Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Fórmula 2021: más inversión = menos pobreza y polarización

Hay que lanzar un verdadero plan de inversión transformativo con inversionistas de México y el mundo, para generar más valor económico y social, opina Rodrigo Villar.
vie 11 diciembre 2020 11:59 PM

(Expansión) – México debería lanzar, desde el día 1 del 2021, un plan visionario de inversión en el que vayan juntos gobierno y empresas. Sólo así evitaremos más pobreza, atraso y confrontación política. Hay que aprovechar la coyuntura para dar un gran salto en infraestructura social, ambiental y digital, incluso con más deuda de por medio.

A mediados de noviembre, la Secretaría de Hacienda presumía que logró los niveles más bajos para refinanciamiento en dólares, con una tasa cupón de 2.65% a 10 años. Para poner en perspectiva, por los mismos días China colocó, por primera vez, bonos con rendimiento negativo al -0.15% con plazo de cinco años y al 0.31% a 10 años.

Publicidad

Desde luego, la causa está en el mercado y la mayor expansión monetaria en la historia, si bien los chinos pueden financiarse ocho veces mejor que nosotros. Sin embargo, la clave es para qué: si aprovechas o no la coyuntura. Ellos lo hicieron en los años de crédito barato tras el crack de 2008 y vuelven a la carga, con la anticipación de 2 o 3 años de condiciones aún más propicias.

Según nuestro gobierno, México estará mejor posicionado para el periodo post COVID-19 que otros países porque, como recomendaría un neoliberal ortodoxo, optó por no hacer nada ante la emergencia económica para no endeudarnos. Los estímulos suponen apenas 1% del PIB, cuando el promedio entre economías emergentes es 6% y el FMI, tradicionalmente el ogro neoliberal, ha llamado al mundo y a nuestro país a aplicar las recetas que aconsejaría un keynesiano. Justo lo que hicieron los chinos desde el principio, con medidas contracíclicas equivalentes al 4.7% de su economía.

Al corte de caja, resulta paradójico que ambos países acabaron endeudándose en una proporción similar, pero con contraprestaciones muy distintas.

En nuestro caso, el FMI estima que la deuda como proporción al PIB subirá 12 puntos para llegar al 2021 a 65%, y no por préstamos adicionales, sino básicamente porque la economía se achicará 9%. La deuda china subirá 8 puntos hasta 61%, pero conservando el crecimiento (1.9%). Hacia delante, ellos crecerán al 8% en 2021 y al 5.8% anual en los próximos cinco años; nosotros, al 3.5% y al 2.44% respectivamente.

Es decir, más endeudados, solo para transitar de la peor recesión en 90 años a la inercia de crecimiento insuficiente de tres décadas, pero con aún más pobreza, como ha alertado el Coneval, y sin inversión para salir de esa trampa.

China saldrá del bache retomando su dinamismo y con la inversión llevada a nuevas cotas: aprovechando para meter el acelerador por la vanguardia tecnológica y económica global. Este mismo año, el Presidente Xi lanzó un plan para levantar la economía digital 5G más grande del mundo y otro, como primicia del Green New Deal Chino, por la neutralidad de carbono en el 2060, algo que podría implicar inversiones por 5 billones de dólares.

Históricamente, China invierte alrededor del 44% de su PIB, contra menos de 21% en México, y solo 18% ahora, cuando la inversión privada, que representa el 80% del total, no ha dejado de caer, con 20 meses consecutivos de contracción a tasa anual.

Nuestro gobierno invierte muy poco y una parte sustancial en obras innecesarias. Lo peor es que tampoco deja invertir: inhibe e incluso impide proyectos y negocios privados, detenidos por la incertidumbre que genera esta mezcla de irracionalidad económica, contaminación política, obsesión ideológica e inclinación a la imposición arbitraria; en suma, un clima de negocios descompuesto.

Publicidad
La inversión extranjera directa caerá hasta 55% en 2020 en América Latina: Cepal

Hace 20 años, el PIB per Cápita nominal de México era siete veces el de china; en 2010, ya sólo el doble; ahora estamos 2,000 dólares por debajo de ellos y, de acuerdo con las estimaciones de crecimiento, dentro de cinco años nosotros estaríamos como 15 años atrás, sobre 9,500 dólares, 6,000 por debajo de ellos.

Lo que están haciendo los chinos, como antes alemanes, japoneses, coreanos, y ahora en Vietnam o India, es lo mismo que ves en tantas familias migrantes: trabajo, ahorro y crédito canalizado a inversión productiva; ambición de mejorar, llevada con un plan pragmático, aterrizado con el presente pero con visión de largo plazo. La fórmula de la movilidad social.

Deberíamos hacer lo mismo, máxime con tasas tan bajas a disposición de nuestro gobierno y empresas, en vez de endeudarnos por hacernos más chicos como economía y pagar gasto corriente y paliativos sociales, como sucedáneos de soluciones sustentables.

Hay que lanzar un verdadero plan de inversión transformativo con inversionistas de México y el mundo, para generar más valor económico y social, en vez de arrinconarnos y ver el futuro desde el espejo retrovisor. Pensemos en grande y hacia delante. ¿Qué tal nuestro Plan México Digital 5G y el Green New Deal Mexicano?

Nota del editor: Rodrigo Villar es un emprendedor social y Socio Fundador de New Ventures, donde busca transformar la manera tradicional de hacer negocios y crear un nuevo modelo empresarial que perciba el impacto como status quo. Cuenta con un MBA del Royal Melbourne Institute of Technology y estudió la carrera de Contabilidad y Administración Financiera por el Tecnológico de Monterrey. Síguelo en Twitter y/o en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad