Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La importancia de la personalidad y el rumbo de las empresas

Para las empresas como los seres humanos una ultima reflexión: si no actuamos como pensamos, terminaremos pensando como actuamos, reflexiona Mauricio Hubard.
dom 22 noviembre 2020 07:00 AM

(Expansión) – “Sin un rumbo definido nunca llegaremos a nuestro destino”: Anónimo.

Los seres humanos requerimos desarrollar nuestra personalidad en el tiempo, inicia con nuestra infancia, los valores que aprendemos en la familia, el colegio, con los amigos, en lo que leemos, etcétera.

En realidad, este proceso nunca termina, debemos estar abiertos siempre a detectar áreas de oportunidad en nosotros mismos, de nuestros errores y aciertos, en las criticas o consejos constructivos de un buen amigo, un familiar; debemos tener la capacidad de día a día buscar ser mejores seres humanos, en todas nuestras facetas, de hijos, papas, hermanos, amigos, empresarios, socios, entre otras.

Publicidad

Para lograr esto, debemos de partir de una serie de “parámetros” en nuestra vida, que si bien debemos ser flexibles en nuestro pensar, nuestro actuar debe estar apegado a estos; son el conjunto de valores básicos en cada uno, nuestra forma de ver las cosas, las situaciones, cómo reaccionar dentro de los limites de todos estos “parámetros”

Nosotros elegimos cómo pensar y actuar, a qué dar tiempo en nuestra mente y a qué no, al enfoque con que vemos las cosas, como un gran problema o un reto a superar, a hablar mal de la gente o respetarlos como merecen.

Lo mismo pasa en las empresas, se deben definir claramente los principales elementos de la “personalidad” que queremos desarrollar en el tiempo.

Estos se agrupan en la misión, visión, valores y un código de ética, los que deben de ser muy bien pensados, determinar claramente que queremos incluir y también lo que no queremos, cada palabra debe estar bien pensada y tener un significado que sea entendible.

La realidad es que, la mayoría de las empresas contemplan esto únicamente cuando tienen que desarrollar su pagina web, y escriben en esta únicamente lo que les suena que a la gente les va a gustar, pero no los hacen suyos, no los promueven en la capacitación de su equipo de trabajo, en la toma de decisiones, en las juntas, en su trato a clientes, etcétera.

Vamos por partes:

Misión: es una declaración del porque existe la empresa, lo que busca lograr en el tiempo, para quién o quiénes trabajan.

Visión: es describir el camino como se busca llegar a lograr la misión, elementos que la conforman y principales estrategias o formas de operar la empresa.

Valores: son los que se busca promover en el actuar de la empresa.

Código de Ética, declaración clara sobre los principios y posicionamiento, que la empresa hace suyos en su actuar, acoso sexual y/o laboral; se deben incluir aquellos relacionados con los clientes, entre el equipo de trabajo, la relación con proveedores, la competencia, gobierno corporativo, entre varios más.

Publicidad
La pandemia acelera la revolución 4.0 en las empresas

En conjunto la misión, visión, valores y el código de ética, si se desarrollan bien, en coherencia unos con los otros, si se les da el valor adecuado dentro de la empresa, se dan a conocer a todos, se hacen públicos, se promueve la capacitación constante sobre la importancia de estos temas en cada compañía, el camino a lograrlo será mucho más fácil; en conjunto, nos marcan el rumbo hacia dónde queremos ir y cómo llegar ahí.

Y la coherencia en su aplicación debe ser en todos los niveles, iniciando por los socios en las asambleas de accionistas, los consejeros, el equipo de trabajo en todas las jerarquías, en todos.

No basta con sólo darlos a conocer, se deben establecer los canales de comunicación a fin de que cualquier persona, interna o externa a la empresa pueda denunciar la violación de estos, lo que podrán hacer de forma anónima o no, según sea su preferencia. Una vez recibida esta queja o denuncia (preferentemente por las personas al más alto nivel) se deberá de analizar con seriedad con un grupo previamente seleccionado y conocido por todos (comité de ética, puede ser), los méritos de la denuncia, así como las medidas correctivas que procedan, que pueden ser desde una llamada de atención, la separación de la organización hasta una demanda legal; y dar respuesta a quien denunció.

Si aun no cuentan con estos, les dejo unos consejos:

1.- Reúnanse en un equipo multidisciplinario que involucre desde a los fundadores y/o socios, miembros del equipo de trabajo y consejeros para platicar sobre éstas.

2.- Tomen el tiempo necesario para determinar bien cada uno de estos puntos, finalmente son los que marcaran el rumbo y personalidad de la empresa, deben ser vigentes en el tiempo.

3.- Una vez definidos, realicen campañas abiertas y constantes para darlos a conocer a todos, inclúyanlos en los cursos de capacitación y que estos sean constantes, no se pueden aprender en una sola sesión.

4.- Establezcan el canal de comunicación antes mencionado.

5.- Algo muy importante, al establecer todo esto se debe de fomentar la forma de pensar abierta en el equipo de trabajo, la creatividad y comunicación, pero dentro de los parámetros definidos; no se trata de que estos creen mentalidades cuadradas.

Y tanto para las empresas como los seres humanos una ultima reflexión: si no actuamos como pensamos, terminaremos pensando como actuamos.

Los invito a ver un ejemplo de lo que les comento.

Nota del editor: Mauricio Hubard es Fundador y Presidente de Juntos Financiera , estudió Relaciones Industriales en la Universidad Anáhuac del Sur, graduado de la escuela de Negocios de Harvard (Harvard Business School) en la maestría ejecutiva “Owners, President Management Program, OPM “ en la generación 34, es miembro activo del Harvard Alumni Association, ha tomado diversos cursos en esta escuela relacionados con Microfinanzas, Gobierno Corporativo, entre otros; Desarrollo de Instituciones Financieras en el JFK School of Goverment de Harvard, también de Responsabilidad Social de las Empresas por la Universidad de Stanford y el ESADE de Barcelona. Escríbele a hubardm@gmail.com. Síguelo en su cuenta de Twitter . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad