mensaje al mismo tiempo de consciencia sobre el seguir adelante día a día y de esperanza; en los tiempos que vivimos, con la crisis de salud y económica, tenemos que estar conscientes de que también habrá mañana.

Publicidad

Hay paradigmas con los que hemos crecido, que traspasan generaciones en México, que debemos cambiar a fin de poder salir adelante como país, retomar nuestro camino y lograr el futuro que queremos, que podemos y tenemos el potencial de crear.

Hay ejemplos de otros países y regiones que han pasado por situaciones incluso peores, y se han reinventado; podemos aprender mucho de estos, pongo dos ejemplos:

1. Europa después de la segunda guerra mundial, con países destruidos, tras ser invadidos por el enemigo; familias separadas, millones de muertos, infraestructura desecha, la moral muy baja, etcétera. Sin embargo, pasando el tiempo, lograron rehacerse en naciones con economías fuertes, planta productiva importante, creciente, sistemas políticos estables, entre muchas otras características positivas, pensemos en Inglaterra, Alemania, Francia, Japón.

2. Otro ejemplo más reciente, que no implicó una guerra de por medio (el origen sí), fue la reunificación de Alemania al caer el muro de Berlín. En noviembre de 1989 cayó el muro que dividía a Alemania en la parte oriental (controlada por la Unión Soviética) y la occidental (con un sistema de economía capitalista); aquí hay algunas grandes lecciones:

I) No pensaron en hacer dos países, en todo momento se vieron como una sola nación, y responsabilidad de todos.

II) Al caer el muro, la diferencia entre las dos regiones era abismal, la occidental con economía pujante, avances tecnológicos, empresas y empresarios importantes; por otro lado, en la oriental, la economía destruida, sin actividad productiva eficiente, sin empresarios, etcétera; totalmente diferentes, pero la actitud de los alemanes en su conjunto fue de unión, visualizaron un país unido, fuerte, una potencia económica y de primer nivel en todos los sentidos.

Publicidad

Ante el llamado del gobierno a toda la población alemana a lograr la reunificación, la respuesta fue contundente en ese sentido. En esa meta, los empresarios del área occidental invirtieron en la oriental aun a sabiendas de que nivelar la productividad en las empresas entre ambas regiones tomaría tiempo y mucho dinero.

Los de oriente buscaron actuar proactivamente para desarrollar empresas, capacitarse, nivelar productividad. Los empresarios de occidente pudieron actuar con base en sus intereses inmediatos y justificar el no invertir en el otro lado, eso no les tocaba, pudo haber sido su justificación. A 30 años de distancia, Alemania es uno de los países más productivos del mundo, con empresas fuertes, innovadoras y líderes a nivel internacional.

¿No te dieron utilidades en tu empresa? Te decimos qué puedes hacer

Y aquí entramos a algunos paradigmas que debemos romper en México en esta época:

“Que lo haga el gobierno, para eso pago impuestos”. Esta es una frase muy usada para justificar el actuar de una forma que no es solidaria, que se limita a hacer lo mínimo por México, el gobierno no puede ni debe hacer todo, los mexicanos sí, la sociedad y especialmente quienes más capacidad tenemos.

“No son momentos para invertir”. Todo lo contrario, es cuando más se necesita llevar recursos a la planta productiva, formal e informal, protegerla, ayudarle a recuperarse del impacto de esta crisis y generar empleos; sin inversión, financiamiento, sin dinero circulando en la economía y en las empresas, tendremos un México débil, habrá mayor desempleo y menos recursos para el consumo, que da vida a los negocios, perderemos años de desarrollo y tendremos empresas en mala posición para aprovechar las oportunidades que se van a presentar, especialmente con el T-MEC, eso nos afecta a todos.

No olvidemos que en las crisis surgen muchas oportunidades. Obviamente, la inversión debe hacerse de forma inteligente, en operaciones viables, empresas que están en posición de generar valor agregado, generar la riqueza que todo negocio debe lograr.

Publicidad
10 puestos de trabajo a considerar en tu empresa después de la pandemia

“No aplica a mis criterios para invertir”. Partiendo del punto anterior, ante la crisis que vivimos, debemos ajustar nuestros criterios comunes de inversión, encontrar las actividades esenciales para lograr la recuperación, la generación de empleo y encontrar formas para apoyar a las empresas en esos sectores, el generar nuevas empresas o coinvertir y generar incremento patrimonial, no se trata de perder dinero.

“A mí no me gusta que me digan qué hacer”. A fin de potencializar la inversión, de lograr crecer las empresas lo más posible, de generar mayor riqueza, debemos entender que el institucionalizar las empresas es algo muy positivo, con Gobierno Corporativo, transparencia, rendición de cuentas, abrir capital a socios estratégicos, el potencial crece exponencialmente para las empresas.

“Así hemos operado siempre”. Las nuevas épocas ofrecen oportunidades, la economía colaborativa entre las empresas es una gran forma de ahorrar costos, sumar fuerzas y generar mayor valor agregado, pongo un ejemplo:

Recientemente Grupo GEPP (embotellador de Pepsi) firmo acuerdo con Alpura para distribuir sus productos, con esto, GEPP genera ingresos adicionales por su capacidad instalada de distribución y Alpura libera recursos para desarrollar nuevos productos.

Y sí, habrá mañana, pero nos toca a nosotros que sea el mejor posible. Sumando multiplicamos por México.

Nota del editor: Mauricio Hubard es Fundador y Presidente de Juntos Financiera , estudió Relaciones Industriales en la Universidad Anáhuac del Sur, graduado de la escuela de Negocios de Harvard (Harvard Business School), es miembro activo del Harvard Alumni Association, ha tomado diversos cursos en esta escuela relacionados con Microfinanzas, Gobierno Corporativo, entre otros; Desarrollo de Instituciones Financieras en el JFK School of Goverment de Harvard, también de Responsabilidad Social de las Empresas por la Universidad de Stanford y el ESADE de Barcelona. Escríbele a hubardm@gmail.com. Síguelo en su cuenta de Twitter . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad