Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Es el fin del 'entorno VUCA'. Vivimos 'tiempos BANI'

El antídoto contra la fragilidad es la capacidad de resistencia, la información de calidad ayuda a reducir los grados de estrés, apunta Jonathán Torres.
lun 19 octubre 2020 11:59 PM

(Expansión) – ¿Cuántos libros se han vendido alrededor del ‘entorno VUCA’? ¿Cuántas conferencias y clases se han dado para entenderlo? ¿Quién seguirá exprimiendo y ganando dinero pregonando este concepto? Hoy ya no son ‘tiempos VUCA’. Hablar de ello es obsoleto. Describir una situación como volátil, incierta, compleja y ambigua ya no sorprende. Un nuevo término, una nueva teoría de pensamiento está ganando seguidores. BANI.

A finales de la década de 1980, el concepto VUCA fue creado por la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos y años después comenzó a citarse en libros sobre estrategia empresarial. Conforme corrían los años surgían nuevos acrónimos para tratar de describir el contexto. Así, había quienes hablaban de VUCAH, citando al final la hiperconectividad; mientras que la Universidad de Oxford sostenía que ya vivíamos ‘tiempos TUNA’, es decir, turbulentos, inciertos, nuevos y ambiguos.

Publicidad

La pandemia representa el epitafio del ‘entorno VUCA’. No estamos frente a una inestabilidad pasajera. La situación no es inestable, es caótica. Los cálculos que podamos tener son impredecibles, no hay ninguna garantía de que pueda llegar al resultado esperado. Para muchos, pensar en el largo plazo es inútil, pues no saben cómo saldrán de la pandemia, si es que salen. Imaginarse el futuro es inquietante.

¿Cómo demonios enfrentar esta realidad? Los consultores de negocios insisten en la pertinencia de revisar tendencias, KPIs, en planear con base en tres o más escenarios. Algunos, recomiendan tener claro a dónde puedes llegar en los próximos tres meses para después adaptarte a lo que se presente. Otros, creen que la clave está en dejar de preguntarse qué cambiará en el futuro y enfocarse en lo que no va a cambiar.

Pero no le demos vueltas. La única constante es el cambio. Va una recreación: un bote en medio del mar que enfrentaba olas de tres metros de altura, ahora, tiene que sortear olas tres, cuatro, cinco veces más altas. ¿Cuál será el plan de los tripulantes para llegar a tierra firme? ¿Sobrevivirán?

Los líderes de empresas enfrentan algo similar y por ello deben aprovechar la turbulencia como un detonante para innovar, tener presente el objetivo, pero sobre todo los diferentes caminos que pueden tomar para alcanzarlo. Así, es posible que del punto A no tengan que pasar al punto B, sino al C o al D. Como el bote en la tormenta, tener varias rutas de salida para llegar a su destino.

La pandemia está sentando las bases de un nuevo entorno. El fin de VUCA, TUNA aún puede ser aplicado pero ya está aquí la irrupción de BANI, que da cuenta de un mundo frágil (brittle), ansioso (anxious), no lineal (non-linear) e incomprensible (incomprehensible).

La globalización ha demostrado que el colapso de un país puede causar un efecto dominó en otras regiones, lo que demuestra la fragilidad del planeta. Ya es muy común sentir la necesidad de permanecer actualizados con las noticias, lo que alimenta la ansiedad. La pandemia, a su vez, nos está demostrando un sistema no lineal pues hay un largo desfase entre el origen del virus y sus efectos totales, al tiempo que ya es cosa de todos los días presenciar hechos ilógicos y sin sentido, absolutamente incomprensibles.

Publicidad
La pandemia acelera la revolución 4.0 en las empresas

La nueva era con el ‘entorno BANI’ exige estar actualizados y considerar todos los escenarios posibles ya que todo está cambiando, a fondo, inexorablemente, nos guste o no. Se vale la tesis de prueba por error, nuevos servicios y ofertas. Quizá algunas ideas puedan ser ilógicas para el modelo de negocio, pero son bienvenidas si pueden ayudar a sortear la tormenta.

El antídoto contra la fragilidad es la capacidad de resistencia, la información de calidad ayuda a reducir los grados de estrés, un buen contexto permite contrarrestar los impactos de los resultados inesperados y el instinto puede ser un buen compañero de la comprensión.

El ‘entorno VUCA’ pasará a la historia y, con éste, muchas empresas también desaparecerán. En México, desafortunadamente, hay muchos líderes que valoran el pasado y no están dispuestos a cambiar lo que para ellos ha sido exitoso; su ego les impide reconocer la necesidad de actualizarse y prepararse para el futuro. Consecuentemente, la innovación se promueve pero no del todo y los gigantes suelen aplastar o capturar la inventiva de pequeñas y medianas empresas.

Cierro con un final feliz: VUCA, TUNA, BANI... Los entornos irán y vendrán, pero quienes seguiremos aquí seremos nosotros. El futuro es humano, con todos los motivadores que existen para enfrentar cada día con nuestras anclas de decidir, compartir, amar, inspirar y trascender.

**********

Son estructuras de especulación y el error es tomarlas como deterministas. Así es como califican los escépticos a los entornos creados para entender el mundo. Los cisnes negros, dicen, se presentan y la reacción natural que siempre se manifiesta es tratar de crear manuales para sobreponerse a ellos.

Pero la mejor receta para ello es la prospectiva, la generación de escenarios con mucha data (información, estadísticas, análisis del pasado, entre otros elementos). Los intangibles, dicen los críticos, son accesorios, romanticismo puro.

Nota del editor: Jonathán Torres es periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad