Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La nueva realidad no sigue fórmulas para el éxito, solo escenarios

Es primordial que las organizaciones se preparen en distintas áreas y entiendan el contexto en el que se encuentran actualmente para asegurar la continuidad de su negocio, opina Francisco Silva.
mar 04 agosto 2020 12:32 AM

(Expansión) – La nueva realidad a la que tendrán que adaptarse las empresas después del COVID-19 les planteará desafíos que probablemente nunca imaginaron, lo que ya les exige también un alto grado de adaptación y resiliencia; los días de las fórmulas invariables y universales para el éxito empresarial terminaron.

Es primordial que las organizaciones se preparen en distintas áreas y entiendan el contexto en el que se encuentran actualmente para asegurar la continuidad de su negocio, responder conforme al panorama específico, identificar sus oportunidades y retos, además de aprender de la experiencia.

Publicidad

Para lograrlo, las organizaciones de todas las industrias han comenzado a desarrollar un plan de acción que les permite afrontar el futuro en el cual, para poder prosperar, están alineando con su visión y situación presente.

En el contexto de la nueva realidad, un aspecto clave es la planificación de posibles escenarios, un proceso que implica realizar una profunda reflexión y análisis que les permita entender cómo está evolucionando el nuevo entorno, anticipar lo que podría suceder, y llevar a cabo las acciones para elevar su resiliencia.

Tal planificación contempla estar conscientes de la diversidad de condiciones posteriores a la crisis sanitaria a las que podrían enfrentarse, identificar cuáles serían las implicaciones para la organización, así como determinar su situación hacia el futuro y diseñar un plan de acción de alto nivel altamente flexible.

En el caso particular de México, son tres los escenarios que estarán supeditados a la reapertura de las actividades en cada estado, según el semáforo, la tendencia de contagios y el nivel de alerta, y se fundamentan en los pronósticos económicos para los próximos meses.

El primero de ellos está relacionado con la rápida contención, en el que se registra una fuerte pero breve desaceleración de la economía, particularmente durante los dos primeros trimestres del año, donde según un estudio, el producto interno bruto (PIB) podría ir del -2% interanual en el primer trimestre, hasta -8% en el tercero.

En tanto, la deuda y el déficit público podrían aumentar, mientras que las remesas y las exportaciones disminuir, y la inversión privada se mantendría en contracción el resto del año. En este escenario, la recuperación económica llegaría a partir del primer trimestre de 2021.

Publicidad
La pandemia acelera la revolución 4.0 en las empresas

Un segundo escenario es el de un año perdido, en el que la caída interanual del PIB podría llegar al -7% en el último trimestre de 2020. Entre los fenómenos que se podrían observar está un retraso en las compañías para equilibrar su producción, un repunte en el desempleo con una lenta recuperación del consumo, tensiones en el sistema financiero y la saturación del sistema de salud en los dos últimos trimestres del año. La ansiada recuperación económica podría llegar en la segunda mitad de 2021 y se recuperaría lo perdido en 2023.

El tercero, un escenario de economía de guerra, no necesariamente marcado por un conflicto bélico sino por la epidemia, la recesión está presente durante un periodo más largo, agravando el aumento de la deuda de empresas e individuos y la estabilidad del sistema financiero, con el riesgo de que el país pierda su grado de inversión. Las empresas podrían tener que cerrar indefinidamente, elevando el desempleo y la inconformidad social. México podría estarse recuperando a inicios de 2022.

OPINIÓN: El impacto social positivo que podemos y debemos lograr

Una vez que las organizaciones están conscientes de estos posibles escenarios y su recuperación, es momento de definir su estrategia para responder a las condiciones bajo la nueva realidad.

De este modo, durante la reapertura económica, las empresas prestarían atención en puntos estratégicos como mitigar el riesgo, asegurar su continuidad operativa y su flujo de efectivo, además de enfocar su liderazgo en reforzar las relaciones con clientes y empleados.

Por otro lado, se sugiere reiniciar sus cadenas de suministro de forma sincronizada y estar siempre al pendiente de los indicadores externos para anticipar cualquier disrupción que pudiera surgir en el corto a mediano plazo.

OPINIÓN: Procesos más eficientes, negocios más sostenibles

Las oportunidades que traerá la nueva realidad son numerosas si la planificación para los escenarios antes descritos se lleva a cabo de manera coordinada y efectiva. Desde la apertura de nuevos canales digitales, la reevaluación de la estrategia y planes de negocios, hasta la reestructuración de los modelos de trabajo, como el trabajo remoto, la reducción de procesos redundantes, y el aprovechamiento de nuevas tecnologías para modernizar las cadenas de producción, suministro y distribución son sólo algunos ejemplos de ellas.

Por tanto, las organizaciones que den el paso para realizar un análisis y reflexión a fondo de los escenarios a los que se enfrenten, y sean capaces de redefinir sus negocios para identificar las áreas de desarrollo y los retos, estarán mucho mejor preparadas para prosperar en la nueva realidad.

Nota del editor: Francisco Silva, Socio de Strategy, Performance & Operations en Consultoría, Deloitte México. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad